México - Presidencia

Andrés Manuel López Obrador: la tercera fue la vencida

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México tomará posesión el 1 de diciembre de 2018 y dirigirá el país hasta el 2024.
Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México tomará posesión el 1 de diciembre de 2018 y dirigirá el país hasta el 2024. Cortesía página oficial de Andrés Manuel López Obrador.

Su lema: "no mentir, no robar, no traicionar al pueblo". Líder social incansable, obstinado, profundamente religioso y contradictorio. Así es López Obrador, el izquierdista que rompió con más de medio siglo de continuismo político en México.

Anuncios

En el periodo en el que varios países de América Latina viraron a la derecha, los mexicanos escogieron la izquierda con nombre propio: Andrés Manuel López Obrado. “Un guadalupano socialista”, escribió la periodista mexicana Elena Poniatowska, complejo y camaleónico como político. “Nacionalista y patriota” como ciudadano, dijo a France 24 Rocío Nalhem, la próxima secretaria de Energía del presidente electo.

AMLO, como se le conoce por las iniciales de su nombre. llegó a la Presidencia de México con un porcentaje inédito de votación. Recibió el 53% de los votos el pasado 1 de julio, asegurando que combatiría la desigualdad, reduciría la violencia y, principalmente, trazaría una lucha frontal contra la corrupción. De ahí su famosa frase: “puedo ser peje, pero no lagarto”.

Las promesas que promovió con vehemencia en campaña hoy empiezan a ser un espejo de su propia contradicción.

A una semana de posesionarse en el cargo, el próximo 1 de diciembre, señaló que ofrecerá perdón a quienes hayan cometido delitos por corrupción previos a su Gobierno. También aseguró que creará una Guardia Nacional integrada por la Marina y el Ejército para reforzar la seguridad en las calles de todo el territorio, asunto del que se ha encargado la Policía.

Lo que sorprende es que AMLO criticó duramente a las Fuerzas Armadas cuando el expresidente Felipe Calderón les encargó combatir el narcotráfico en 2006, cuyos tentáculos atravesaban el país. Esas medidas anteceden a su gobierno.

AMLO: "Soy consciente de mis orígenes, soy mestizo"

El nuevo presidente de México nació en la pequeña villa de Tepetipán, en el estado de Tabasco, al sur del país hace 65 años. Fue el primero de cuatro hijos de Andrés López Ramón y Manuela Obrador González, comerciantes tabasqueños.

Su infancia trascurrió entre la escuela, compartir con amigos en el río del pueblo y ayudarles a sus padres en la tienda que tenían. A mediados de 1970 la familia se mudó a Villahermosa, capital del estado de Tabasco. Allí López Obrador hizo la secundaria y preparatoria. A los 19 años se fue a la universidad en Ciudad de México.

El presidente electo, Andrés Manuel lópez Obrador, nació en la pequeña villa de Tepetipán, en el estado mexicano de Tabasco, al sur del país hace 65 años.
El presidente electo, Andrés Manuel lópez Obrador, nació en la pequeña villa de Tepetipán, en el estado mexicano de Tabasco, al sur del país hace 65 años. Cortesía del libro web de Andrés Manuel López Obrador: "Esto Soy"

En 1973 recorría los pasillos de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, donde estudió ciencias políticas y administración pública gracias a una beca que se ganó, porque su familia no tenía recursos. Concluyó la carrera en 1976 pero no obtuvo su título sino hasta 1987, cuando regresó de hacer su pasantía en Tabasco.

"Dicen que el poder, cuando no hay principios, atonta al inteligente. Yo no levito, yo no voy a cambiar", se prometió a sí mismo López Obrador cuando volvió a visitar a su pueblo antes de las elecciones para participar en un documental sobre su vida titulado ‘Esto soy’. Para sus más cercanos su humildad persiste a pesar de ocupar el puesto ejecutivo más alto del país.

Un izquierdista formado en el oficialismo conservador

López Obrador no siempre fue un 'antiestablishment'. De hecho, su carrera política comenzó en el movimiento más tradicional y conservador de la historia del país: el PRI, Partido Revolucionario Institucional, al que pertenece su predecesor Enrique Peña Nieto.

Inició en su natal Tabasco entre 1977 y 1982, trabajando con comunidades indígenas chontales de origen maya y como presidente estatal del PRI, que luego dejó por diferencias en su administración. "Una vez fuera del partido, AMLO se unió a una coalición de izquierdas que enfrentaron al PRI en 1988 y que fueron derrotadas bajo acusaciones de fraude", dijo Arturo Rocha, politólogo por el CIDE -Centro de Investigación y Docencias Económicas- de México y la Universidad de Chicago. "Esa izquierda era un vástago del PRI, su cara democrática", agregó.

López Obrador en 1988 cuando se unió a las coaliciones de izquierda para enfrentar al Partido Revolucionario Internacional, PRI.
López Obrador en 1988 cuando se unió a las coaliciones de izquierda para enfrentar al Partido Revolucionario Internacional, PRI. Cortesía del libro web de Andrés Manuel López Obrador: "Esto Soy"

A sus 35 años, AMLO fue construyendo su carrera y lo más importante, su estilo. "Fue en ese momento donde perfeccionó su respuesta incendiaria: la fuerza de su micrófono y el poder de sus movilizaciones", aseguró Rocha.

Desde el principio, su conexión con el pueblo fue innegable. “Lo caracterizaría como un luchador social con un sincero interés en las poblaciones más necesitadas”, dijo a France 24 Vidal Romero, politólogo del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). "Ahí reside su vertiente de izquierda más profunda", puntualizó Rocha. Pero sus contrastes políticos empezaron a surgir.

"Desde sus orígenes existía ya una de las grandes paradojas de López Obrador. Enraizado en el pueblo y en las comunidades indígenas, intentó romper con el 'statu quo' desde el gran partido hegemónico de México, el PRI. Andrés Manuel es enemigo declarado del priismo, pero en sus filas se curtió. A esa escuela pertenece", sentenció Rocha.

"La carrera política de AMLO es una apuesta de largo plazo por el poder": Rocha

Después de su paso por el PRI, llegó al Partido de la Revolución Democrática (PRD), del que fue presidente entre 1996 y 1999. Con este movimiento consiguió ser jefe de Gobierno (alcalde) de la ciudad de México desde el 2000 hasta el 2006.
Esta etapa de su carrera fue quizás donde más brilló su gestión política y donde más alineado estuvo con el Gobierno Federal.

"Cuando gobernó la capital del país, atendió la pobreza y otorgó programas sociales específicos para combatir el hambre; invirtió en infraestructura para el desarrollo de la Ciudad de México; impulsó la educación media y superior logrando la matrícula escolar más alta en la historia de la capital; esto y otros logros son los que queremos repetir en todo el país", explicó Nalhem.

Andrés Manuel López Obrador será el nuevo líder de izquierda que gobernará México por los próximos seis años, luego de una hegemonía del Partido Revolucionario Institucional PRI.
Andrés Manuel López Obrador será el nuevo líder de izquierda que gobernará México por los próximos seis años, luego de una hegemonía del Partido Revolucionario Institucional PRI. Cortesía de la página oficial de Andrés Manuel López Obrador

Pero hacia el final de su mandato, su gestión se vio empañada. "Su círculo cercano se vio envuelto en un escándalo de corrupción y después volvió a su terreno más cómodo: la confrontación con la autoridad", explicó Rocha.

Pero su mirada ya había fijado un objetivo: la Presidencia. Con un naciente ánimo por lo que hizo en la capital, y una confianza irreprimible en sí mismo, decidió lanzarse como candidato contra Felipe Calderón, que terminó ganándole por un margen muy estrecho en 2006. AMLO reclamó los resultados, dijo que había fraude y así lo hizo también cuando perdió por segunda vez contra Peña Nieto en las presidenciales de 2012.

Así Obrador fue pasando gradualmente de orilla política. Después de dirigir Ciudad de México en sintonía con el Gobierno, pasó a ser su férreo opositor en el siguiente sexenio. Pero nunca perdió de vista Los Pinos. "AMLO es un político muy pragmático. Utiliza la ideología que en cada momento le es más conveniente y la desecha y contradice, en tanto no cumpla con la función de ayudarle a lograr sus fines", dijo Romero.

En la carrera a la Presidencia, la tercera fue la vencida

López Obrador buscó ser presidente por 12 años. Entre tanto estuvo observando con sigilo cómo el partido en el poder, el PRI, y los movimientos tradicionales se iban desvaneciendo ante el hartazgo de una sociedad insatisfecha y poco representada. Por eso se desligó del PRD, con el que había perdido en dos ocasiones la presidencia y creó el Morena, (Movimiento Regeneración Nacional), en 2014.

En el momento en que la corrupción, la inseguridad y la falta de oportunidades asfixiaban a los mexicanos, AMLO se abrió paso con una propuesta alternativa. Empezó a surgir presentando una dualidad: “el pueblo bueno”, contra la “mafia poderosa”. México tenía que ser salvado y para él no había alguien mejor para lograrlo.

Las explicaciones de su ascenso son tan variopintas como el candidato mismo. Algunos le llaman populismo de izquierda, otros, como el analista Jorge Aljovini: “una recompensa a la perseverancia y al fracaso de la política tradicional”.

El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que toma posesión el 1 de diciembre de 2018.
El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que toma posesión el 1 de diciembre de 2018. Ronaldo Schemidt / AFP

Aquí surge una tesis interesante: “AMLO es un producto de los tiempos modernos. Representa una opción muy distinta a lo que han venido gobernando México en un momento de desesperación de muchos votantes porque las cosas no funcionan como quisieran. En eso se parece mucho al Brexit, Trump y Bolsonaro”, aseguró Vidal.

Así consiguió 30 millones de votos que, por fin, al tercer intento, le dieron lo más anhelado. “Electoralmente no ha sido un político especialmente exitoso, ha perdido muchas elecciones. Ahora ganó la más importante”, agregó Vidal. Pero eso no es todo. Su partido Morena ganó la mayoría en el Congreso y 5 de las 9 gobernaciones en juego.

López y Obrador: ¿cCuál gobernará México?

Su revolución tal vez reside en su fe inquebrantable, que tiene que ver con su carácter profundamente religioso. "Por ese flanco se cuela su conservadurismo innegable. AMLO explicó recientemente que su hijo menor lleva por nombre Jesús Ernesto, por Jesucristo y por Ernesto 'el Che' Guevara. López Obrador es un socialista guadalupano forjado en la vieja escuela política del PRI", definió Rocha.

Es un político contradictorio, en él residen dualidades que los analistas no logran descifrar pero que sus allegados definen con claridad. "El presidente es un patriota, el líder que necesitamos, un hombre íntegro y recto y con una gran cualidad: su amor a México. Es un nacionalista", aseguró Nahle.

AMLO tiene cuatro hijos. Se casó dos veces. Su actual esposa Beatriz Gutiérrez estará frente al Concejo de Memoria Histórica. Pero si algunos alaban su carácter para gobernar, otros lo consideran un obstáculo. "Sí, su personalidad tampoco ayudará para que sea un presidente exitoso. Sino todo lo contrario. Su forma de organización es muy vertical, lo que implica que los temas fundamentales y quizá los triviales pasarán por él en lo personal", explicó Romero.

López Obrador tiene cuatro hijos, Jesús Ernesto López Gutiérrez, fruto de su actual matrimonio con Beatriz Gutiérrez y José Ramón López Beltrán, Andrés Manuel López Beltrán, Gonzalo Alfonso López Beltrán, de su primer matrimonio con Rocío Beltrán.
López Obrador tiene cuatro hijos, Jesús Ernesto López Gutiérrez, fruto de su actual matrimonio con Beatriz Gutiérrez y José Ramón López Beltrán, Andrés Manuel López Beltrán, Gonzalo Alfonso López Beltrán, de su primer matrimonio con Rocío Beltrán. Cortesía del libro web de Andrés Manuel López Obrador: "Esto Soy"

Los temores surgen ante su camaleónico proceder y no dan luces de lo que puede ser y hacer AMLO en la Presidencia. "La complejidad y la varianza de Andrés Manuel es innegable. Podría, por un lado, volver a la sobriedad y el pragmatismo de sus años frente a la Ciudad de México, apostando por la seguridad, la disciplina fiscal y la implementación de políticas sociales. Podría también seguir con la improvisación por la que ha empezado a decantarse. De cualquier manera, el rango es amplio", dijo Rocha.

Algunos analistas aseguran que, a pesar de su amplia trayectoria política, el presidente electo no es amigo de las políticas públicas y hasta ahora se ha decantado por las contradicciones. Estar en la oposición y gobernar son dos cosas distintas y su palabra empañada en campaña, titubea antes de su posesión.

Aunque AMLO se presenta como un demócrata, deberá demostrarlo. Por ahora no tiene oposición que lo enfrente. Él pasó de ser la voz "incendiaria pero saludable que vigila al Gobierno", según Rocha, para representarlo.

Este 1 de diciembre de 2018 Andrés Manuel López Obrador empieza a escribir otro capítulo en la historia mexicana. Pero, ¿podrá cambiarla?

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24