Corrupción

La policía israelí recomienda acusar a Benjamín Netanyahu por corrupción

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, asiste a la reunión semanal del gabinete en su oficina de Jerusalén el 2 de diciembre de 2018.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, asiste a la reunión semanal del gabinete en su oficina de Jerusalén el 2 de diciembre de 2018. Gali Tibbon / Reuters

El domingo 2 de diciembre la policía israelí recomendó acusar al primer ministro Benjamín Netanyahu de cargos de soborno. El gobernante habría intercambiado favores gubernamentales por obtener una cobertura favorable en un medio de comunicación.

Anuncios

La policía israelí informó que había encontrado pruebas para inculpar al primer ministro Benjamín Netanyahu y a su esposa, por cargos de soborno, fraude y abuso de confianza. El caso gira en torno a sospechas de que ayudantes de Netanyahu entregaron cientos de millones de dólares a la empresa de telecomunicaciones Bezeq a cambio de obtener una cobertura informativa favorable a la imagen política del mandatario.

Sería el tercer caso por cargos de corrupción en el que Netanyahu se ve acusado, pues la policía ya había recomendado inculpar al primer ministro por aceptar regalos de empresarios multimillonarios y por haber presuntamente utilizado su poder político, para influir en la promoción de leyes que beneficiaban a un medio de comunicación, también a cambio de obtener noticias que potenciaran su mandato.

El primer ministro ha negado cualquier delito, desestimando las acusaciones y alegando que se trata de una caza de brujas orquestada por medios de comunicación: "las recomendaciones de la policía sobre mí y mi esposa no sorprenden a nadie. (...) Estas recomendaciones se decidieron y se filtraron incluso antes de que comenzara la investigación", aseguró.

60 testigos incriminan a Netanyahu

El ‘caso Bezeq’, también conocido como ‘caso 4000’, es el más grave de todos en los que Netanyahu se ha visto envuelto. Dos de sus principales confidentes han pasado a ser testigos estatales y se cree que proporcionaron a la policía pruebas incriminatorias.

Antiguos trabajadores del portal de noticias Walla (perteneciente a Bezeq) han asegurado haber sido presionados para guardar silencio sobre informaciones que pudieran perjudicar a Netanyahu. Por su parte, la policía dice que la investigación, que incluyó el testimonio de 60 testigos, reveló que Netanyahu y el jefe de Bezeq, Shaul Elovitch, mantenían una "relación basada en sobornos".

Según informaron las autoridades policiales, entre 2012 y 2017, el primer ministro y sus socios "intervinieron abiertamente" casi a diario en el sitio de noticias Walla, y utilizaron su cercanía a Elovitch para influir en las publicaciones, promover artículos e imágenes que les conviniera y censurar publicaciones que perjudicaran la imágen del mandatario.

La oposición exige la renuncia de Netanyahu

Las exigencias de renuncia por parte de la oposición no tardaron en llegar: "¡Soborno! La Policía israelí recomienda presentar una acusación por soborno contra el primer ministro. Netanyahu debe irse antes de que destruya a las agencias que aplican la ley para salvar su propia piel. El pueblo judío merece un liderazgo limpio. Elecciones ahora", exigió Tzipi Livni, dirigente de Campo Sionista, la principal fuerza de oposición en el Parlamento israelí.

Pero sus compañeros del partido gobernante, Likud, salieron a la defensa atacando al comisionado saliente de policía, Roni Alsheikh, por haber hecho la recomendación en su último día en el trabajo. El Gobierno ha decidido retrasar el nombramiento del sucesor de Alsheikh.

Por el momento las autoridades permanecen a la espera de los lineamientos de la Fiscalía General de Israel, que deberá decidir si presenta o no cargos contra el mandatario y su esposa, Sara Netanyahu, a quien la policia también acusa de "la interrupción de procedimientos de investigación y judiciales".

La esposa del mandatario, ha sido acusada en reiteradas ocasiones de haber derrochado el dinero de las arcas públicas en compras personales, así como de haber maltratado a personas que trabajaban para ella.

Tras estas últimas acusaciones han aumentado las especulaciones de una posible convocatoria de elecciones anticipadas. El momento es uno de los más críticos para el primer ministro, en el que el poder de Netanyahu se ha debilitado, especialmente tras la dimisión del ultraderechista Avigdor Lieberman como ministro de Defensa por rechazar la estrategia del jefe de Estado para apaciguar el conflicto israelí-palestino con un alto al fuego en la Franja de Gaza.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24