Saltar al contenido principal

Fiscalía de Nueva York pide condena “sustancial” para Michael Cohen, exabogado de Donald Trump

Michael Cohen, exabogado del presidente de Estados Unidos Donald Trump, sale del Tribunal Federal después de declararse culpable en Manhattan, Nueva York, el 29 de noviembre de 2018.
Michael Cohen, exabogado del presidente de Estados Unidos Donald Trump, sale del Tribunal Federal después de declararse culpable en Manhattan, Nueva York, el 29 de noviembre de 2018. Andrew Kelly/Reuters

El ente acusador lo señala en dos casos por separado. Uno por violaciones de financiamiento de campaña y otro por mentir “deliberadamente“ al Congreso sobre negocios de Trump en Moscú que finalmente no se habrían desarrollado.

Anuncios

El abogado que un día dijo que estaría dispuesto a “recibir una bala” por el presidente de Estados Unidos podría ir a prisión, por presuntos delitos que estarían relacionados con el mandatario.

El propio jefe de estado pide que vaya a la cárcel, tras involucrarlo con sus confesiones.

Los fiscales federales de Nueva York pidieron a un juez este viernes 7 de diciembre, que Cohen cumpla una pena tras las rejas, pese a haber colaborado con la justicia estadounidense.

"Después de engañar al Servicio de Impuestos Internos durante años, mentir a los bancos y al Congreso, y tratar de influir criminalmente en las elecciones presidenciales, la decisión de Cohen de declararse culpable, en lugar de buscar un perdón por sus múltiples delitos, no lo convierte en un héroe", afirmaron los fiscales.

Además, aseguraron que, si bien Cohen entregó información útil sobre la presunta colusión entre Rusia y el equipo de campaña de Donald Trump en las elecciones de 2016, el exabogado del ahora presidente se rehusó a revelar todo lo que sabía.

¿De qué está acusado exactamente Michael Cohen?

El pasado mes de agosto, Cohen se declaró culpable de financiación ilícita de campañas.

Michael Cohen, ex abogado del presidente de Estados Unidos Donald Trump, sale del Tribunal Federal después de declararse culpable de financiación ilícita de campañas, el 29 de noviembre de 2018.
Michael Cohen, ex abogado del presidente de Estados Unidos Donald Trump, sale del Tribunal Federal después de declararse culpable de financiación ilícita de campañas, el 29 de noviembre de 2018. Andrew Kelly/Reuters

Admitió que poco tiempo antes de las elecciones presidenciales de 2016, él le pagó a la actriz de cine porno conocida como Stormy Daniels y a la exmodelo de playboy Karen McDougal por callar sobre relaciones que habrían sostenido con Trump, para proteger su imagen.

Dijo que lo había hecho por orden del entonces candidato presidencial y reconoció que el propósito principal era “influir” en los comicios presidenciales. Fue así como implicó al jefe de estado, bajo juramento, en un delito federal.

Los fiscales aseguran que Cohen, "buscó influenciar las elecciones desde la sombra".

El segundo señalamiento está vinculado con la investigación sobre la presunta trama rusa. Está acusado de mentir ante el congreso de Estados Unidos.

Según los archivos de la investigación en 2015, Cohen se puso en contacto con un ruso que dijo ser una “persona de confianza” del gobierno ruso que podría ofrecerle a la campaña de Trump “sinergia política” y “sinergia a un nivel gubernamental”.

Los documentos indican que finalmente no se reunieron personalmente.

Por otra parte, la fiscalía de Nueva York afirma que Cohen “deliberadamente hizo declaraciones falsas” sobre las negociaciones de una potencial Torre Trump en Moscú que finalmente no se construyó.

El fiscal especial del caso de la supuesta trama rusa, Robert Muller, dijo que Cohen mintió sobre un potencial negocio con Moscú que habría traído a la organización Trump “cientos de millones de dólares de fuentes rusas”.

Está previsto que la sentencia contra el exabogado de Trump sea dictada el próximo miércoles, 12 de diciembre, por el juez William H. Pauley III.

Paul Manafort, otro excolaborador de Trump que habría mentido con relación a la trama rusa.

Manafort, quien se desempeñó como jefe de la campaña de Donald Trump, mintió durante los interrogatorios del caso también conocido como “Rusiagate”, según el fiscal Robert Muller.

Archivo-Paul Manafort aparece en una conferencia de prensa en la Convención Republicana en Cleveland, EE. UU., el 19 de julio de 2016.
Archivo-Paul Manafort aparece en una conferencia de prensa en la Convención Republicana en Cleveland, EE. UU., el 19 de julio de 2016. Carlo Allegri/Reuters

Los investigadores del caso detallaron que Manafort contó "múltiples y perceptibles mentiras" en al menos cinco ámbitos de los interrogatorios.

Según los fiscales, Manafort les ocultó los contactos que mantenía con funcionarios de Trump.

"Declaró que no mantenía comunicaciones directas ni indirectas con nadie del Gobierno mientras formaban parte del Gobierno y que nunca pidió a nadie que tratase de comunicar un mensaje a alguien del Gobierno sobre cualquier tema".

Los fiscales también le acusaron de mentir sobre un pago de 125.000 dólares y sobre sus contactos con Konstantin Kilimnik, un ciudadano ruso con nexos con la inteligencia del Kremlin.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo tras conocer el documento que el caso "no dice absolutamente nada sobre el presidente y todavía menos sobre los nexos Rusia y está dedicado casi por completo a cuestiones de cabildeo" de Manafort.

El proceso contra Manafort es producto de la investigación de Mueller, aunque no está relacionado con las actividades que desempeñó como jefe de la campaña de Trump, sino con sus trabajos anteriores como consultor para Gobiernos extranjeros.

Con AP, Reuters y EFE.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.