Saltar al contenido principal

Evo Morales va por su cuarto mandato presidencial en Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el vicepresidente, Álvaro García Linera, después de registrarse como candidatos en las primarias bolivianas, en La Paz, Bolivia, el 28 de noviembre de 2018.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el vicepresidente, Álvaro García Linera, después de registrarse como candidatos en las primarias bolivianas, en La Paz, Bolivia, el 28 de noviembre de 2018. David Mercado / Reuters

El mandatario boliviano inscribió nuevamente su candidatura presidencial. De ganar, completaría casi dos décadas en el poder del país andino.

ANUNCIOS

Fue el primer presidente indígena de Bolivia en 2006 y si gana las elecciones en 2019 sería el más longevo en la historia de su país. Evo Morales inscribió este 29 de noviembre su candidatura para un cuarto mandato a las elecciones generales de enero del próximo año como representante del partido de izquierda Movimiento al Socialismo (MAS).

Los opositores acusan a Morales de destruir la democracia y de perpetuarse en el poder. Aún así dicen que darán la pelea electoral. Pero no será fácil, el MAS todavía tiene un amplio respaldo en Bolivia.

Frente a una multitud, el presidente dijo que su partido es "imparable frente a los procapitalistas". Y agregó que mientras "el pueblo esté unido" va a seguir derrotando a políticas que "le hicieron mucho daño a la economía boliviana". El mandatario indígena defiende la nacionalización de la economía y rechaza la privatización de los recursos naturales.

Según el Banco Mundial, Bolivia ha crecido entre 2004 y 2014 a una tasa anual de 4.9%, en parte por la expansión de exportaciones de gas natural y una "política macroeconómica prudente". La desigualdad también se redujo: según el coeficiente GINI bajó de 0,60 a 0,47 en el mismo periodo de tiempo. Sin embargo, el índice de pobreza se ha mantenido alrededor del 37%.

La oposición boliviana acusa a Evo Morales de querer perpetuarse en el poder por encima de la Constitución

Pero Morales, un exlíder cocalero de 59 años, tiene fuertes opositores. Lo acusan de autoritario y no es para menos. El mandatario impulsó una Constitución en 2009 que restringía los mandatos a dos periodos continuos. Cuando quiso reelegirse, convocó a un referendo en el 2016 para reformar la Constitución y los votantes rechazaron la reforma.

El tribunal constitucional, afín a Morales, dictaminó que el límite de dos periodos para el mandato presidencial era una violación a los "derechos humanos" y le permitió una nueva candidatura.

Ante una multitud de seguidores, el mandatario dijo que estaba “convencido” de que con el apoyo de sus electores, Bolivia profundizaría en su revolución "democrática y cultural".

Las elecciones presidenciales en Bolivia serán el próximo 27 de enero. Los índices de aprobación del mandatario, aliado del presidente de Venezuela Nicolás Maduro, están por encima del 50%.

Con Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.