Saltar al contenido principal

Georgia: la oposición impugnará los resultados de la elección presidencial

El líder de la oposición y ex candidato presidencial Grigol Vashadze saluda a sus partidarios durante un mitin cerca del edificio del parlamento en Tbilisi, Georgia , 2 de diciembre de 2018.
El líder de la oposición y ex candidato presidencial Grigol Vashadze saluda a sus partidarios durante un mitin cerca del edificio del parlamento en Tbilisi, Georgia , 2 de diciembre de 2018. David Mdzinarishvili / Reuters

En las calles de Tiflis, capital de esta pequeña república del Cáucaso, una multitud de personas respondieron al llamado de la oposición que rechaza los resultados de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Anuncios

Es una función sobre todo honorífica, aun así, el bando que perdió la contienda no acepta la conclusión de lo que considera haber sido una elección truncada. Grigol Vashadze, quien según la comisión electoral obtuvo el 40,5% de los sufragios frente a la candidata del oficialismo, Salomé Zurabishvili, anunció este domingo 2 de diciembre que impugnará los resultados.

“Nos robaron la democracia”, lanzó Vashadze frente a miles de partidarios de su partido, el Movimiento Unido Nacional (MUN), durante una protesta organizada en frente del parlamento. “Demandamos la celebración de elecciones parlamentarias anticipadas y la formación de un Gobierno de coalición”, exigió el opositor.

Su adversaria, una exdiplomática francesa, compitió sin afiliación política en estos comicios pero asupiciada por el Sueño Georgiano, la formación que domina todos los estratos de la política nacional. Salomé Zurabishvili se impuso sin mayor complicación con más 1,1 millón de votos, consiguiendo un resultado de 59,5% en la segunda vuelta que tuvo lugar el pasado 28 de noviembre.

Presidente electa: esta división “es exactamente lo que Rusia hubiera deseado”

Desde Holanda, donde se exilió en 2013, el expresidente y líder histórico del MUN, Mijaíl Saakashvili apareció en una pantalla gigante para animar a sus tropas. “El futuro de Georgia está por nacer hoy”, dijo Saakashvili, quien se exilió por no tener que responder a la justicia de su país, “vamos a luchar pacíficamente y no vamos a abandonar”, agregó.

“Eso es exactamente lo que Rusia hubiera deseado: tener un país muy dividido y muy debilitado y un presidente desacreditado cuya legitimidad esté bajo ataque”, afirmó por su parte a la agencia Reuters Zurabishvili, que debería posesionar como mandataria el próximo 16 de diciembre.

Aliado de Estados Unidos en la región, Georgia aspira también a ingresar a la OTAN y la Unión Europea. La influencia rusa pesa consecuentemente sobre la política nacional. Permanece vivo el recuerdo de la confrontación armada de 2008 con el gigante vecino, que dejó secuelas en la sociedad.

Fue la última vez que fue electo un presidente por voto popular en este país, cuya nominación se hará de manera indirecta para el próximo mandato. Con menos poderes que el primer ministro, el papel presidencial es más que todo de encarnación de la nación, pero no solamente; el presidente se encarga de los grandes lineamientos de la política exterior, un rol que no se menosprecia en un contexto geopolítico tenso.

Esta última votación revivió las fuertes divisiones de este país de 3,7 millones de habitantes. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), entidad que supervisó este proceso electoral, expresó su preocupación por algunos aspectos del voto.

“La campaña se vio empañada por una áspera retórica”, dijo en conferencia de prensa Kristian Vigenin, coordinador especial de la OSCE. “El aumento del uso indebido de los recursos administrativos ha vuelto menos clara la línea entre partido y Estado”, agregó.

Una situación que vislumbra una tensa campaña para las legislativas del 2020, en las cuales la oposición quisiera acabar con la dominación del Sueño Georgiano, en el poder desde 2012.

Con Reuters, AFP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.