Saltar al contenido principal

El incendio más mortal en la historia de California ya fue controlado en su totalidad

Irma Corona, a la derecha, consuela a una vecina frente a los restos de su casa, después de que las dos regresaran por primera vez desde el Camp Fire en Paradise, California, EE. UU., el 22 de noviembre de 2018.
Irma Corona, a la derecha, consuela a una vecina frente a los restos de su casa, después de que las dos regresaran por primera vez desde el Camp Fire en Paradise, California, EE. UU., el 22 de noviembre de 2018. Elijah Nouvelage/Reuters

El fuego más letal y destructivo en California finalmente fue controlado, según informaron los bomberos este domingo 25 de noviembre, dos semanas después de que las llamas comenzaran y arrasaran 62.000 hectáreas de bosque.

Anuncios

Es un alivio temporal para los residentes de California. El incendio forestal que destruyó la ciudad montañosa de Paradise y dejó al menos 85 personas muertas fue contenido en un cien por ciento.

El denominado Camp Fire comenzó el pasado 8 de noviembre. Destruyó 14.000 viviendas y quemó 62.000 hectáreas de bosque, un área cinco veces el tamaño de la ciudad de San Francisco.

Sin embargo, el trabajo para los equipos de emergencia no termina y la incertidumbre para algunas personas que no tienen noticias de sus seres queridos continúa, debido a que todavía hay 249 personas desaparecidas, según las autoridades locales.

La cifra bajó desde el pasado 23 de noviembre, cuando el número era de 475, gracias a que personas que se consideraban desaparecidas fueron encontradas en albergues, hoteles o en casas de amigos, según precisaron los funcionarios del estado.

Los cuerpos de algunas víctimas del incendio podrían no ser encontrados

El alguacil del condado de Butte, Kory Honea, advirtió que es posible que nunca se encuentren restos de algunas víctimas, debido a la intensidad del fuego.

Un grupo de bomberos del Servicio Forestal de EE. UU. Vigila el incendio llamado Camp Fire, mientras luchan por extinguir las llamas, en Paradise, California,el 8 de noviembre de 2018.
Un grupo de bomberos del Servicio Forestal de EE. UU. Vigila el incendio llamado Camp Fire, mientras luchan por extinguir las llamas, en Paradise, California,el 8 de noviembre de 2018. Stephen Lam/Reuters

La ciudad de Paradise era un destino popular para los jubilados, con personas de 65 años de edad o más, que representan una cuarta parte de sus 27,000 residentes. La mayoría de las víctimas identificadas hasta ahora estaban en edad de jubilación.

A esta situación se suma que los rescatistas enfrentarán nuevas dificultades. A partir del próximo martes 27 de noviembre las autoridades meteorológicas prevén que caigan nuevas lluvias de entre 5 y 13 centímetros y que se extiendan hasta el domingo, 2 de diciembre.

El nuevo temporal empeoraría las labores de hallazgo si desencadena inundaciones y deslizamientos de tierra, como temen las autoridades, pues tras los incendios no hay bosque para sostener la tierra, lo que aumenta el riesgo de que el lodo se lleve todo a su paso.

"Toda la vegetación se ha quemado, y esa es una fórmula peligrosa para los aludes", dijo Brian Hurley, meteorólogo del Centro Federal de Predicción del Clima en College Park, Maryland.

Hasta el momento, de las 85 víctimas mortales confirmadas, 54 han sido identificadas, según precisó Honea.

Los investigadores aún trabajan para esclarecer las casuas del incendio forestal que es calificado por las autoridades como el más mortal de la historia del estado.

Con AFP, Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.