Francia - Protesta

Francia se prepara para el quinto sábado de protesta de los 'chalecos amarillos'

Un 'chaleco amarillo' con una bandera francesa durante el desmantelamiento de una zona de ocupación cerca de la autopista A2 París-Bruselas, en Fontaine-Notre-Dame. Francia, 14 de diciembre de 2018.
Un 'chaleco amarillo' con una bandera francesa durante el desmantelamiento de una zona de ocupación cerca de la autopista A2 París-Bruselas, en Fontaine-Notre-Dame. Francia, 14 de diciembre de 2018. Pascal Rossignol / Reuters

El movimiento espera mantener la presión sobre el Ejecutivo en su quinta jornada nacional de protesta. En un mes, esta ola de descontento sacudió el escenario político y parece ignorar el llamado a la calma del presidente.

Anuncios

Se cuestionó la legitimidad de la organización de una nueva marcha, debido a los acontecimientos de Estrasburgo. No obstante, el “acto V” de los 'chalecos amarillos' tendrá lugar. En las glorietas ocupadas, los efectos de los anuncios de Emmanuel Macron fueron limitados, pero el movimiento tendrá que comprobar nuevamente su fuerza en las calles.

Desde Bruselas, el inquilino del Elíseo respondió a los que quieren verlo dimitir. “De ninguna manera lo que pasó puede cuestionar una elección democrática que se dio hace 18 meses”, aseveró el mandatario, quien llamó a los 'chalecos' a participar en las próximas elecciones, europeas y locales, para expresarse. “Pienso que hoy nuestro país necesita calma, necesita orden, necesita recuperar un funcionamiento normal”, agregó.

“Traje una respuesta” a las demandas del movimiento, afirmó también Emmanuel Macron, a raíz de las medidas que lanzó el pasado lunes y que considera “fuertes” e idóneas para influir sobre el “poder adquisitivo de los trabajadores”. “Creo que el sentido del interés general conducirá a cada uno a participar en un debate nacional, a intercambiar con sus alcaldes, para formular propuestas políticas y sinceras”, añadió el presidente, con el fin de promover el diálogo que pretende impulsar en las próximas semanas, pero cuya modalidad aún no es clara.

Los 'chalecos amarillos' no prevén desarmar su movilización pese a los anuncios del presidente

“Pienso que el señor Macron no se da cuenta de la situación, es un movimiento del sufrimiento, es un movimiento inédito dentro del cual la gente ya no tiene nada que perder”, dijo Jean-François Trotet a la agencia Reuters, cerca de la glorieta que ocupa junto a sus compañeros 'amarillos' cerca de Gallion, a una hora de París. De hecho, Jean-François se sumará a un grupo que manifestará este sábado 15 de diciembre en la capital, “sinceramente no será con gran entusiasmo (…) pero voy por mis hijos”, agregó.

Luego de varias jornadas de violencia, las autoridades prevén un dispositivo de fuerza pública similar al desplegado la semana pasada, es decir, unos 8.000 policías y 16 vehículos blindados, entre otras medidas, para responder a los miles de 'chalecos amarillos' que llegarán hasta París y garantizar así la protección de monumentos y avenidas donde se levantaron barricadas en los pasados “actos”.

Este viernes, varios sindicatos salieron a las calles. Trabajadores del sector público, de los transportes, estudiantes y profesores, al menos 15.000 en la capital según datos de la Confederación General del Trabajo, reclamaron un incremento de los salarios, entre otras reivindicaciones.

El movimiento social resalta la búsqueda de la “unión de las luchas” a través de los 'chalecos amarillos', pese a que éstos sean motivados por razones ajenas a su marco de acción. Queda por ver qué tanto convergerán los intereses este sábado.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24