Saltar al contenido principal

El Gobierno francés dice temer una 'gran violencia' en las protestas del sábado

Los 'chalecos amarillos' volverán el sábado 8 de diciembre a protestar contra el Gobierno de Emmanuel Macron.
Los 'chalecos amarillos' volverán el sábado 8 de diciembre a protestar contra el Gobierno de Emmanuel Macron. Reuters

La Presidencia francesa alertó sobre la llegada a París de activistas preparados "para romper y matar" en las manifestaciones de los 'chalecos amarillos' previstas para este 8 de diciembre en la capital francesa.

ANUNCIOS

¿Dramatización o alerta ante una amenaza concreta? En todo caso, el Gobierno francés hizo saber este 6 de diciembre saber que las manifestaciones previstas para este sábado, y en concreto la que se va a desarrollar en la capital, será un acontecimiento de alto riesgo.

"Tenemos razones para temer una gran violencia", dijo el Elíseo a la agencia AFP, en un momento en que se multiplican los llamados a las protestas antigubernamentales por todo el país y se extienden a otros sectores.

"Las informaciones que nos llegan" nos hacen temer "una gran violencia" con un "núcleo duro de varios miles de manifestantes" que vendría a París "para romper y para matar", informó por su parte la agencia Reuters, citando a un allegado al jefe de Estado, Emmanuel Macron.

El Gobierno quiere evitar a toda costa que se repitan las escenas de caos del fin de semana pasado, cuando miles de manifestantes tomaron el Arco del Triunfo, montaron barricadas en el corazón de París y prendieron fuego a vehículos, ante la mirada incrédula de residentes y turistas.

Manifestantes se enfrentan a la policía francesa en la Place de l'Etoile, cerca del Arco del Triunfo en París, Francia, el 1 de diciembre de 2018. Stephane Mahe / Reuters

El del 8 de diciembre sería el cuarto fin de semana de protestas en Francia

Macron pidió por su parte a los responsables políticos y sindicales hacer un "llamado a la calma". "Están en juego la seguridad de los franceses y nuestras instituciones", sostuvo el primer ministro, Édouard Philippe, en un discurso pronunciado ante la Asamblea Nacional.

Francia vive desde hace tres semanas protestas convocadas por un movimiento popular autodenominado 'chalecos amarillos', que empezó como una protesta contra el alza del impuesto a los combustibles y ahora refleja una exasperación social más amplia.

Cuatro personas murieron y cientos resultaron heridas al margen de las manifestaciones.

A pesar de los nuevos anuncios, las protestas siguen y se unen sectores al descontento

Entretanto, lejos de apaciguarse, las protestas comenzaron a extenderse a otros sectores. Varias escuelas de secundaria estuvieron bloqueadas el miércoles, por tercer día consecutivo de una movilización en contra de la reforma educativa del Gobierno, y los sindicatos estudiantiles llamaron a intensificar las huelgas el jueves.

Los agricultores se sumaron también al descontento social. El principal sindicato agrícola del país anunció una serie de huelgas la próxima semana en todo el territorio.

Gobierno francés anuló el aumento de los impuestos al combustible

Para intentar calmar los ánimos, el Ejecutivo anunció la noche del miércoles que renuncia a los aumentos de las tasas a los carburantes en 2019. Sin embargo, de momento estas medidas no parecían tener mayores efectos entre los representantes de los “chalecos amarillos”.

Con AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.