Panamá

Justicia panameña envía a juicio al expresidente Martinelli

"No hay justicia en Panamá", grita Martinelli al ser enviado a juicio. 26 de noviembre de 2018.
"No hay justicia en Panamá", grita Martinelli al ser enviado a juicio. 26 de noviembre de 2018. Bienvenido Velasco / EFE

Un juez de garantía ordenó enviar a juicio oral y público al expresidente panameño Ricardo Martinelli a partir del 11 de diciembre, por supuesta escucha ilegal a políticos, empresarios y periodistas durante su mandato.

Anuncios

Jerónimo Mejías, el juez de garantías del caso, emitió la orden de enjuiciar al expresidente Ricardo Martinelli, quien enfrenta cargos de espionaje a unos 150 opositores durante su Gobierno (2009-2014).

"Habiéndose demostrado las razones en derecho, de manera objetiva, que demuestran sin lugar a dudas que la Corte Suprema de Justicia, el pleno y este magistrado de Garantías son los competentes para conocer este proceso, procedo a dictar el auto de apertura a juicio", dijo el juez Mejías.

El Órgano Judicial informó vía Twitter que la "fecha de juicio oral será el 11 de diciembre de 2018". Mejía aclaró que el 11 de diciembre es una fecha tentativa y que la misma puede ser cambiada por el pleno de nueve magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Mejías volvió explayarse en su argumentación de porqué la Corte Suprema es la llamada a juzgar al expresidente, una competencia que la defensa ha atacado con varios recursos, uno de ellos pendiente de resolución por parte del pleno de nueve magistrados.

A la hora de emitir el juicio, Mejía, dijo que Martinelli lideró un "aparato de poder que actuaba al margen del Estado social y democrático", que tenía como objetivo interceptar todo tipo de comunicaciones a decenas de opositores entre 2012 y 2014.

Estas interceptaciones, asentó, "implicaron una violación constante y sistemática a la intimidad y derechos humanos de los ciudadanos panameños", y para ejecutarlas "se utilizaron equipos, personal y recursos del Consejo de Seguridad Nacional provenientes de dinero del Estado".

"Ricardo Alberto Martinelli usó los equipos para cometer los delitos de los que se le acusa y procuró asegurarse que los delitos cometidos no fueran descubiertos. Para ello, luego de las elecciones presidenciales de 2014, ordeno desmantelar el área donde se realizaban las interceptaciones", agregó Mejía.

El acusado expresidente de 66 años, asegura que es inocente y víctima de una "persecución política".

Así las cosas, Martinelli, quien se encuentra detenido en una cárcel a las afueras de El Renacer, capital panameña, desde el pasado 11 de junio, cuando fue entregado a las autoridades de este país por Estados Unidos, después de un año en prisión por pedido de extradición, será el primer expresidente panameño en enfrentar un juicio por un caso de espionaje político.

El fiscal de la causa, Harry Díaz, acusa al político de cuatro delitos que suman 21 años de prisión: cuatro por interceptación de telecomunicaciones sin autorización judicial, cuatro por seguimiento, persecución y vigilancia, diez por peculado y malversación y tres por agravante.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24