Saltar al contenido principal
La Entrevista

Isaac Hernández: “sentía la responsabilidad de desarrollar esta carrera”

Para el ganador del premio Benoise De La Danse -equivalente al ´Oscar´ dentro del mundo del ballet clásico- el respaldo recibido por su familia ha sido fundamental para imponerse y superar una serie de retos. Con tan sólo 28 años ha sido capaz de hacer vida en los mejores escenarios de Estados Unidos, Europa y su México natal.

Anuncios

Proviene de una familia de bailarines: su padre y su madre formaron parte de una de las compañías más prestigiosas de este género. Sin Embargo, Isaac Hernández, nacido en Guadalajara, México, ha tenido que exigirse para ser consagrado en la actualidad como uno de los mejores dentro del ballet clásico, hecho que respalda el premio obtenido en París.

“Haber obtenido el premio es algo con lo que siempre sueñas pero que no te atreves a decirlo en voz alta (…) En México, (el ballet) no es un arte muy popular, pero tuve mucha suerte de venir de una familia de bailarines. Mis papas querían hacer las cosas de una manera diferente”, dijo durante una conversación con la periodista de France 24, Natalia Ruíz.

Está desde su niñez inmerso en el mundo del ballet. Tras viajar a Estados Unidos, donde inicia su carrera, recibe la recomendación de viajar a París y es allí cuando se aprecia de mejor manera su don para la actividad.

“Al llagar a la Ópera de París, con 11 años, observamos que tenía un desarrollo técnico superior al de un niño de mi edad. En ese momento entendimos que podía tener una carrera internacional y que era necesario salir de México para desarrollarme”, agregó Hernández.

En un momento particular, la aparición de un dolor en su organismo, que resultó ser una hernia discal, le obligó a dar un extra en su carrera. Desde ese entonces cambió su manera de pensar y decidió aplicar una mayor disciplina para conservar su cuerpo.

Consagrado como uno de los mejores bailarines a nivel internacional, ha mantenido una conexión con México. Además de sus presentaciones, en las cuales ha logrado llenar el Auditorio Nacional en varias ocasiones, desarrolla un proyecto que busca motivar a los jóvenes hacia la disciplina sobre la base que "es una profesión y se puede vivir de ello".

“A través de Despertares (su proyecto) hemos dado un espacio a las personas para que conozcan lo que hay en el mundo del ballet. Contamos con una academia con más de 500 alumnos (…) Me parece muy importante porque permite que mi profesión trascienda”, destacó el joven.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.