Reino Unido

Theresa May inicia una campaña por Reino Unido para defender el acuerdo del Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, y el ministro para Gales, Alun Cairns, visitan el recinto Royal Welsh de la Feria de Invierno, en Builth Wells, el 27 de noviembre de 2018.
La primera ministra británica, Theresa May, y el ministro para Gales, Alun Cairns, visitan el recinto Royal Welsh de la Feria de Invierno, en Builth Wells, el 27 de noviembre de 2018. Will Oliver / EFE

La primera ministra británica viaja a Gales e Irlanda del Norte en busca de ganar apoyos para el pacto sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, de cara a la difícil votación en el Parlamento el próximo 11 de diciembre.

Anuncios

La primera ministra británica Theresa May sale a recorrer Reino Unido para difundir el acuerdo alcanzado por Reino Unido y la Unión Europea sobre el Brexit. El pacto, fuertemente cuestionado por la oposición y algunos sectores conservadores, será sometido a votación en el Parlamento el próximo 11 de diciembre.

Para torcer lo que de momento parece una tendencia desfavorable, May apela al proselitismo e inicia su gira en Gales e Irlanda del Norte. En la mañana del 27 de noviembre, la mandataria mantiene un encuentro con trabajadores de un mercado de la localidad galesa de Builth Wells y por la tarde organiza una reunión con políticos norirlandeses.

En declaraciones al diario “The Sun”, May explicó que en su recorrido busca explicar por qué considera que “es el acuerdo adecuado para Reino Unido”. “Lo que creo que es importante es que la gente pueda ver los asuntos que rodean al plan”, agregó.

Asimismo, en esa misma entrevista, la primera ministra británica se mostró dispuesta a debatir en televisión nacional con el líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn. “Yo tengo un plan, él no tiene plan”, remarcó May.

El equipo de Corbyn aceptó la propuesta de debatir con May mientras que otros partidos y grupos anti-Brexit exigen tener un representante en el eventual encuentro.

En una carrera contrarreloj rumbo al 11 de diciembre, May endurece su discurso frente a los cuestionamientos que recibió el acuerdo alcanzado con la Unión Europea, que fue respaldado por los 27 países del bloque el domingo 25 de noviembre en Bruselas.

Parlamentarios euroescépticos de su fuerza política -el Partido Conservador-, la oposición laborista y el Partido Democrático Unionista (DUP), se han manifestado en contra del pacto y se espera que voten de manera desfavorable en la Cámara de los Comunes.

La propuesta de May también recibió críticas del presidente estadounidense Donald Trump, que consideró el pacto como beneficioso para la Unión Europea y aseguró que no está claro si Reino Unido podrá negociar acuerdos comerciales con otros países fuera del bloque europeo.

En respuesta a esas afirmaciones, un vocero de la residencia oficial de Downing Street aclaró que Reino Unido podrá firmar convenios bilaterales y recordó que “ya hemos sentado las bases para un acuerdo ambicioso con Estados Unidos a través de nuestros grupos de trabajo conjunto, que se han reunido cinco veces”.

Ministro de Gabinete británico admite que “si la votación fuera hoy, sería difícil” ganarla

En una entrevista con la cadena Sky News, el ministro de Gabinete británico y “número dos” de Theresa May, David Lidington, admitió que “si la votación fuera hoy” en el Parlamento, “sería difícil” que el acuerdo para el Brexit sea aprobado, aunque recalcó que “tenemos tiempo para argumentar el caso”.

En ese diálogo, Lidington explicó que algunos legisladores están “ilusionados” con obtener una propuesta alternativa de la Unión Europea en caso que el pacto no sea aprobado.

En ese sentido, el funcionario descartó esa posibilidad. "No hay un plan B porque la propia Unión Europea está diciendo que el acuerdo que está sobre la mesa es el que hemos tenido que transigir”, advirtió.

Por otro lado, según el periódico “The Times”, algunos miembros del Partido Conservador le habrían planteado a May que apoyarían el acuerdo para el Brexit si ella establece una fecha para su posterior renuncia.

En tanto, un exaliado de la primera ministra, el ex secretario de Defensa, Michael Fallon, anticipó que votará en contra del acuerdo. El exfuncionario, que renunció el año pasado tras recibir acusaciones de abuso sexual por parte de una periodista, declaró a la BBC Radio que los negociadores británicos deberían volver a Bruselas a conseguir un mejor acuerdo.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24