Saltar al contenido principal

Huelga contra la candidatura de Evo Morales deriva en incidentes violentos

Una mujer grita mientras asiste a una protesta contra la candidatura del presidente de Bolivia , Evo Morales, para la reelección en 2019, en La Paz, Bolivia, el 6 de diciembre de 2018.
Una mujer grita mientras asiste a una protesta contra la candidatura del presidente de Bolivia , Evo Morales, para la reelección en 2019, en La Paz, Bolivia, el 6 de diciembre de 2018. David Mercado / Reuters

Una huelga ciudadana, bloqueos y acciones violentas marcaron la jornada vivida en Bolivia contra la habilitación del presidente Evo Morales como candidato para los comicios del 2019.

ANUNCIOS

Los candidatos de la oposición y las plataformas de activistas coincidieron en manifestarse contra la candidatura del presidente Evo Morales y en alentar a la gente a sumarse a la huelga ciudadana para una protesta pacífica este 6 de diciembre, aunque muchos jóvenes protagonizaron incidentes violentos contra policías antidisturbios, sin mayores consecuencias.

El expresidente Jaime Paz Zamora (1989-1993), uno de los siete candidatos opositores inscritos para enfrentar a Morales en 2019, destacó en su cuenta de Twitter que los bolivianos vivieron una jornada de protestas "sin banderas políticas, al igual que cuando luchamos contra las dictaduras militares. No fue fácil, pero las derrotamos".

El candidato Oscar Ortiz elogió el seguimiento al paro en su región de Santa Cruz (este) y pidió "insistir sin descanso" hasta lograr que la postulación Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera "sean anuladas como manda la Constitución".

El también candidato opositor a la Presidencia y expresidente Carlos Mesa (2003-2005) hizo un llamado a ejercer el derecho a la protesta en el marco de la democracia y pidió que sea hecho de forma pacífica, lo que no significa o implica "hacerlo sin vigor ni fortaleza".

El principal argumento de los contrarios a Morales es que la habilitación de su candidatura decidida por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) vulnera el artículo 168 de la Constitución que permite un mandato de cinco años y solo una reelección continua.

Morales gobierna Bolivia desde el 2006, actualmente ejerce su tercer mandato y busca ganar en 2019 las elecciones generales para el período 2020-2025.

Huelga parcial y bloqueo de calles en la jornada del 6 de diciembre

Las huelgas en rechazo a la candidatura del mandatario tuvieron este jueves un seguimiento parcial en varias ciudades del país, al tiempo que el bloqueo de calles, avenidas y autopistas paralizó de forma mayoritaria el transporte en las principales capitales regionales.

Las organizaciones políticas y las plataformas ciudadanas convocaron a las medidas de presión bajo el lema "Bolivia dijo no" para defender el voto de rechazo a la repostulación de Morales en el referendo del 21 de febrero del 2016, y que el TSE desoyó al habilitar la candidatura del gobernante.

 Según constató France 24, las actividades en la La Paz funcionaron con muchas limitaciones por la falta de transporte durante gran parte del día y la ciudad fue el escenario de las movilizaciones sobre todo a las puertas del TSE, custodiado por decenas de policías.

En el lugar de la protesta, el joven activista Diego Moscoso dijo a este medio que "esperaba que los vocales electorales se den cuenta de la aberración que cometieron al ignorar el voto del pueblo y que el pueblo tomara medidas contra la repostulación de Evo".

A las puertas del TSE también llegaron sendas marchas contra el mandatario tras varios días de caminata desde la zona andina y desde una región Amazónica. Los marchistas y una multitud de manifestantes realizaron un acto central para ratificar que seguirán luchando para exigir la anulación de la candidatura de Morales.

Celeste Ricaldi, portavoz de un grupo de huelguistas, también pidió en un discurso que se anulen las primarias convocadas para enero próximo porque consideró que se trata de una forma de legitimar la estrategia oficialista de postular a Morales y García Linera para los comicios generales de octubre del 2019.

 

Agrupaciones bolivianas contrarias a la reelección de Evo Morales protestan en la sede del Tribunal Supremo Electoral para exigir al organismo que revierta la habilitación del presidente boliviano, Evo Morales, como candidato a la Presidencia en 2019. Martin Alipaz / EFE

Morales: las plataformas ciudadanas son “alfombras de la derecha”

En un discurso en la zona cocalera del Chapare, Morales restó importancia a los manifestantes de las plataformas ciudadanas afirmando que eran manifestantes que no sabían realizar marchas, ni tenían propuestas para el país e incluso se ofreció a enseñarles cómo se organizan ese tipo de medidas de presión.

Tildó a las agrupaciones ciudades como “alfombras de la derecha” por la coincidencia con los candidatos opositores de que no sea candidato.

El mandatario también subrayó que el TSE solo debía hacer cumplir de forma administrativa un fallo emitido el año pasado por el Tribunal Constitucional, que le permite ser candidato con el argumento de que no se puede vulnerar su derecho político a ser elegido en el contexto de la Convención Americana de Derechos Humanos.

En la misma línea, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, minimizó la protesta de los opositores y los ciudadanos y dijo que en todas las manifestaciones del país se movilizaron apenas 5.000 personas, aunque reconoció un gran impacto del paro en Santa Cruz, la ciudad más grande y más poblada de Bolivia.

El ministro también dijo que se investiga la muerte de una mujer un pueblo de la Amazonía supuestamente en un conflicto con manifestantes, aunque el propio presidente Morales en un tuit culpó del fallecimiento a los seguidores de la protesta opositora.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.