Saltar al contenido principal

Brasil rechaza ser sede de la Conferencia sobre el Cambio Climático COP25

Muchas organizaciones ambientalistas responsabilizan al Gobierno de Michel Temer de ceder a las presiones del presidente electo, Jair Bolsonaro.
Muchas organizaciones ambientalistas responsabilizan al Gobierno de Michel Temer de ceder a las presiones del presidente electo, Jair Bolsonaro. Adriano Machado / Reuters

Diversas organizaciones de protección ambiental han rechazado la decisión y sostienen que el Gobierno de Michel Temer cedió a las presiones del presidente electo Jair Bolsonaro.

Anuncios

A través de un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores este 28 de noviembre, el Gobierno de Brasil renunció ser sede de la próxima cumbre mundial del clima (COP25) la cual se desarrollaría en ese país para finales del mes de noviembre del año 2019.

Tiempo atrás, integrantes del equipo de trabajo del presidente Michel Temer habían mostrado su disposición para que Brasil acogiera la conferencia internacional, la cual es impulsada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Tal anuncio fue realizado durante el desarrollo de la cumbre celebrada en la ciudad de Bonn, Alemania en el año 2017.

"El Gobierno brasileño se vio obligado a retirar su oferta de albergar la COP25", se lee en parte del comunicado. De acuerdo con el texto, la respuesta se produce después de realizar un análisis particular en las necesidades financieras, lo cual obligó al Ejecutivo a limitar su participación.

"Tras un análisis minucioso de los requisitos para albergar el encuentro, el Gobierno desiste de su candidatura por las actuales restricciones fiscales y presupuestarias, que deberán permanecer en el futuro próximo (…) El análisis se enfocó, en particular, en las necesidades financieras asociadas a la realización del evento y el proceso de transición para la Administración de Jair Bolsonaro”, explican.

La decisión sorprendió a muchos ya que, en el mes de octubre de 2018, Brasil a través de la propia Cancillería manifestaba su oferta para organizar el evento. Asimismo, el ministro de Medioambiente brasileño, José Sarney Filho, afirmó en ese entonces que la realización del COP25 "será un gran hito en el camino hacia la implementación del Acuerdo de París".

la negativa se produce a pocos días de que la COP24 se celebre en la localidad de Katowice, Polonia.

"El Gobierno electo ya declaró la guerra al desarrollo sustentable en más de una ocasión"

Tras conocerse la noticia, muchas fueron las organizaciones que reaccionaron. Unas responsabilizaron a la Administración de Michel Temer de haber cedido ante la posición del presidente electo, Jair Bolsonaro.

Bolsonaro, quien asumirá la Presidencia de Brasil el 1 de enero de 2019, se ha mostrado reacio a las iniciativas ambientales. Por ejemplo, en reiteradas ocasiones ha amenazado con retirar a Brasil del Acuerdo Climático de París.

Asimismo, el líder ultraderechista ha calificado los esfuerzos a favor de la conservación como una amenaza para la soberanía brasileña.

En este sentido, uno de los organismos que reaccionó a la medida fue la organización ambientalista Observatorio del Clima, la cual calificó de "lamentable" la decisión.

"Es lamentable, pero no sorprendente, que el Gobierno brasileño retroceda en su oferta de ser sede del COP25 (…) Esto se debe probablemente a la oposición del gobierno electo, que ya declaró la guerra al desarrollo sustentable en más de una ocasión. No es la primera ni será la última mala noticia de Jair Bolsonaro en esa área", afirmó la organización.

Con EFE y Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.