Saltar al contenido principal

EE. UU. vive un tiempo de reconciliación durante los funerales de George H.W. Bush

La Guardia de Honor lleva el ataúd del expresidente George Herbert Walker Bush por la isla central después de una ceremonia conmemorativa en la Catedral Nacional en Washington, EE. UU., el 5 de diciembre de 2018.
La Guardia de Honor lleva el ataúd del expresidente George Herbert Walker Bush por la isla central después de una ceremonia conmemorativa en la Catedral Nacional en Washington, EE. UU., el 5 de diciembre de 2018. Doug Mills / Reuters

Los actos para despedir al presidente número 41 de EE. UU. se desarrollaron en la Catedral Nacional de Washington. En su discurso, George W. Bush, expresidente de la nación e hijo de George H.W. Bush destacó la forma gentil de su padre.

ANUNCIOS

Con la presencia del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuatro expresidentes de ese país, la canciller alemana, Angela Merkel, el rey Abdalá II de Jordania y el expresidente de México, Carlos Salinas, entre otras personalidades, se desarrolló en Washington el funeral de Estado en honor a quien gobernó la nación entre 1989 y 1993: George Herbert Walker Bush.

El acto se inició a las 11:00 horas locales y durante el mismo se ofrecieron diversos discursos, entre los cuales destacó el de su hijo George W. Bush, en el que habló sobre la personalidad y la forma de gobernar de su padre.

Brian Mulroney, exprimer ministro canadiense, no dudó en resaltar el papel que jugó Bush durante el final de la Guerra Fría y las labores para la reunificación de Alemania. "Cuando George Bush era presidente de los Estados Unidos de América, todos los jefes de gobierno del mundo sabían que estaban tratando con un caballero, un líder genuino, uno que era distinguido, resuelto y valiente", dijo el primer ministro.

El presidente Donald Trump junto a la pimera dama Melania Trump y los expresidentes Barack Obama, Bill Clinton, George W. Bush y Michelle Obama y la excandidata presidencial Hillary Clinton en el funeral de George H. W. Bush, el 5 de diciembre de 2018. Reuters

La muerte de Bush padre permitió dejar de lado las disputas políticas en Washington, una acción en línea de la propuesta que el fallecido expresidente buscaba para el país cuando pidió una nación “más amable y gentil”.

El gesto que marcó dicho mensaje fue el apretón de manos que protagonizaron Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos, y su predecesor, Barack Obama, previo al inicio de la ceremonia.

El evento reunió a los últimos cinco hombres que han ocupado la Presidencia de Estados Unidos: Jimmy Carter (1977), Bill Clinton (1993), George W. Bush (2001), Barack Obama (2009) y Donald Trump (2017). Una escena inusual alabada por la prensa estadounidense.

El presidente en ejercicio, Donald Trump, se ha mostrado conmovido por la muerte del exmandatario el pasado 1 de diciembre. Durante su visita a Argentina, donde participó de la cumbre del G-20, habló sobre sus logros y anticipó las actividades a desarrollar para honrar su memoria. Además puso a disposición de la familia Bush el Air Force One, el avión presidencial, para trasladar el cuerpo del expresidente de Texas a Washington.

"Estoy ansioso por estar con la familia Bush. Esto no es un funeral, este es un día de celebración para un gran hombre que ha llevado una vida larga y distinguida. ¡Se le extrañará!", publicó en un tweet el magnate.

Por órdenes del primer mandatario, el país estuvo de luto durante la ceremonia. Las bolsas no tuvieron operaciones y el Gobierno federal cesó sus actividades durante la jornada.

El expresidente de los EE. UU., George W. Bush, toca el ataúd mientras camina para entregar el elogio durante el funeral de estado de su padre, el expresidente de los EE. UU., George H.W. Bush en la Catedral Nacional de Washington, EE. UU., el 5 de diciembre de 2018. Jonathan Ernst / Reuters

El expresidente número 43 de Estados Unidos sorprendió a los presentes y a quienes siguieron la transmisión televisiva al referir un discurso que, a pesar del dolor que embarga a la familia, fue capaz de sacar una sonrisa a quienes lo escucharon.

Bush hijo, dividió el discurso en los momentos más importantes de la vida de George Bush padre y supo matizarlos con un toque de humor. Recordó a su fallecida hermana Pauline Robinson, quien murió de leucemia. Asimismo, tuvo palabras para su madre, Bárbara, quien falleció en abril pasado.

“Robin podrá sostener la mano de sus padres”, expuso Bush durante su discurso en uno de los momentos más emocionantes. Pero también refirió momentos alegres, fue así como recordó que su padre, con más de 80 años, se lanzó en paracaídas y eligió como punto de aterrizaje una iglesia en Texas. “Él escogió ese lugar por si algo salía mal”, dijo Bush hijo durante la ceremonia.

No profundizó en la vida política del expresidente, pero sí recordó el momento cuando fue derrotado por Bill Clinton en las elecciones de 1992. No obstante, años después se vengaría propinándole una derrota en un juego de golf, una de las pasiones de ambos exmandatarios.

Las exequias del expresidente serán trasladadas a Texas, donde en una ceremonia privada la familia podrá rendirle un último adiós el 6 de diciembre. Será enterrado junto a su esposa en la Biblioteca Bush situada en la localidad de College Station a 160 kilómetros de la ciudad de Houston.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.