Saltar al contenido principal

Yemen: el Gobierno y los rebeldes hutíes aprobaron un cese el fuego en Hodeida

El jefe de la delegación hutí, Mohammed Abdul-Salam, y el ministro de Exteriores yemení, Khalid al-Yamani, se estrechan la mano junto al secretario general de la ONU, António Guterres, en el cierre de las conversaciones de paz para Yemen en Rimbo, Suecia, el 13 de diciembre de 2018.
El jefe de la delegación hutí, Mohammed Abdul-Salam, y el ministro de Exteriores yemení, Khalid al-Yamani, se estrechan la mano junto al secretario general de la ONU, António Guterres, en el cierre de las conversaciones de paz para Yemen en Rimbo, Suecia, el 13 de diciembre de 2018. Pontus Lundahl, TT News Agency, vía Reuters

En el cierre de las conversaciones de paz en Suecia, el secretario general de la ONU, António Guterres, confirmó que las partes en conflicto acordaron el freno a las hostilidades y el retiro de tropas de la ciudad portuaria.

ANUNCIOS

En el cierre de las conversaciones de paz en Suecia, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) confirmó que el Gobierno de Yemen y los rebeldes hutíes acordaron un cese el fuego en la ciudad portuaria de Hodeida y se comprometieron a llevar a cabo una nueva ronda de diálogo en enero de 2019.

El secretario general de la ONU, António Guterres, se sumó a la mesa de negociaciones en Rimbo, a las afueras de Estocolmo, este jueves 13 de diciembre y fue el encargado de anunciar el acuerdo, que, según explicó, implicará "una redistribución neutral de fuerzas en el puerto y la ciudad y el establecimiento de un alto el fuego en toda la provincia".

A partir de este entendimiento, las tropas de la coalición árabe, que se concentran a las afueras de Hodeida, y las de los rebeldes hutíes, que controlan el puerto, saldrán de ese punto estratégico, que pasará a estar bajo el mando de las fuerzas locales.

Asimismo, en el estratégico puerto en el Mar Rojo, Guterres explicó que la ONU asumirá un rol importante. A partir de este compromiso, podrían abrirse corredores humanitarios para permitir el ingreso de ayuda a la zona y mejorar las condiciones de vida de los yemeníes.

En este sentido, Guterres consideró el acuerdo como "un progreso real" y "un gran paso" para el pueblo yemení, a la vez que se esperanzó con profundizar la búsqueda del fin de la guerra iniciada hace casi cuatro años en la próxima ronda de diálogos, que se realizará en enero del próximo año en una ciudad a definir.

El titular de la ONU también destacó otros pactos alcanzados en Suecia, como el de intercambiar una lista de más de 16 mil prisioneros para estudiar un posible canje.

Luis Fleischman: "tanto a Arabia Saudita como Irán les conviene parar este conflicto"

Moderado optimismo entre el Gobierno de Yemen y los rebeldes hutíes

Una mirada menos entusiasta entregó el ministro de Exteriores yemení, Khalid al Yamani, quien lamentó no haber alcanzado un acuerdo más significativo para mejorar la economía de Yemen, que se encuentra colapsada tras casi cuatro años de guerra.

Por su parte, el vocero de los rebeldes hutíes expresó su satisfacción por los acuerdos alcanzados en Suecia y destacó que, en principio, la ONU asumirá un rol importante en el aeropuerto de Saná, que llevará adelante chequeos de seguridad e inspecciones.

La ronda de diálogos de Suecia significó el primer encuentro entre las partes en conflicto en dos años y un paso adelante luego de que las conversaciones que la ONU intentó llevar adelante en Ginebra en septiembre fracasaran por la ausencia de los rebeldes hutíes.

La guerra en Yemen comenzó a finales de 2014, cuando los rebeldes hutíes, que tienen el respaldo de Irán, tomaron el control de la capital Saná. Y la situación se amplificó en marzo de 2015, con la intervención de la coalición de los países árabes, liderada por Arabia Saudita, que recibe armas de Estados Unidos y otros países occidentales.

Actualmente, los hutíes controlan la mayoría de los centros poblacionales de Yemen, incluyendo Saná, mientras que el gobierno se focaliza en el puerto sur de Adén.

El conflicto ha desatado lo que la ONU considera la peor crisis humanitaria de la historia, con 14 millones de yemeníes en riesgo de inanición.

Altos diplomáticos se sumaron a las conversaciones en Suecia para impulsar el acuerdo

Además de la llegada de Guterres, el cierre de las conversaciones también contó con la presencia de los ministros de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

De hecho, el canciller británico, Jeremy Hunt, mantuvo encuentros con representantes del gobierno yemení y los rebeldes hutíes en las conversaciones.

En tanto, el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, informaría las conclusiones de las conversaciones en Suecia ante el Consejo de Seguridad de la ONU este viernes 14 de diciembre.

Cabe destacar que los países de occidentes, aliados de la coalición saudí, han endurecido su postura sobre la guerra de Yemen y han ejercido una creciente presión para el cese del conflicto.

Para los países árabes, la "presión militar" fue clave en el acercamiento

A través de Twitter, el ministro de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, celebró los entendimientos alcanzados entre el gobierno yemení y los rebeldes hutíes y atribuyó los progresos a la “presión militar” ejercida por la coalición árabe y las fuerzas oficiales.

"El progreso diplomático fue posible por la presión militar constante contra los hutíes en el mar Rojo y alrededor de Hodeida", consideró Gargash.

Por su parte, el embajador de Arabia Saudita para Yemen, Mohammed al-Jaber remarcó que los acuerdos alcanzados bajo el respaldo de la ONU requerirán el retiro de las tropas hutíes del puerto de Hodeida.

Al-Jaber subrayó que los acuerdos, dependen de que los hutíes “se retiren de la ciudad y el puerto de Hodeida, así como de Taiz, y la liberación de miles de detenidos y prisioneros”.

Con Reuters, EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.