Saltar al contenido principal

Algunas tareas pendientes a 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Para Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, la Declaración abrió el camino para un "mejor acceso a la justicia, protección social, oportunidades económicas y participación política"..
Para Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, la Declaración abrió el camino para un "mejor acceso a la justicia, protección social, oportunidades económicas y participación política".. Denis Balibouse / Reuters

La reunión en París del 10 de diciembre de 1948 fijó el punto de partida de un proyecto que para muchos defensores de derechos humanos sigue inconcluso.

ANUNCIOS

Acababa de terminar la Segunda Guerra Mundial y el preámbulo de lo que sería la Guerra Fría estaba dispuesto. La recién fundada Organización de las Naciones Unidas había dispuesto que era necesario elaborar un documento que, más allá de la creación de la ONU, sirviera de hoja de ruta para evitar que se repitieran las atrocidades vividas en Europa.

El primer borrador se dio a conocer en 1946 y durante dos años una comisión de 18 miembros de distintos países trabajó en el documento. El equipo estuvo presidido por Eleanor Roosevelt, viuda del Presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt.

Hace 70 años, el 10 de diciembre de 1948, reunidos en París, los 58 miembros de las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos. 48 países votaron a favor, dos no asistieron a la votación y ocho se abstuvieron de votar, entre estos, Sudáfrica, Arabia Saudita, Yugoslavia y la URSS.

"Esta Declaración Universal de los Derechos Humanos se debe convertir en la Carta Magna de todos los hombres en cualquier lugar", sentenció Eleanor Roosevelt en el Palais de Chaillot en la víspera de la firma del documento.

Luego de 70 años, el documento de 30 artículos sigue siendo un referente para la estabilidad política mundial, aunque en muchas partes del globo hay muchas tareas pendientes para garantizar estos derechos. En un documento a propósito de este aniversario, la organización Amnistía Internacional sentenció: “Aún queda mucho para que podamos hacer realidad plenamente la visión de la Declaración Universal de un mundo en el que todas las personas sean libres e iguales”.

La igualdad entre hombres y mujeres en la Declaración Universal de Derechos Humanos

El primer artículo del documento reza que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Dentro de la comisión que redactó la Declaración se reconoce que fue gracias a Hansa Mehta, política y activista india, que se corrigió el texto inicial del artículo, en el que se leía: “Todos los hombres nacen libres...”.

“Ahora, 70 años después, seguimos luchando para que los derechos de las mujeres sean reconocidos como derechos humanos”, apunta el documento de Amnistía Internacional y añade que hace falta un compromiso real de muchos Estados para implementar la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

De igual forma, el segundo artículo ratifica que la declaración contempla estos derechos para todas las personas “sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”. Así como el artículo 6 reconoce el derecho a la personalidad jurídica, y el artículo 7 reivindica la igualdad ante la ley.

Para Amnistía Internacional, estas garantías están en deuda en muchos países. “Según el Banco Mundial, Brasil, Egipto, Francia, India, Rusia y otros 99 países siguen teniendo leyes que impiden a las mujeres realizar determinados trabajos. Por consiguiente, más de 2.700 millones de mujeres no pueden por ley tener las mismas posibilidades de trabajo que los hombres”.

Los artículos sobre el debido proceso y las libertades individuales

“Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado”, dice el artículo 9 de la Declaración, mientras los siguientes puntos hablan del derecho a acceder a tribunales imparciales y la presunción de inocencia.

En los artículos 18 y 19 se habla de la libertad de cultos y la libertad de expresión. La organización Artículo 19, que defiende la libertad de expresión en el mundo y tomó su nombre del renglón de la Declaración Universal que aboga por este derecho, recientemente publicó una denuncia que alerta sobre las violaciones en esta materia.

"Las tendencias globales de nuestra métrica muestran que la libertad de medios está en su nivel más bajo en diez años. 24 países mostraron una disminución general de la libertad de expresión entre 2014 y 2017, incluidos varios estados democráticos, como Estados Unidos, Polonia y Brasil", denuncia la organización que elaboró la Expression Agenda (XpA) una medición a partir del análisis del mundo digital, los derechos cívicos, el ecosistema de medios, la protección de quienes abogan por estos derechos y la transparencia de las entidades públicas.

El artículo 13 ha sido resaltado frecuentemente durante los últimos días. Según este, "toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado". Pero mientras más de 150 páises firman el Pacto Mundial para la Migración en Marrakech, Marruecos, Rodrigo Ubilla, secretario del interior de Chile se expresó en contravía del evento: "Nosotros decimos que la migración no es un derecho humano. El derecho lo tienen los países de definir las condiciones de ingreso de los ciudadanos extranjeros", afirmó el funcionario.

El debate sobre el carácter universal de los Derechos Humanos

El pasado 7 de diciembre, en Nueva York, la organización ADF internacional, que aboga por la libertad de cultos, organizó un debate para analizar las amenazas a la Declaración Universal de Derechos Humanos. En el panel, Mary Ann Glendon, docente de la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard, resaltó que la Declaración ha sido un proyecto constantemente amenazado.

“El proyecto de los Derechos Humanos ha sido amenazado desde el inicio por un número de preguntas que nunca se han resuelto finalmente. ¿Cómo pueden ser universales los Derechos Humanos en un mundo tan políticamente diverso? ¿Qué se debe hacer cuando los derechos fundamentales chocan entre sí?”, cuestionó la académica.

La investigadora añadió que la Declaración no buscaba la homogeneidad, y fue flexible para responder a distintas necesidades, “pero no tan maleables como para que cualquier derecho pudiera ser completamente ignorado o subordinado”.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.