Saltar al contenido principal

La Conmebol aplaza nuevamente la final de la Copa Libertadores entre River y Boca

El trofeo de la Copa Libertadores dentro del Estadio Monumental en Buenos Aires. 25 de noviembre de 2018.
El trofeo de la Copa Libertadores dentro del Estadio Monumental en Buenos Aires. 25 de noviembre de 2018. Agustín Marcarian / Reuters

Tras los incidentes registrados el sábado, cuando el autobús de Boca Juniors fue atacado a su llegada al estadio Monumental para la final de la Copa Libertadores con River Plate, la Conmebol aplazó el encuentro para una fecha aún no definida.

ANUNCIOS

"No están garantizadas las condiciones de igualdad entre ambos equipos" aseguró Alejandro Domínguez, el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), al informar del aplazamiento desde Buenos Aires. De esta manera cede a la petición realizada previamente por Boca Juniors.

El conjunto xeneize no solo demandaba la postergación del encuentro, sino que también solicita la aplicación del Artículo 18 del reglamento, que supondría la descalificación de River Plate, la quita de puntos o jugar a puerta cerrada.

El máximo dirigente de Conmebol agregó que la fecha para la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors será anunciada tras una reunión con ambos equipos el próximo martes en Asunción, Paraguay, donde está ubicada la sede de la confederación.

Por razones de seguridad, sería después de la cumbre del G20 que se realiza entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en la capital argentina.

"No están dadas las condiciones y como estamos por el bien del fútbol vamos a convocar a los dos clubes a Asunción para buscar una nueva fecha. Queremos que los jugadores cuando entren sea sin ninguna excusa".

"Es culpa de los inadaptados"

La decisión llega después de que el sábado el autobús de Boca Juniors fuera atacado con piedras y botellas a su llegada al Estadio Monumental de River. Los cristales del vehículo se rompieron y las esquirlas afectaron al capitán Pablo Pérez, que tuvo que ser atendido en un hospital.

El gas lacrimógeno utilizado por la Policía para dispersar a los fanáticos de River, terminó afectando a algunos jugadores de Boca, como Carlos Tévez.

La final se aplazó dos veces el sábado y terminó siendo postergada para el domingo. Posteriormente se presentaron unos violentos hechos a las afueras del recinto que se saldaron con la detención de al menos 28 personas.

"No es culpa de la Conmebol sino de los inadaptados. Tenemos reportes médicos que no garantizan que haya igualdad deportiva. La decisión ya está tomada", añadió Domínguez.

En el primer duelo de la final de hace dos semanas, Boca Juniors y River Plate habían empatado 2-2 en La Bombonera. El ganador de esta Copa Libertadores clasifica para el próximo Mundial de Clubes que se celebra entre el 12 y el 22 de diciembre en Emiratos Árabes Unidos, lo que resta días para la disputa de la final de la Libertadores.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.