Conflicto Rusia-Ucrania

Ucrania decreta ley marcial tras incidente con Rusia

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, habla durante una reunión con miembros del Consejo de Seguridad Nacional en Kiev, Ucrania, el 26 de noviembre de 2018
El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, habla durante una reunión con miembros del Consejo de Seguridad Nacional en Kiev, Ucrania, el 26 de noviembre de 2018 Mykhailo Markiv / Prensa de Presidencia de Ucrania

El presidente ucraniano Petró Poroshenko decretó la ley marcial para los próximos 60 días tras la escalada de la tensión con Rusia en el mar de Azov.

Anuncios

Petró Poroschenko firmó un decreto en el que declara el estado de excepción en todo el país tras el apresamiento el pasado domingo 25 de noviembre de tres buques de la Armada ucraniana por parte de los guardacostas rusos en el mar Negro, cerca de Crimea.

El estado de excepción entrará en vigor hasta el 25 de enero de 2019, aunque podría ser levantado en cualquier momento, según explicó el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania.

Este decreto presidencial, que no supone obligatoriamente la movilización de las tropas, fue refrendado por la Rada Suprema (el Parlamento ucraniano), que se pronunció positivamente sobre la propuesta presidencial.

Rusia admitió haber abierto fuego contra los buques ucranianos en sus aguas cerca de Crimea con el fin de obligarles a detenerse, aunque Ucrania sostiene que el ataque tuvo lugar en aguas neutrales y cuando sus barcos ya navegaban de regreso al puerto de Odessa en el mar Negro.

Rusia se defiende y acusa a Ucrania de entrar “ilegalmente” a su frontera marítima

¿Qué es el estado de excepción y qué implica la Ley marcial?

Como explica el politólogo argentino Tomás Aguerre, los regímenes de excepción están contemplados en la mayoría de las constituciones del mundo y tienen como objetivo darle herramientas a los gobiernos para enfrentar situaciones extremas, como por ejemplo una invasión militar o un desastre natural.

Dentro de esos regímenes, explica Aguerre, hay diversas posibilidades y manifestaciones, entre ellas el estado de sitio, el estado de emergencia o la ley marcial, como se da en el caso ucraniano. Esta ley otorga facultades extraordinarias a las fuerzas armadas. De todos modos, cada país reglamenta en su carta magna los alcances y límites de estos regímenes.

En el caso de Ucrania, la ley no limitaría las libertades individuales. Poroshenko, que firmó el decreto tras conversar con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, precisó que el estado de excepción no supone el recorte o limitación de los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos ucranianos.

El secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa (CSND) de Ucrania, Alexandr Turchínov, propuso el estado de excepción con el fin de crear las condiciones para repeler una posible "agresión militar" y cualquier amenaza a la independencia e integridad territorial por parte del país vecino.

Rusia volvió a abrir el estrecho de Kerch

Durante la mañana del lunes 26 de noviembre, Rusia reabrió el estrecho de Kerch, que une los mares Negro y Azov, en un gesto que podría rebajar la tensión tras el incidente naval producido el domingo.

El kremlin había cerrado el estrecho tras acusar a la Armada ucraniana de violar sus aguas territoriales, una medida que fue criticada por la Unión Europea, que instó a restaurar la libertad de circulación marítima en la zona, que había quedado limitada para los barcos civiles por motivos de seguridad.

Por ello, las autoridades rusas tomaron la decisión de adoptar "todas las medidas para garantizar la seguridad de la navegación y el orden del tránsito de barcos en los mares Negro y Azov, y en el estrecho de Kerch", agregó.

Oficiales de policía se encuentran entre el humo de una llamarada durante un mitin que exige romper un acuerdo con Rusia sobre el uso del mar de Azov y el estrecho de Kerch, frente al edificio del Parlamento en Kiev, Ucrania, el 26 de noviembre de 2018.
Oficiales de policía se encuentran entre el humo de una llamarada durante un mitin que exige romper un acuerdo con Rusia sobre el uso del mar de Azov y el estrecho de Kerch, frente al edificio del Parlamento en Kiev, Ucrania, el 26 de noviembre de 2018. Gleb Garanich / Reuters

Para Rusia el hecho fue “una provocación”

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, afirmó que el incidente con los barcos ucranianos frente a la costa de Crimea, anexa a Rusia, fue "una provocación".

"El incidente de ayer fue definitivamente una provocación (…) Las maniobras en el estrecho naturalmente crean amenazas y riesgos para el movimiento normal de los barcos en estas aguas", afirmó el funcionario, y agregó que “hay violaciones constantes del derecho internacional humanitario (en Ucrania) incluso sin la ley marcial, como el bombardeo de áreas residenciales y a la infraestructura social, los asesinatos de civiles. Y con la introducción de la ley marcial, estos radicales nacionalistas se sentirán completamente libres de restricciones”.

Para Lavrov, "los nacionalistas radicales y los neonazis ahora tienen rienda suelta en Ucrania. Lo demostró el asqueroso acto de ayer cerca de la embajada rusa en Kiev, que fue bombardeada por proyectiles de humo”.

Por su parte, Ucrania afirma que buscará una solución pacífica. En esta línea, el ministro de asuntos exteriores de Ucrania, Pavló Klimkin, calificó el apresamiento de los buques de su país como un "acto de agresión" y aseguró que "Ucrania buscará un arreglo pacífico al conflicto, aunque, sin lugar a dudas, se reserva el derecho a la autodefensa, en virtud del artículo 51 de la Carta de la ONU".

Informe desde Moscú: máxima tensión entre Rusia y Ucrania

Condena de la UE y organismos internacionales

Los países de la Unión Europea que forman parte del Consejo de Seguridad de la ONU pidieron la liberación de los marineros y de los buques ucranianos capturados por Rusia en el mar Negro.

Francia, Holanda, Polonia, Suecia y el Reino Unido llamaron a Rusia a "restaurar la libertad de paso en el estrecho de Kerch" y urgieron a todas las partes a "actuar con la máxima moderación" para reducir la tensión "inmediatamente".

Los embajadores ante Naciones Unidas de los cinco países, que se encuentran en un viaje en China junto a sus homólogos del Consejo, abordaron la crisis de manera informal durante la visita, según informaron las delegaciones francesa y sueca. El encuentro se dio antes de que el Consejo de Seguridad se reúna de manera formal en Nueva York para discutir la cuestión a petición tanto de Ucrania como de Rusia.

Los países de la UE, según una nota del Gobierno francés, expresaron una "profunda preocupación" por la situación en el estrecho de Kerch, que une los mares Negro y de Azov, después de que la guardia costera rusa apresase a tres buques de la Armada ucraniana, hiriendo a varios de sus tripulantes.

Además, reiteraron su "total reconocimiento de la integridad territorial, independencia y soberanía de Ucrania en sus fronteras reconocidas internacionalmente" y llamaron a Rusia "a asegurar acceso sin restricciones a los puertos ucranianos en el mar de Azov".

Por su parte, los embajadores la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se reunieron hoy con su homólogo ucraniano en una sesión extraordinaria de la Comisión OTAN-Ucrania para evaluar la situación.

"A petición del presidente Poroshenko, el secretario general (Jens Stoltenberg), acordó convocar una reunión extraordinaria de la Comisión OTAN-Ucrania a nivel de embajadores en Bruselas esta tarde para abordar la actual situación", señaló la Alianza en un comunicado.

Francia insta a Rusia a liberar a los marineros ucranianos

Francia agregó su voz a las llamadas internacionales para que Rusia libere los tres barcos navales de Ucrania capturados cerca de Crimea durante el fin de semana. "Nada parece haber justificado el uso de la fuerza por parte de Rusia", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia en un comunicado e instó a Rusia “a que libere a los marineros ucranianos y devuelva las embarcaciones navales incautadas lo antes posible".

Otra de las voces internacionales que condenaron el accionar ruso fue la de Alemania. La encargada de condenar el hecho fue la propia canciller Angela Merkel. La canciller le dijo al presidente ucraniano que haría todo lo posible para tratar de desactivar el enfrentamiento entre ambas naciones, según comunicaron desde la oficina de Poroshenko después de una llamada telefónica entre los dos líderes.

"Angela Merkel expresó su preocupación por la escalada de la agresión rusa con el uso de armas y dijo que haría todo lo posible por reducirla", dijo un comunicado en el sitio web de Poroshenko.

El hecho reavivó las peligrosas tensiones entre Moscú y Kiev, cuyas relaciones todavía no se recuperan desde de la anexión de Crimea desde Ucrania a Rusia en 2014 y el nuevo incidente podría empujar a los dos países hacia un conflicto más amplio, acompañado posiblemente por nuevos pedidos occidentales de más sanciones a Moscú.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24