Crisis política

Primer ministro belga renuncia por el Pacto migratorio de la ONU

Charles Michel perdió el apoyo de los independentistas flamencos tras apoyar el Pacto migratorio de la ONU.
Charles Michel perdió el apoyo de los independentistas flamencos tras apoyar el Pacto migratorio de la ONU. Stephanie Lecocq / EFE

El gobierno de Charles Michel perdió el apoyo del partido más votado en las elecciones del 2014 debido a su determinación de suscribir el Pacto migratorio de la ONU.

Anuncios

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, anunció su dimisión tras conocer la moción de confianza que promovían contra él los partidos socialistas flamenco, SP.A, y francófono, PS. “He constatado que mi llamamiento no ha convencido. No he sido escuchado. Debo respetarlo y tomar nota de la situación”, dijo el político liberal ante la Cámara de Diputados.

La crisis del gobierno liderado por Michel llevaba un poco más de una semana, y fue desencadenada por el Pacto mundial sobre la migración promovido por la ONU. El pasado 9 de diciembre, el partido independentista flamenco NVA anunció su salida del ejecutivo debido a la intención de Michel de apoyar este pacto. La salida de este partido, el más votado en las elecciones del 2014, obligó al primer ministro a buscar otros apoyos.

Michel había pedido a los parlamentarios formar una “coalición de buena voluntad”, para trabajar sobre tres temas específicos: poder adquisitivo, clima y seguridad. La intención era darle continuidad a su gobierno hasta el 26 de mayo, fecha prevista inicialmente para las próximas elecciones federales. Sin embargo, su propuesta no fue suficiente para convencer a la oposición.

Esta nueva crisis del gobierno belga recuerda la que vivió ese país europeo entre junio del 2010 y diciembre del 2011. Fueron más de 500 días de parálisis gubernamental, con lo que la nación sede de la Unión Europea rompió el récord del mayor tiempo de un país sin gobierno. La crisis terminó el 6 de diciembre, cuando fue elegido el socialdemócrata Elio Rupo como primer ministro.

El Pacto migratorio de la ONU, la manzana de la discordia

Así como sucedió con otros partidos y gobierno populistas o de extrema derecha en el resto del mundo, liderados por Donald Trump en Estados Unidos, los independistas flamencos se opusieron rotundamente a que Bélgica apoyara el Pacto migratorio. En el marco de la cumbre de la ONU, que se celebró la semana pasada en Marrakech, algunos de los miembros más destacados de la NVA le exigieron a Michel que se opusiera al Pacto.

El primer ministro se mantuvo en su decisión de apoyar el Pacto por una migración “segura, ordenada y regular", un acuerdo no vinculante que fue aprobado por unos 150 países. Aunque el Parlamento belga apoyó a Michel en su decisión, fue el detonante para la desestabilización de su gobierno.

Entre los países que decidieron no apoyar el Pacto se encuentran varios europeos como Austria, República Checa, Hungría, Letonia, Polonia y Eslovaquia. También lo rechazaron Estados Unidos, Australia y Chile. Precisamente en Bruselas se registraron protestas de la ultraderecha contra el Pacto, en las que, según la policía de la ciudad, participaron unas 5.500 personas y se registraron algunos hechos violentos.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24