Saltar al contenido principal

Este es Brian Cogan, el juez al que se enfrenta 'El Chapo' Guzmán

Boceto de la Corte en el tribunal federal de Brooklyn en Nueva York, EE. UU., 19 de noviembre de 2018. B
Boceto de la Corte en el tribunal federal de Brooklyn en Nueva York, EE. UU., 19 de noviembre de 2018. B Jane Rosenberg / Reuters

Sin haberlo buscado, este juez pasará a la historia por dirigir uno de los mayores procesos por narcotráfico en la historia de Estados Unidos.

ANUNCIOS

Brian Cogan, el magistrado que preside el juicio contra Joaquín Guzmán Loera, alias ‘El Chapo’, llegó a la corte de Brooklyn el 7 de junio del 2006 tras haber sido nombrado por el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush. La buena fama lo precede: su cargo fue aprobado por el Senado de Estados Unidos con 95 votos a favor y ninguno en contra. A sus espaldas cuenta con una extensa experiencia como abogado privado y profesor adjunto en la Escuela de Leyes de Brooklyn.

Antes de llegar a la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, en el barrio de Brooklyn, Brian Cogan, ya destacaba en los círculos de abogados por su esfuerzo y compromiso. El juez Cogan fue asignado al proceso de ‘El Chapo’ en enero del 2017, en los mismos días que Joaquín Guzmán era extraditado a Estados Unidos.

En su expediente destacan otros casos de éxito. Como la condena a 45 años de un miembro de Al Qaeda, Muhamad Mahmoud Al Farekh, por participar en un atentado terrorista. O el caso en el que el magistrado resolvió que la Iglesia Católica no debía proveer de métodos anticonceptivos por una cuestión de libertad religiosa, en 2013.

También es importante conocer la trayectoria académica del juez Cogan para entender su éxito. Tras una estadía de tres meses en Hong Kong volvió defendiéndose en chino mandarín. Recibió su título en leyes en el Cornell Law School en 1979 y durante un año ejerció como ayudante del juez Sidney M. Aronovitz en la corte del distrito Sur de Florida.

Fue después, cuándo comenzó a construir su carrera como abogado privado en un despacho ubicado en la ciudad de Nueva York, Stroock & Stroock & Lavan, donde conoció a su esposa y del que en 1998 pasaría a ser socio.

Nacido en Chicago, el juez, de 64 años y considerado republicano, trabaja siempre con un gran respeto a las leyes. “Él dejará a las partes, Fiscalía y defensa, presentar sus casos, pero siempre pedirá que se honre el sistema”, cuenta Alan M. Klinger, uno de los socios del buffet de Stroock & Stroock & Lavan. “Él no va a dejar que nadie juegue en Corte”. Algo que dejó muy claro los primeros días de este proceso, cuando ya advirtió a las partes de que “sería más severo” si no cesaban en su intento de tratar de retrasar el comienzo del juicio contra ‘El Chapo’, que ya había sido pospuesto en dos ocasiones.

El abogado Alan Klinger trabajó con Brian Cogan durante 24 años. A pesar de que el juez Cogan abandonó la firma en el año 2006, todavía mantienen el contacto. “Él aquí trabajó en casos bastante complejos de seguridad y comerciales”, cuenta Allan, quien además no adelanta que el magistrado Cogan “trabajará duro en el proceso, porque no es el tipo de abogado o juez que deja que las cosas solo pasen, él está siempre encima de sus casos, se implica”.

Algo que se ha podido ver en la elección del jurado, en la que Cohen ha sido extremadamente cuidadoso.

"Como juez se ha creado una reputación de tomarse todo muy en serio"

En las tres semanas desde que arrancó el proceso, se ha visto al juez Cogan llamar la atención pocas veces, pero cuando lo ha hecho, ha dejado claro que la sala 8D es su estancia y que, en ella, él dicta las reglas. "Como juez se ha creado una reputación de tomarse todo muy en serio. Cree en la justicia y trabaja duro para hacer lo correcto", explica Alan Klinger.

De hecho, uno de los aspectos en los que más hincapié ha hecho el magistrado desde el principio es en la garantía de que este sea un juicio libre de amenazas, y en eso ha sido inamovible. No ha permitido acabar con el aislamiento total en la que vive ‘El Chapo’ en su celda de Manhattan para evitar que pueda comunicarse con el exterior y controlar, de alguna manera, el proceso.

Como él ha asegurado anteriormente, las medidas son rigurosas, pero no anticonstitucionales y son "razonablemente necesarias".

Pero Cogan es un juez sensible y así se vio cuando le permitió a ‘El Chapo’ escribirse cartas con su esposa Emma Coronel, de 29 años, quien sigue desde el primer día y en primera fila el proceso que podría condenar a su marido a cadena perpetua.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.