Saltar al contenido principal

La oficialista Salomé Zurabishvili ganó la segunda vuelta de las presidenciales en Georgia

La candidata del partido Sueño Georgiano, ahora presidenta electa, Salome Zurabishvili (centro) acompañada de sus hijos durante una rueda de prensa en la sede de campaña de su partido en Tiflis, el 28 de noviembre de 2018.
La candidata del partido Sueño Georgiano, ahora presidenta electa, Salome Zurabishvili (centro) acompañada de sus hijos durante una rueda de prensa en la sede de campaña de su partido en Tiflis, el 28 de noviembre de 2018. David Mdzinarishvili / REUTERS

Los georgianos decidieron darle una nueva oportunidad al partido gobernante que apuesta por un equilibrio en las relaciones de la ex república soviética con Moscú y occidente.

Anuncios

Salomé Zurabishvili derrotó a su rival Grigol Vashadze, que abogaba por una línea de gobierno pro-occidental más fuerte, una fórmula que ya en el pasado le costó serios problemas con Rusia a esta pequeña república ubicada en el sur del Cáucaso.

Según cifras de la Comisión Electoral Central, Zurabishvili -nacida en Francia, hija de georgianos exiliados- obtuvo el 59,6 por ciento de los votos en la segunda vuelta que tuvo lugar el miércoles 28 de noviembre. Por su parte, Vashadze cosechó el 40,4 por ciento, de acuerdo con la autoridad electoral georgiana.

Desde el inicio de la segunda vuelta de los comicios, varias encuestas mostraban a Zurabishvili con una clara ventaja en la intención de votos. Así, los ciudadanos se volcaron por esta exdiplomática francesa que se desempeñó como embajadora de Francia en Georgia y, posteriormente, al recibir la ciudadanía georgiana, fue nombrada ministra de Relaciones Exteriores de la ex república soviética entre 2004 y 2005.

Un riguroso escrutinio para la segunda vuelta

Esta segunda vuelta de las elecciones presidenciales fue objeto de un escrutinio minucioso por parte de la oposición y de los observadores internacionales con el fin de detectar cualquier tipo de indicio sobre una posible posición de privilegio del partido en el poder “Sueño Georgiano”. El objetivo era corroborar si esta formación estaba en la posición de controlar los recursos y maquinaria estatal para ayudar a Zurabishvili a ganar en las votaciones y ser elegida como presidenta.

Aun así, algunos sectores de la oposición afirmaron que hubo ataques contra algunos de sus seguidores durante la campaña, al tiempo que también presentó quejas por supuestas irregularidades durante la votación, como presión a los votantes y manipulación de las listas de ciudadanos inscritos, señalamientos que fueron rechazados por los dirigentes del partido “Sueño Georgiano”.

Por su parte, los observadores internacionales afirmaron que la primera ronda de la votación, realizada el pasado mes de octubre, había sido una contienda electoral competitiva, pero que aún así se había tenido un “campo de juego poco equitativo”, en donde algunos recursos estatales fueron mal utilizados y medios de comunicación privados hicieron propaganda a favor de determinados candidatos.

La OTAN, relaciones con Rusia y cambios en la constitución, en la agenda

Grigol Vashadze, candidato opositor y ex ministro de Relaciones Exteriores de Georgia entre 2008 y 2012, basó su candidatura a la presidencia en integrar a su país en la OTAN, liderada por Estado Unidos y la Unión Europea, una intención que en el pasado provocó una guerra con Rusia en 2008.

Por su parte “Sueño Georgiano” y la misma Zurabishvili adoptaron una línea más pragmática, equilibrando las aspiraciones del país para acercarse a occidente sin generar malestar en Rusia, país con el que comparte una historia conjunta que data de la época del antiguo Imperio Ruso y posteriormente la Unión Soviética.

Los cambios en la constitución de Georgia han reducido la autoridad del presidente y han dado la mayoría de riendas del poder al primer ministro, cargo que ostenta desde junio de 2018 Mamuka Bakhtadze, también perteneciente a "Sueño Georgiano".

Ese partido fue fundado por el multimillonario georgiano Bidzina Ivanishvili, un reconocido banquero local, considerado el hombre más rico de Georgia y a quien tildan de ser quien gobierna el país detrás de la escena

Estas elecciones presidenciales serán las últimas en la república caucásica en las que dicho cargo será seleccionado por voto popular. A partir de 2024, los presidentes serán elegidos por un colegio electoral de 300 legisladores y funcionarios regionales.

Debido a su pasado diplomático en el servicio exterior francés y su paso por organismos internacionales, muchos ciudadanos aseguran que Zurabishvili traerá estatus internacional a la presidencia de Georgia pese a ser un cargo que poco a poco pierde poder en esa república del Cáucaso.

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.