Saltar al contenido principal

La rusa Maria Butina se declara culpable de conspirar contra EE.UU.

Maria Butina, la presunta agente encubierta rusa que fue detenida en Estados Unidos el pasado julio, durante una reunión de expertos en Moscú (Rusia). Imagen de archivo sin fechar.
Maria Butina, la presunta agente encubierta rusa que fue detenida en Estados Unidos el pasado julio, durante una reunión de expertos en Moscú (Rusia). Imagen de archivo sin fechar. EFE

La ciudadana rusa aceptó hoy ante una jueza haber cometido el delito de conspirar contra EE.UU. y espiar sus círculos de poder en connivencia con funcionarios rusos.

ANUNCIOS

Maria Butina, detenida en julio por las autoridades estadounidenses, ha declarado este 13 de diciembre ante la jueza del caso, Tanya Chutkan, para rectificar su posición inicial de declararse inocente y aceptar así cooperar con la Justicia. La sentencia podría acarrearle una condena de cinco años y la deportación una vez cumplido el castigo.

La acusada, de 30 años, habría tejido una red de contactos e influencias en EE.UU. entre marzo de 2015 y julio de 2018 para beneficiar al Kremlin.

La espía se infiltró en los más altos círculos de poder

Butina aterrizó en 2016 a territorio estadounidense con una visa de estudiante. A raíz de esa llegada a Washington, las autoridades de EE.UU. empezaron a seguirle la pista.

Según la investigación, la ciudadana rusa logró entrar en los círculos más poderosos de la política estadounidense, especialmente por el lado republicano. Butina llegó a codearse con los dirigentes de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), uno de los lobbies más influyentes del país.

Los contactos los habría logrado a través de un alto funcionario ruso para el cual trabajaba en el país europeo, con el objetivo de establecer canales de comunicación informales de cara a las elecciones presidenciales de 2016 y trabajar por los intereses rusos en EE.UU.

El presidente ruso Vladimir Putin niega cualquier vínculo con Butina

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha negado en todo momento cualquier relación entre la inteligencia rusa y Maria Butina. "Cuando me enteré de lo que le ocurrió pregunté inmediatamente a los jefes de nuestros servicios especiales quién era. Nadie sabe absolutamente nada de ella, salvo algunos en el Consejo de la Federación (Senado), donde al parecer ella había trabajado para uno de los senadores. Eso es todo", sostuvo el mandatario.

De hecho, ante la noticia de su detención en julio, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia la llegó a considerar como una “presa política”.

La voluntad de cooperación de Butina podría llevar a esclarecer el alcance de los intentos de Moscú para influir en la política nacional de EE.UU., especialmente durante la campaña presidencial de 2016 que llevó al republicano Donald Trump al poder.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.