Manifestaciones

Jornada de desorden y violencia en protesta de 'chalecos amarillos' en París

Los "chalecos amarillos" se reunieron cerca del Arco de Triunfo en París, 1 de diciembre de 2018.
Los "chalecos amarillos" se reunieron cerca del Arco de Triunfo en París, 1 de diciembre de 2018. Reuters

Al menos 36.000 personas salieron a protestar en Francia, 5.500 en París, donde los enfrentamientos violentos con la fuerza pública se tomaron el protagonismo.

Anuncios

Los 'chalecos amarillos' empezaron a llegar temprano a los Campos Elíseos, algo inusual para las protestas en París. En la víspera, el primer ministro Édouard Philippe se reunió con algunos líderes sindicales y dos miembros del movimiento en Hôtel de Matignon, casa oficial del primer ministro francés. Uno de ellos se retiró luego de las presentaciones porque Philippe y su equipo se negaron a transmitir la conversación en vivo para la televisión.

El ministro del interior Christophe Castaner había anunciado que se cerraría el tráfico en la importante vía parisina, pero permitiría el flujo de transeúntes y harían constantes chequeos de identidad. Sin embargo, los preparativos no impidieron el despliegue de más de 5.500 manifestantes hacia los Campos Elíseos.

Aunque muchos protestaron de forma pacífica, pronto las manifestaciones adquirieron un tono más violento. Algunos 'chalecos amarillos' buscaron la forma de tomarse unos puntos de control de las fuerzas del orden, que respondieron con gases lacrimógenos, bombas aturdidoras y agua a presión. Pasado el mediodía, los grupos antimotines retomaron el control del Arco del Triunfo mientras otros manifestantes se empezaron a amotinar en los alrededores.

Según el primer ministro, en todo el país se están movilizando 36 mil personas, 5.500 en París y al menos 170 personas han sido arrestadas.

Todo un día de enfrentamientos en París

Las protestas violentas de los "chalecos amarillos" de este sábado han dejado docenas de vehículos incendiados, 19 estaciones de metro cerradas, un rifle de asalto robado a la policía, al menos 65 heridos y un edificio en llamas.

Entre los heridos hay 11 miembros de las fuerzas del orden en París y hasta las 6 de la tarde muchos miembros del movimiento seguían retando a las autoridades.

La protesta alrededor del Arco del Triunfo en París

Tercer sábado de protestas en Francia

Para los analistas, estas protestas son el mayor reto para el presidente Macron en los 18 meses que lleva de gobierno.

Las manifestaciones, que nacieron espontáneamente y fueron convocadas a través de las redes sociales, surgieron luego de que se anunciara el alza en el precio del combustible a partir del primero de enero de 2019.

Pero la inconformidad de los franceses va más allá del precio de la gasolina. Los sindicatos se sumaron a las protestas para exigir otra serie de cambios. El incremento del salario mínimo, el aumento de las garantías mínimas sociales y las pensiones o la prima para los transportadores, son algunos de los temas que han reivindicado los sindicalistas.

En la tarde del viernes, cuando el primer ministro Philippe habló con la prensa, reconoció que uno de los temas que había tratado con el representante de los 'chalecos amarillos' había sido el costo de la vida, un asunto que ha estado en boca desde todos los sectores de la protesta.

Pero las negociaciones no han avanzado por la naturaleza del movimiento (que no tiene líderes y cuyos voceros solo cuentan con un respaldo parcial) y la percepción de que el gobierno no está dispuesto a ceder.

Esta semana, el primer ministro explicó a la televisión local que no levantarán el aumento a los combustibles, una medida anunciada por Macron para mitigar los impactos del calentamiento global y que es tradicional en Francia. Añadió que harán una evaluación trimestral sobre el precio en las materias primas y a partir de esa información tomarían la decisión de revertir o no la medida.

Un manifestante con chaleco amarillo le dijo a Reuters: “el gobierno no está escuchando. La revolución no puede suceder sin violencia”.

Mientras Jacline Mouraud, una reconocida activista que también se ha unido a los 'chalecos amarillos', rechaza esta forma de protesta: “¿Qué mensaje quieren enviar hoy los chalecos amarillos? ¿Que pusimos a arder Francia o que encontramos soluciones?. Creo que esta violencia es absurda”.

Hacia las dos de la tarde, muchos manifestantes de los 'chalecos amarillos' volvieron a ubicarse bajo el Arco del Triunfo. El presidente Emmanuel Macron asiste al cierre del G20 en Argentina y el primer ministro Édouard Philippe dice que las puertas de Matignon siguen abiertas, aunque se expresó “impactado” por los ataques a los símbolos de París.

Hacia las 18:40, los manifestantes fueron dispersados del Arco del Triunfo. Aunque los mitines continuaron en distintos puntos aledaños a los Campos Elíseos.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24