Muerte de George H. W. Bush

Murió George Bush padre, el presidente que gobernó EE. UU. durante el fin de la guerra fría

El expresidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, habla en la Cumbre de Liderazgo Mundial en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, el 21 de noviembre de 2006.
El expresidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, habla en la Cumbre de Liderazgo Mundial en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, el 21 de noviembre de 2006. Reuters/ Foto de archivo

El presidente número 41 de Estados Unidos murió a los 94 años, según comunicó su hijo, George W. Bush. Sufría de parkinson y en los últimos tiempos había sido hospitalizado varias veces por problemas respiratorios.

Anuncios

"Jeb, Neil, Marvin, Doro y yo anunciamos con tristeza que después de 94 años extraordinarios, nuestro querido padre ha muerto", dijo en el comunicado.

Fue presidente durante cuatro años, pero George Herbert Walker Bush influyó en la historia de los EE. UU. durante décadas. Se desempeñó como piloto de guerra durante la Segunda Guerra Mundial, congresista y un magnate petrolero antes de entrar en la política en 1964. Se desempeñó como embajador en la ONU, director de la CIA y vicepresidente de Ronald Reagan entre 1981 y 1989.

Bush lo fue casi todo, pero pasó a la historia como un presidente de un solo mandato al que la popularidad por la guerra del Golfo no le bastó para sobrevivir al declive económico.

Un mandato centrado en la política exterior

Desde la Casa Blanca, el presidente número 42 tomó determinaciones decisivas y lideró momentos clave de la historia universal: el fin de la Guerra Fría, la primera guerra del Golfo y la invasión de Panamá mientras la Unión Soviética se derrumbaba y Alemania se reunificaba.

En un momento en que la Guerra Fría estaba terminando y la influencia del comunismo soviético se debilitaba, las acciones militares y diplomáticas de Bush padre consolidaron la imagen de Estados Unidos como potencia líder del mundo.
En 1991 firmó con el entonces líder soviético, Mijaíl Gorbachov, el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas para limitar el número de misiles nucleares.

Durante su administración, las fuerzas lideradas por Estados Unidos derrotaron al ejército iraquí en la Guerra del Golfo, expulsándolo de Kuwait y sin llegar a tomar Bagdad, la capital de Irak. El índice de popularidad de Bush entre los estadounidenses se disparó a alrededor del 90 por ciento tras esta acción. Así se convertía en el presidente más popular hasta entonces.

Bush organizó una coalición militar de más de 30 países contra la invasión iraquí de Saddam Hussein en Kuwait en agosto de 1990 y logró la liberación del pequeño país petrolero tras varias semanas de ofensiva aérea y cientos de horas de combate terrestre.

Otra de sus operaciones en el extranjero fue la invasión de Panamá en diciembre de 1989, con la captura del líder del gobierno militar, Manuel Antonio Noriega, requerido por la justicia de Estados Unidos por presunto narcotráfico.

“Lee mis labios, no nuevos impuestos”, la promesa que no cumplió

La célebre frase "Lee mis labios, no nuevos impuestos", emblema de su discurso de aceptación como nominado republicano en 1988, le persiguió después en la campaña por la reelección de 1992, cuando sus oponentes la usaron como ejemplo de sus promesas incumplidas.

La popularidad que consiguió entre los estadounidenses con sus triunfos en política exterior se vio opacada por la recesión económica, que lo obligó a romper su gran promesa electoral en materia impositiva.

Además, su negativa a ampliar las ayudas al desempleo para no incrementar el déficit hizo que se le acusara de falta de empatía con los más afectados por la crisis económica. A esa percepción contribuyeron sus orígenes privilegiados en el seno de una adinerada familia de Nueva Inglaterra, hijo de Prescott Bush, un gran banquero de Wall Street que después fue senador en el Congreso federal.

Pese a la popularidad que le dieron sus triunfos militares y diplomáticos, Bush perdió frente al entonces gobernador demócrata de Arkansas, Bill Clinton, las elecciones de 1992, en un contexto de descontento social por la crisis económica y el aumento de la violencia en las áreas pobres de los centros urbanos.

George W., el Segundo Bush en gobernar EE. UU.

Ocho años después, su hijo mayor, George W. Bush, sucedería a Clinton en la Casa Blanca, un camino que intentó seguir en las elecciones de 2016, sin éxito, su segundo hijo y exgobernador de Florida (1999-2007), Jeb Bush, quien tuvo que retirarse muy pronto de las primarias republicanas ante su escaso apoyo popular.

Aunque siguieron sus pasos en la política, ninguno de sus hijos pudo igualar aquella trayectoria que incluyó títulos como congresista, presidente del Comité Nacional Republicano, jefe de la oficina de enlace con China, director de la CIA, entre otros.

Los Bush fueron los segundos padre e hijo en desempeñarse como presidentes de Estados Unidos, los primeros fueron John Adams (1797-1801) y John Quincy Adams (1825-1829).

Una infancia de lujos y una juventud militar

Bush padre nació el 12 de junio de 1924 en Milton, Massachusetts, en el seno de una familia adinerada de Nueva Inglaterra. hijo del financiero Prescott Bush, quien luego sería elegido para el Senado estadounidense por Connecticut, y de Dorothy Bush.

Creció en el lujoso suburbio de Greenwich, Connecticut, en la ciudad de Nueva York, y se educó en escuelas privadas exclusivas hasta llegar a la prestigiosa Universidad de Yale.

A los 18 años Bush dejó la escuela para convertirse en el piloto más joven de la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Voló en casi 60 misiones y hasta fue derribado en el mar y rescatado por un submarino estadounidense.

Bush consiguió una considerable fortuna como empresario petrolero

Después de la guerra, Bush padre rechazó un empleo en Wall Street y se mudó al oeste de Texas para iniciar una empresa de perforación petrolera. En su carrera empresarial moldeó una considerable fortuna y comenzó a ascender a la fama nacional al ganar las elecciones a la Cámara de Representantes de Texas en 1966.

El presidente Richard Nixon lo nombró embajador ante las Naciones Unidas en 1971 y dos años más tarde, se convertía en presidente del Comité Nacional Republicano. Otro presidente republicano, Gerald Ford, lo designó como enviado a China en 1974 y luego como director de la CIA.

Se le atribuyó a Bush la ayuda para restaurar la moral después de que la CIA hubiera investigado actividades ilegales y no autorizadas. En 1998, la sede de la agencia en Langley, Virginia, fue nombrada “Centro de Inteligencia George Bush”.

Primeras condolencias

Los presidentes de los Estados Unidos, pasados y presentes, rindieron tributo al expresidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush.

El actual presidente, Donald Trump, y los expresidentes, Barack Obama y Bill Clinton, tuitearon elogios al 41º presidente de los Estados Unidos y ofrecieron mensajes de apoyo a la familia Bush.

"Con un buen juicio, sentido común y liderazgo imperturbable, el presidente Bush guió a nuestra Nación y al mundo a una conclusión pacífica y victoriosa de la Guerra Fría", escribió Trump.

 

"Era más que un gran hombre; era un buen hombre. Su coraje fue acompañado por su compasión; y su dedicación al país fue igual a su devoción a su familia. Gampy (abuelito), te amamos y te extrañaremos", escribió uno de sus nietos en Facebook.

Gorbachov resalta la contribución de Bush al fin la Guerra Fría

El último presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, lamentó el fallecimiento del expresidente estadounidense George H.W. Bush y resaltó su contribución al desarme nuclear y al fin de la Guerra Fría.

"Muchos recuerdos me unen a esta persona. Nos tocó trabajar juntos en años de grandes cambios. Fueron tiempos dramáticos, de gran responsabilidad. El resultado fue el fin de la Guerra Fría y de la carrera armamentista nuclear", declaró Gorbachov a la agencia Interfax.

El exlíder soviético destacó la "aportación de George Bush a ese logro histórico" y subrayó que el expresidente estadounidense fue un "auténtico socio".

Tras expresar sus condolencias a la familia del expresidente y al pueblo estadounidense, Gorbachov manifestó su convencimiento de que Bush padre, como político y persona, perdurará en la memoria de mucha gente.

George H.W. Bush, que vivió más tiempo que todos sus predecesores y tenía una de las trayectorias más impresionantes de la historia política estadounidense, murió en su casa en Houston. Su muerte se produce ocho meses después de la de su esposa, Barbara Bush, con quien estuvo casado 73 años.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24