Saltar al contenido principal
Migrantes

Repatriación: lo difícil de renunciar a un proyecto de vida que no pudo ser

Migrar responde a la necesidad de cambiar de vida. Pero muchas veces el nuevo destino no acoge a los que huyen como esperaban. Entre la dificultad por encontrar trabajo y verse enfrentados a la xenofobia, los migrantes no tienen otra opción que regresar.

ANUNCIOS

Volver al país del que se fueron por necesidad es tan duro como la decisión de emigrar. Esa es parte de la tragedia del migrante.

Salen con la esperanza de un mejor futuro pero a veces la dureza de la realidad del lugar que escogieron para migrar, en muchas ocasiones, los aplasta. Aunque nunca pensaron en regresar, la repatriación se convierte en una de sus mejores opciones ante la incertidumbre.

En Chile, el Gobierno de Sebastián Piñera puso en marcha una iniciativa para repatriar a más de mil haitianos. Hasta el momento han llegado a Puerto Príncipe 339 de ese grupo, a bordo de un avión de la Fuerza Aérea chilena. Muchos aún quedan en lista y algunos denuncian que el Ejecutivo no les cumplió la promesa de retornar en el momento que se les dijo.

Al otro lado del mundo, en Irán, las malas condiciones del país y la caída del rial hacen que este ya no sea un buen destino para los afganos, que desde muy jóvenes cruzaban la frontera en busca de oportunidades y con el ánimo de ayudar a sus familias que se quedaron del otro lado.

Mojib es uno de los que pasó ilegalmente la frontera hacia Irán y ahora se embarca en un viaje de regreso a Afganistán. Un camino de vuelta que toman cientos por estos días. Lo que en algún momento fue para los migrantes un proyecto de vida promisorio, ya dista mucho de serlo.

Y en el dato de migración de la semana: un proyecto radial para acercar a los nacionales en el Líbano, a la cultura y las costumbres de los migrantes.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.