Saltar al contenido principal

Croacia lidera 2-0 en la final de la Copa Davis 2018

 El croata Marin Cilic da la mano al francés Jo-Wilfried Tsonga después de su partido.
El croata Marin Cilic da la mano al francés Jo-Wilfried Tsonga después de su partido. Pascal Rossignol / Reuters

Aunque Francia partió favorita, las victorias de Coric y Cilic adelantan a Croacia y ponen a los galos en dificultad para llevarse una onceava copa.

Anuncios

Otra final Francia vs. Croacia. Esta vez en tenis, en la Copa Davis. Un cartel con un pequeño aire de desquite. Si no pudieron obtener la victoria en el Mundial de fútbol, los croatas harán todo para tener a la suerte a su favor.

El de este 23 de noviembre fue un partido con un comienzo laborioso y frustrante para Francia en esta final. El primer partido enfrentó a Jeremy Chardy contra Borna Coric.

El equipo galo comenzó sirviendo en un primer juego que duró 13 minutos. El punto terminó siendo para los croatas. Chardy fue errático, cometiendo varias dobles faltas que le dieron seguridad a Coric. El primer set se terminó al cabo de 37 minutos 2-6 para Croacia.

El estadio Pierre Mauroy, en el que se suelen disputar partidos de la Liga 1 francesa, fue acomodado para esta final. Una mitad de la cancha del estadio dio paso a la tierra batida. Del techo retráctil colgaban varias decenas de calentadores para combatir el frío. Afuera, en Lille, norte de Francia, el termómetro marcaba apenas 9 grados.

Dentro del estadio el ambiente lo calentaban también las barras de ambos países. Esa es una de las particularidades de la Copa Davis. Entre cada punto las hinchadas alientan a sus equipos con banderas, tambores y cánticos. De un lado se oía “¡Allez, Allez!”, del otro “¡Hrvatska!” (Croacia). Cabe notar que la presidenta croata, Kalinda Grabar-Kitarović, tampoco se perdió esta final. Allí estaba en la tribuna vistiendo la camiseta con los colores de su país.

El croata Borna Coric celebra ganar su partido contra el francés Jeremy Chardy.
El croata Borna Coric celebra ganar su partido contra el francés Jeremy Chardy. Christian Hartmann / Reuters

Aunque los franceses son mayoría, los croatas se hicieron notar.

El segundo set fue más disputado con el francés mostrándose más combativo. Supo leer el juego de Coric y ponerlo en aprietos. Pero el croata encontró el camino con pelotas bajas y rápidas que Chardy dejaba contra la red. Finalmente terminó 5-7.

En el tercer set Coric sabía que el primer punto para su equipo era un hecho. Sin embargo salió unos minutos para ser examinado por el médico por una molestia en la ingle. El juego se pausó pero al final el jugador regresó para concluir. El juego terminó en 4-6 y punto para Croacia.

Cilic gana el segundo punto con autoridad frente a Tsonga

Marin Cilic comenzó sirviendo, una de sus fortalezas, a más de 190km/h.
Fue un partido con un nivel de tenis mucho más alto que el anterior. Algunos puntos que dejaron en claro la maestría de Cilic, hoy séptimo en el ranking ATP y quien consiguió llegar a cuartos de final en el Roland Garros este año. En las tribunas se deleitaron los 19.444 asistentes que no dejaron de corear a sus equipos.

De hecho, una particularidad es que los hinchas franceses son mucho más entusiastas cuando disputan este torneo que cuando juega la selección francesa de fútbol.

Tsonga a duras penas marcó puntos en el servicio de Cilic. Y los golpes de derecha del croata, dándole a la pelota altura y velocidad, le hicieron ganar muchos puntos en este partido.

El primer set se saldó por un 3-6. En el segundo el francés volvió a su acostumbrado enojo cuando las cosas no le salen bien.

El público trató de apoyarlo con una aguerrida barra. En los descansos Yannick Noah, de cuclillas y con una sonrisa paternal que inspira confianza, trataba de animar a su jugador.

El croata Marin Cilic reacciona durante su partido contra el francés Jo-Wilfried Tsonga.
El croata Marin Cilic reacciona durante su partido contra el francés Jo-Wilfried Tsonga. Pascal Rossignol / Reuters

Pero el francés, en su desespero, golpeaba pelotas demasiado largas. Sin embargo, no bajó los brazos y su nivel de juego fue mejorando. Aprovechó los errores de Cilic y se adelantó 5-4. Pero finalmente cedió 5-7.

Jo-Wilfried Tsonga hizo lo que pudo pero no lo suficiente para mantener la frustración lejos del campo galo. La victoria de Cilic, con un tercer set 4-6, acerca a Croacia a la victoria a pasos agigantados.

Dos estadísticas que resumen el dominio croata son que en ninguno de los dos encuentros Francia logró romper un servicio ni tampoco llevarse un solo set.

Aunque las esperanzas de una victoria francesa parecen lejanas, tendrán que jugársela el todo por el todo mañana sábado 24 de noviembre cuando se disputen el partido de dobles. Todas las miradas estarán puestas en la dupla Mahut-Herbert que tienen posibilidades ante Pavic-Dodic de llevarse un punto para un hipotético 1-2.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.