Saltar al contenido principal
Cultura

Esculturas gigantes de fetos, la revolución del arte llega a Catar

En la entrada de un hospital catarí, catorce esculturas de bronce relatan la gestación de un bebé, desde su fecundación hasta su nacimiento. Este "viaje milagroso" es la propuesta artística de Damien Hirst para el recinto, que busca asombrarnos por la vida, pero que también ha generado desagrado en un país altamente conservador.

ANUNCIOS

Un espermatozoide fecundando un óvulo da la bienvenida hoy en día al público en un hospital de Doha. Puede que sea difícil de imaginar, pero esta es una de las catorce esculturas de bronce que ha creado el británico Damien Hirst para el recinto catarí Sidra.

“El viaje milagroso”, como se titula la exposición, consta de catorce colosos monumentales, que de forma cronológica muestran las etapas de desarrollo de un bebé, desde que se concibe hasta que nace, pasando por su transformación en feto y su crecimiento. Exactamente, la última escultura nos muestra a un recién nacido de 14 metros de altura y unas treinta toneladas, tal y como se llega al mundo.

Si bien esta colección se montó en octubre de 2013, hoy vuelve a estar sobre la agenda porque durante cinco años el esperma, el óvulo y el bebé desnudo (además de un par de gemelos en gestación) estuvieron ocultos bajo unas telas.

Y es que bajo el argumento de que se podían dañar durante todo el tiempo que duraran las construcciones en el hospital, las autoridades cataríes taparon las esculturas como medida de protección. Pero hoy, terminadas las obras, vuelven a salir a la luz, despertando el antiguo debate sobre su moralidad.

En un pequeño país como Catar, de 2,7 millones de habitantes y una educación ultraconservadora, no sentó muy bien que todo estuviera al descubierto: nada de cordón umbilical, nada de desnudez femenina, nada de representaciones humanas en pleno mundo árabe. No obstante, lo más sorprendente es que precisamente fue la presidenta de la Autoridad de Museos de Catar, y hermana del emir Tamim bin Hamad al Zani, la que abogó por el proyecto, con el fin de borrar las diferencias entre Occidente y Medio Oriente.

Con mucha más ligereza se tomó todo este asunto Damien Hirst: “No esperamos que sean del agrado de todos. No esperamos que todos entiendan la colección. Están precisamente ahí para ser un elemento de debate y pensamiento (…) Espero que las esculturas inculquen una sensación de asombro y maravilla sobre este extraordinario proceso humano”, dijo entonces el artista, reconocido por otras polémicas.

Finalmente, el encargo artístico también quería transmitir a las pacientes el cuidado durante su embarazo. Pero mucho más que eso, ha conseguido que el viaje hacia la vida, “milagroso” o no, desnudo o no, esté en boca de todos.

En esta crónica también hablamos de la gran fotógrafa estadounidense Dorothea Lange, reconocida por sus retratos de la Gran Depresión, que ahora se exhiben en París; rememoramos la saga sueca ‘Millennium’, que regresa de la mano de Claire Foy, en ‘The Girl in The Spider’s Web’; convocamos a todos a asistir a la próxima Feria del Libro de Guadalajara; y escuchamos los sonidos de Le Trio Joubran, el grupo palestino que acaba de estrenar el disco ‘The Long March’, en reivindicación de los pueblos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.