Saltar al contenido principal

Continúan las conversaciones entre May y Juncker en medio de la puja por concluir el acuerdo sobre el Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, saluda al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, antes de una reunión para discutir los proyectos de acuerdo sobre el Brexit, en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica, el 21 de noviembre de 2018.
La primera ministra británica, Theresa May, saluda al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, antes de una reunión para discutir los proyectos de acuerdo sobre el Brexit, en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica, el 21 de noviembre de 2018. Yves Herman / Reuters

La primera ministra británica Theresa May se reunió con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para avanzar en el acuerdo. Aumenta la presión para Reino Unido mientras se acerca la fecha límite para abandonar la Unión Europea.

Anuncios

El tiempo corre para May en una semana decisiva para el Brexit. La dirigente británica se reunió este 21 de noviembre con Jean-Claude Juncker y varios dirigentes de la Unión Europea (UE), para avanzar sobre el borrador del acuerdo antes de la cumbre clave del 25 de noviembre.

Para esta fecha y si todo se resuelve como las partes esperan, se podrían estar ultimando los detalles que faltan del acuerdo que fija las reglas de la salida del Reino Unido del bloque europeo.

Entre tanto, May aseguró que "hemos tenido una reunión muy buena. Hemos progresado más y, como resultado, hemos dado una dirección suficiente a nuestros negociadores”. Pero todavía no hay acuerdo.

La primera ministra agregó que espera "que puedan resolver los problemas pendientes y que el trabajo comience de inmediato". Señaló que ya se les ha dado instrucciones a los equipos negociadores de Londres y Bruselas para que puedan resolver los pendientes del acuerdo.

Ante la presión que enfrenta por parte de sectores de su propio gabinete y de la oposición, su respuesta a través de su cuenta de Twitter fue tajante. “Actuaré por el interés nacional”.

Una carrera contra reloj para sellar el ‘brexit’

Según reseña el medio británico ‘BBC’, el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, dijo que los "sherpas", funcionarios encargados de hacer el trabajo detallado sobre el acuerdo antes de la cumbre del 25 de noviembre, debían reunirse el próximo 23 de noviembre para continúan trabajando en los textos finales del acuerdo de retiro y la futura relación.

La canciller alemana Ángela Merkel, dijo que "ambos documentos deben estar listos para el próximo domingo para que podamos firmar el acuerdo de salida y aceptar la declaración sobre la futura relación", de lo contrario dijo a unos funcionarios de la UE que no asistiría a la cumbre.

Entre tanto, el jefe del Gobierno de España insistió en que votaría en contra del proyecto a menos que existan garantías sobre la disputada península de Gibraltar. Pedro Sánchez exigió garantías de que el futuro del territorio británico en disputa de Gibraltar se resolvería mediante conversaciones directas con Madrid.

Pero algunos diplomáticos en Bruselas advirtieron a Madrid que no pusiera en riesgo todo el acuerdo sobre el 'brexit'.

Manifestantes protestan contra el 'brexit' frente a las Casas del Parlamento en Londres, Gran Bretaña, el 19 de noviembre de 2018.
Manifestantes protestan contra el 'brexit' frente a las Casas del Parlamento en Londres, Gran Bretaña, el 19 de noviembre de 2018. Henry Nicholls / Reuters

May regresará para más reuniones el próximo 23 de noviembre para seguir negociando la forma de concluir un acuerdo antes del 29 de marzo de 2019, fecha en que el Reino Unido debe abandonar la Unión Europea.

El pulso de poderes entre Londres y Bruselas pasa por lo económico

Ambos equipos negociadores también han estado avanzando en los planes de contingencia para el peor de los escenarios: un Brexit sin acuerdo.

Los diplomáticos dijeron en Bruselas que el Reino Unido también estaba buscando un flujo fácil de bienes después de su salida de la UE, una posición que solo es permitida a los países que se adhieren a las reglas del mercado único de la UE, incluida la libre circulación de personas y servicios.

"El Reino Unido quiere la libre circulación de bienes, que no obtendrán porque eso es volver a discutir el acceso parcial al mercado único, algo que no hacemos", dijo otro diplomático a la agencia ‘Reuters’.

La mayoría de los integrantes de la UE están decididos a llegar a un acuerdo, y un tercer diplomático de la UE agregó a la misma agencia que aún "queda mucho tiempo de negociación para lograrlo".

Mientras tanto, May no solo se juega su liderazgo político sino el futuro del Reino Unido. También debe luchar por la aprobación de este acuerdo en el parlamento británico, en medio de la tormenta política que desencadenaron integrantes de su propio gabinete y de la oposición sobre ella y el acuerdo que está negociando.

Con Reuters y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.