Saltar al contenido principal

Rusia: Ludmila Alexéyeva, la activista rusa más longeva, murió a los 91 años

El presidente Vladímir Putin le da la mano a Lyudmila Alexéyeva, antes de reunirse con activistas de derechos humanos en Rusia en la residencia de Novo-Ogaryovo a las afueras de Moscú el 23 de enero de 2014.
El presidente Vladímir Putin le da la mano a Lyudmila Alexéyeva, antes de reunirse con activistas de derechos humanos en Rusia en la residencia de Novo-Ogaryovo a las afueras de Moscú el 23 de enero de 2014. Yuri Kochetkov / Reuters

El presidente ruso Vladímir Putin, destacó el legado y la contribución de la activista a la sociedad civil. Alexéyeva cuenta en su haber con la creación del Grupo de Helsinki en Moscú y varias nominaciones a los premios Nobel.

ANUNCIOS

Considerada como una de las activistas por los derechos humanos de mayor edad, Ludmila Alexéyeva, murió el 8 de diciembre en un hospital de Moscú luego de permanecer bajo cuidados médicos durante las últimas semanas. Así lo informó el Consejo Presidencial de Rusia para la Sociedad Civil y los Derechos Humanos.

"La activista de derechos humanos de más edad de Rusia Ludmila Alexéyeva, miembro del Consejo Presidencial de Rusia para la Sociedad Civil y los Derechos Humanos y responsable del Grupo de Helsinki de Moscú, murió en Moscú a los 91 años", se lee en un comunicado de la institución emitido el 8 de diciembre.

Alexéyeva, fue una pionera dentro del grupo defensores de los derechos humanos. Por décadas desafió los regímenes soviético y ruso en la lucha por la liberación de los presos políticos y el establecimiento de derechos democráticos en el país.

Nacida bajo la dictadura de Joseph Stalin, se dedicó durante las décadas de 1960 y 1970 a protestar por la difícil situación de los presos políticos durante la era de la Unión Soviética, en muchas oportunidades arriesgando su vida.

Asimismo, fue fundadora del Grupo de Helsinki de Moscú, un grupo creado para monitorear el cumplimiento de los Acuerdos de Helsinki por parte de los representantes soviéticos, al tiempo que informaba a occidente sobre los abusos a los derechos humanos por parte de la Unión Soviética.

"Ella siguió siendo una activista de derechos humanos hasta el final (…) Esta es una pérdida para todo el movimiento de derechos humanos en Rusia", dijo Mikhail Fedotov, director del Consejo de Derechos Humanos de Rusia.

Tatiana Moskalkova, defensora del Pueblo de Rusia, destacó al conocer sobre la noticia que “Alexéyeva siempre será un símbolo de la lucha por los derechos humanos y la justicia”.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, fue uno de los primeros en pronunciarse sobre la muerte de Alexéyeva. En este sentido, durante la transmisión de sus condolencias a la familia de la activista a través de su portavoz, resaltó la importancia de su trabajo y la contribución realizada a la sociedad civil.

"El presidente apreciaba mucho la contribución de Ludmila Alexéyeva a la sociedad civil y respetaba altamente su defensa enérgica de sus principios en muchas cuestiones relacionadas con las libertades fundamentales”, dijo Peskov a la agencia rusa RIA Nóvosti.

Su trabajo la obligó a emigrar a Estados Unidos

Nacida en la península de Crimea, hoy anexada por Rusia en el año 2014, Ludmila Alexéyeva, cuestionó con 41 años la invasión de la Unión Soviética a Checoslovaquia, lo cual provocó que fuese expulsada del partido Comunista en el año 1968.

Asimismo, a pesar de haber nacido en Crimea, siempre planteó su negativa a la anexión que hizo Rusia de dicho territorio en el año 2014.

Denunció persecuciones por parte de la KGB (organismo de inteligencia soviético) por lo cual debió exiliarse en Estados Unidos en el año 1976. En territorio estadounidense publicaría un libro donde dejó al descubierto la historia de la URSS.

En 1982 recibió la ciudadanía estadounidense, pero en 1993, dos años después de la caída del bloque soviético regresó a Rusia para continuar con sus labores.

Desde 1996, asume la presidencia del Grupo de Helsinki de Moscú, con lo cual este organismo, fundado en 1976, se convierte en el más antiguo en la lucha por los derechos humanos en Rusia.

Durante la década del 2000, específicamente 2009, participó en varias protestas desarrolladas en la Plaza Triumfalnaya, lo que impidió que las autoridades reprimieran la misma de manera violenta. No obstante, pese a su avanzada edad, fue detenida en diversas ocasiones.

Con el actual presidente de Rusia, tenía diferencias en varias ocasiones al punto de renunciar al Consejo de Derechos Humanos adscrito al Kremlin, luego de que Putin regresara a la presidencia después de haber sido primer ministro por cuatro años.

Fue galardonada con el Premio Sájarov, otorgado por el Parlamento Europeo y también por el Olof Palme. También fue nominada en varias oportunidades al Nobel de Paz.

Con EFE y AP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.