Cumbre G-20

Los errores, desplantes y momentos divertidos de la cumbre del G-20

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, habla con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante la apertura de la cumbre de líderes del G20 en Buenos Aires, Argentina, el 30 de noviembre de 2018.
El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, habla con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante la apertura de la cumbre de líderes del G20 en Buenos Aires, Argentina, el 30 de noviembre de 2018. Sergio Moraes / Reuters

A medida que avanza el encuentro las fallas en la organización brillan. El momento en el que el mandatario chino Xi Jinping fue confundido a su llegada o el efusivo saludo entre Putin y Bin Salmán se roban la atención.

Anuncios

Los momentos curiosos en la cumbre global del G-20 se siguen sumando. Desde el arranque de la primera jornada del evento las redes sociales han registran, sin perdón, los impases que se han producido desde el arribo de los líderes al territorio argentino, hasta las reuniones bilaterales que han sostenido algunos de ellos.

El primer momento incómodo ocurrió cuando el presidente Emmanuel Macron llegó al Aeropuerto de Ezeiza el 28 de noviembre. El arribo del presidente francés y su esposa Briggitte Macron fue accidentado. Tan pronto atravesó las compuertas del avión hacía la escalera, se dio cuenta de que no había ninguna delegación argentina esperándolo.

Entonces, el mandatario saludó a los operadores del aeropuerto. La vicepresidenta argentina Gabriela Michetti, encargada del recibimiento, estaba hace una hora esperándolo en el aeropuerto, pero según ella, no estuvo a tiempo por un error de organización y solo fueron avisados de que el mandatario había llegado cuando ya estaba subiendo al vehículo que lo llevaría al hotel.

Un momento incómodo que se vivió momentos previos a la cumbre y que marcaría el primero de otros tantos. El siguiente impase tuvo como protagonista al mandatario chino, el 29 de noviembre.

“Es difícil reconocerlo”: el momento en el que Xi es confundido por un miembro de su delegación

Era uno de los líderes más esperados. Su recibimiento estaba acompañado de una banda militar que rendía homenaje al secretario del Partido Comunista. Tan pronto aterrizó el avión, se bajó un persona de la comitiva del país asiático e inmediatamente los uniformados comenzaron a tocar el himno para uno de los líderes más poderosos del mundo.

El problema fue que ese no era Xi Jinping, sino uno de los miembros de su grupo de trabajo. Pronto alguien se dio cuenta del error y la banda dejó de tocar.

La situación se agravó cuando uno de los periodista que comentaba la llegada del mandatario dijo en medio de la transmisión “es difícil reconocerlo”, desatando diversas reacciones en las redes sociales. Sin duda, uno de los momentos más vergonzosos previos a la cumbre.

Ese mismo día, fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien protagonizó un episodio incómodo.

Trump y su enojo con el traductor durante su encuentro con Macri

El mandatario hizo su primera rabieta en la cumbre del G-20 minutos después de pisar la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino. El republicano se enfadó con la traducción oficial del discurso del presidente argentino Mauricio Macri y tiró al suelo el audífono con el que escuchaba las palabras de su homólogo.

“Le entendí mejor en su idioma que a través de la interpretación”, aseguró Trump luego de hacer gestos incómodos mientras su homólogo hablaba.

Luego del incidente, Trump dijo que “soy amigo de Mauricio. Era un hombre joven y muy bien mozo. Nos conocíamos muy bien. En realidad, hice negocios con su familia, con su padre, excelente y muy buen amigo mío”.

Al día siguiente, tras el inicio oficial de la cumbre, fue el presidente mexicano Enrique Peña Nieto el que participó en uno de los episodios más particulares de la cumbre.

El incómodo momento de Peña Nieto durante la firma del T-MEC

Trump, Peña Nieto y Justin Trudeau suscribieron el nuevo acuerdo T-MEC que sustituye el TLCAN. Tras un año y medio de duras negociaciones por fin los mandatarios firmaban un documento crucial para el comercio entre las tres naciones.

En medio del regocijo, los presidentes, el primer ministro y sus equipos de trabajo posaron para la foto ante los medios de comunicación de todo el mundo. Trump y Peña Nieto mostraron a los fotógrafos sus documentos signados, a diferencia de Trudeau que prefirió solamente aplaudir y sonreír.

"¡Justin!", le dijo el presidente de México haciendo un gesto para que su homólogo canadiense también levantara su carpeta, pero fue inútil, la respuesta del primer ministro fue nula y las caras de Peña Nieto dejaron ver lo incómodo que resultó todo.

En la cumbre también ha habido lugar para los momentos divertidos, como el encuentro que protagonizaron el presidente de Rusia y el príncipe heredero de Arabia Saudita.

Un caluroso saludo entre Vladímir Putin y Mohamed Bin Salmán

En el momento en que se disponía la sala para recibir el discurso inaugural del mandatario anfitrión Mauricio Macri, los líderes y sus delegaciones empezaron a acomodarse en sus asientos.

En ese momento se encontraron Putin y Bin Salmán, que chocaron sus manos en un saludo efusivo que fue registrado por las cámaras. En el primer acto global del líder árabe luego de la controversia que lo rodea tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, Putin lo recibió de una manera jovial.

Mientras todos parecen querer alejarse del príncipe, Putin estuvo junto a él durante toda la sesión, entre risas.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24