Saltar al contenido principal

Independentistas catalanes inician huelga de hambre desde la prisión

Arriba, Jordi Pina, abogado de Jordi Turull (abajo a la izquierda) y Jordi Sánchez (abajo a la derecha), y Jaume Padrós, médico de ambos, durante  la rueda de prensa en la que anunciaron la huelga de hambre de los políticos el primero de diciembre de 2018.
Arriba, Jordi Pina, abogado de Jordi Turull (abajo a la izquierda) y Jordi Sánchez (abajo a la derecha), y Jaume Padrós, médico de ambos, durante la rueda de prensa en la que anunciaron la huelga de hambre de los políticos el primero de diciembre de 2018. Reuters

Dos de los políticos investigados por el 'procés' acusan al Tribunal Constitucional español de bloquear sus intentos por acceder a la Justicia Europea.

Anuncios

Jordi Turull y Jordi Sánchez, políticos independentistas catalanes en prisión preventiva, iniciaron hoy una huelga de hambre "indefinida" para denunciar lo que consideran el "bloqueo" del Tribunal Constitucional español a sus recursos. Según los diputados del Parlamento de Cataluña, suspendidos de sus cargos desde julio de este año, el silencio del Tribunal a sus peticiones les impide "acceder a la Justicia europea", explicaron hoy a través del abogado de ambos.

Jordi Turull era consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno de la Generalidad de Cataluña, en cabeza de Carles Puigdemont hasta el 28 de octubre de 2017. Jordi Sánchez Picanyol era presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), una organización de la sociedad civil,  por los días en que el gobierno regional declaró la independencia de Cataluña. Sánchez está en prisión preventiva desde el 16 de octubre de 2017 y Turull está detenido desde marzo de 2018.

Los dos políticos se presentaron a las elecciones del 21 de diciembre de 2017 y resultaron electos como parte de la bancada de Junts per Catalunya (JxCat) en el Parlamento de Cataluña. En julio de este año, el magistrado Pablo Llarena suspendió a Turull, a Sánchez, a Puigdemont y a otros tres diputados que están siendo investigados por rebelión y malversación de fondos públicos, entre otros cargos.

Los independentistas piden firmar una petición

Sánchez y Turull están procesados por un presunto delito de rebelión en la causa que lleva el Tribunal Supremo tras el proceso secesionista de Cataluña del pasado año, que llevó a una ilegal declaración de independencia.

"Denunciamos el bloqueo a la justicia europea que el Tribunal Constitucional nos impone. Y lo hacemos con toda la fuerza y dignidad de una acción amparada en la no violencia, una de las pocas protestas legítimas que el hecho de estar encarcelados nos permite: la huelga de hambre", señalan Sánchez y Turull en un comunicado que presentaron hoy en rueda de prensa a través de Jordi Pina, abogado de ambos.

Según los dos políticos independentistas encarcelados, dicho "bloqueo" del Constitucional radica en que el Alto Tribunal admitió dar trámite a sus escritos de amparo (han presentado ocho), pero no han resolvido ninguno de ellos. Para Sánchez y Turull, se trata de una "demora injustificada" y un "bloqueo de facto" que les impide, insisten, acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Los políticos quieren denunciar su situación y exigir al Tribunal Constitucional que conteste a sus recursos, con el fin de que, si son desestimados, puedan acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Cuestionamientos por violaciones a los derechos de los independentistas catalanes

“Las vulneraciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos son bien visibles en muchas de las resoluciones que tanto el Tribunal Supremo como la Audiencia Nacional han dictado contra nosotros desde el 16 de octubre de 2017, fecha en que se produjeron las primeras órdenes de prisión preventiva”, se lee en el comunicado disponible aquí donde los investigados ya han reunido al menos 37 mil adhesiones a su denuncia.

En febrero de 2018, Amnistía Internacional emitió un comunicado en el que denunciaba que la prolongación del arresto preventivo contra Jordi Sánchez era “excesiva y desproporcionada”.

Esta huelga de hambre, que los dos comunicaron también a la dirección de la cárcel, es el inicio de una serie de protestas de los independentistas presos con el objetivo de mantener e incrementar la presencia internacional de sus reivindicaciones, según explicó también la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie.

El presidente de la Generalitat de Cataluña también se expresó sobre la protesta de los políticos. "Estamos viviendo en una situación absolutamente inaceptable en Cataluña. No es aceptable que la denuncia presentada por ellos ante el Tribunal Constitucional no se haya resuelto. El descrédito del poder judicial y la credibilidad del Tribunal Constitucional son nulos, cero. Hacen esta acción para destacar que los catalanes pueden encontrar justicia fuera de España en Europa", dijo Joaquim Torra a la prensa.

Además, el dirigente emitió un comunicado de respaldo a los políticos.

Tras conocer el comienzo de esta huelga, las vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, afirmó que en España todos son iguales ante la ley y que cuentan "con las garantías de la Justicia y de un Estado de derecho".

Calvo puntualizó que el Ejecutivo "no toma ninguna decisión al respecto" porque los reclusos catalanes están "en el ámbito de otro poder que es el judicial".

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.