Saltar al contenido principal
Arte+France 24

Tres retratos del hippismo en el siglo XXI

Con 100.000 habitantes y 35.000 estudiantes, Boulder (Colorado) es famosa por ser la cuna de numerosos movimientos de protesta estadounidenses, especialmente durante la Guerra de Vietnam. Hoy, los hippies de ayer se han aburguesado, pero su estilo de vida ha marcado compañías como Google.
Con 100.000 habitantes y 35.000 estudiantes, Boulder (Colorado) es famosa por ser la cuna de numerosos movimientos de protesta estadounidenses, especialmente durante la Guerra de Vietnam. Hoy, los hippies de ayer se han aburguesado, pero su estilo de vida ha marcado compañías como Google. ARTE

Afincados en valores como la noviolencia o el ambientalismo, muchas comunidades siguen identificándose como hippies y reivindican su movimiento a pesar de los giros del nuevo siglo.

ANUNCIOS

Desde Boulder, Colorado, en Estados Unidos, hasta San Marcos Sierras, en Córdoba, Argentina, el hippismo se instaló en pequeñas comunidades hace más de cuarenta años y sus huellas han dejado un legado hasta hoy. Las protestas contra la Guerra de Vietnam en los 60, la promoción de la noviolencia, el ambientalismo o la liberación sexual tienen otro significado en el siglo XXI, y aunque ya no hay movilizaciones masivas, distintos familias y comunidades han encontrado la forma de apropiar estos y otros principios a sus vidas.

En un artículo para el medio argentino 'Página 12', Guido Piotrkowski describe a San Marcos Sierras como un sitio "encantador" en el que los visitantes pueden encontrar masajes alternativos, miel y otros productos orgánicos. Además de los paisajes paradisiacos, la nota habla de un Museo de los Hippies con reliquias del movimiento sesentero.

Según una investigación realizada por los geógrafos argentinos Fabián Claudio Flores y Maximiliano Elías Oviedo, la llegada de migrantes en la última década a este municipio de la provincia de Córdoba, transformó el turismo y las principales actividades económicas de la región. Allí se ha instalado lo que ellos denominan un turismo "new age" en el que las prácticas esotéricas, el contacto con la naturaleza o la meditación hacen parte de las actividades principales.

Oviedo y Flores también describen lo que eso ha significado para los pobladores tradicionales: los indígenas henen, conocidos como comechingones, los campesinos descendientes de los migrantes europeos de comienzos del siglo XX y los hippies que empezaron a llegar desde comienzos de los 60. El foco de la investigación de Oviedo y Flores se encuentra en el turismo, pero también apuntan que "el turismo new age representa por un lado, una manifestación más amplia de un cambio social".

Boulder, Colorado, una colonia hippie burguesa

En un reportaje para ARTE, Vladimir Vasak cuenta que en esta localidad, situada a una hora de Denver, la capital del estado, y a los pies de las montañas rocosas. En una ciudad que fue protagónica para los asentamientos de comunidades hippies hoy hay una sede de oficinas de Google con cerca de 1.00 empleados, Apple planea abrir también una sede en la ciudad en los próximos años y allí funciona Naropa, una universidad budista que se especializa en las ciencias sociales a partir de la meditación o el mindfulness.

Pero este estilo de vida, alineado con prácticas orientales que han logrado tener impacto en el mundo empresarial, también ha disparado el costo de la vida en la ciudad.

"Tuvimos una inundación muy grave y tuvieron que venir a ayudarnos de otros pueblos porque los bomberos no podían vivir en Boulder", cuenta el músico Otis Taylor, una de las personas entrevistadas por Vasak.

El reportaje de ARTE describe una zona en la que los hippies de antaño encontraron estilos de vida acomodados en el consumo y el mercado, aunque conservaron otros principios tradicionales del movimiento como el ambientalismo, la meditación o la búsqueda de la paz.

Tres generaciones de hippies en Nuevo México

En un rancho en el estado fronterizo de Nuevo México, Estados Unidos, al menos 20 personas viven de forma permanente alrededor de un estilo de vida comunitario, en el que se discute entre todos cómo administrar las huertas o cómo limpiar los espacios comunes. La realizadora Beverly Seckinger retrató su estilo de vida en el documental 'Hippie Family Values', en el que se entremezclan las historias de los primeros en llegar, hace 40 años, sus hijos (muchos de los cuales se van y vuelven al rancho) y los nietos que nacen en las casas construidas por ellos mismos.

Dulcie, hija de una de las fundadoras de la colonia y una de las protagonistas del documental, a veces duda de la decisión que ha tomado. Se cuestiona si se está perdiendo del mundo "capitalista" y el "estilo de vida urbano", pero resalta que "es maravilloso tener un lugar en el que el dinero no es parte del sistema casi en absoluto". Sin embargo, cuentan con su propia economía, y de alguna forma cada miembro de la comunidad debe hacer algo para subsistir, pero su vida no gira en torno a esa búsqueda.

Al margen de todas estas historias, los alucinógenos y la marihuana siguen siendo un punto en común, aunque no totalmente protagónico. En Colorado se precian de ser uno de los primeros estados de E.UU. que legalizó la marihuana con fines recreativos en 2014. De la mano del consumo ha crecido la industria y la producción y la conexión espiritual de los 60 es un negocio muy rentable para muchos cultivadores legales en el siglo XXI.

Pero en estas nuevas colonias incluso esos hábitos cambian. Dulcie cuenta que "es difícil rebelarse" cuando desde niña vio a su madre fumar marihuana, y su esposo afirma que muchos de los hijos de padres hippies que conoce no se interesaron por la marihuana.

El hippismo se ha repensado en estas y otras comunidades. Además de la moda y la industria musical, el movimiento marcó el estilo de vida de muchas sociedades a las que impactó. La contracultura y la oposición al sistema adquiere nuevos matices ahora que unos reivindican el uso de energías renovables con la venta de lujosas casas rodantes.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.