Saltar al contenido principal
Especial noticias

Brexit, el gran reto para el Gobierno de Theresa May durante el 2018

Llevar adelante el proceso de separación de Reino Unido de la Unión Europea ha generado una serie de consecuencias para la primera ministra británica, Theresa May. En el especial de France 24 analizamos junto a un experto las razones que han dificultado la salida, el por qué algunos legisladores se oponen al acuerdo alcanzado con Bruselas y las posibilidades que tiene de llevar adelante un Brexit sin acuerdo.

Anuncios

El 29 de marzo de 2019 se podría formalizar la salida del Reino Unido de la Unión Europea, un proceso que inició hace poco más de dos años cuando en junio de 2016 alrededor del 52 % de los británicos votaron en un referendo por la opción de retirarse del bloque europeo.

Desde ese entonces el camino no ha sido sencillo para Theresa May y su Gobierno. En dicho lapso ha tenido que afrontar la arremetida de la oposición, liderada por el Partido Laborista, así como con la renuncia de varios de los integrantes de su gabinete, entre ellos dos ministros encargados del Brexit y el titular de relaciones exteriores.

El mayor obstáculo para May ha sido el poder lograr un acuerdo con la Unión Europea, un proceso que llevó cerca de dos años de negociaciones y obligó a Reino Unido a realizar varias concesiones.

"Las dificultades han surgido porque Theresa May partió de la base de que no quería una unión aduanera, no quería que Reino Unido siguiera formando parte del mercado único y no quería la jurisdicción de justicia de la Unión Europea. Ello ha dificultado la presentación de un acuerdo ante el Parlamento británico", dijo Alex De Ruyter, director de estudios sobre el Brexit en la Universidad de Birmingham en Reino Unido durante una conversación con la periodista Natalia Plazas.

Un difícil aspecto dentro de las negociaciones entre Londres y Bruselas ha sido la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, una de las cuatro naciones del Reino Unido. Vale recordar que el acuerdo de viernes santo fue clave para concluir el conflicto en Irlanda del Norte. Es por ello que se han buscado alternativas y soluciones que eviten el regreso de una frontera dura en la isla de Irlanda.

"Han intentado explotar alternativas para evitar una frontera dura, también se manejó la posibilidad de que Irlanda siga perteneciendo a la unión aduanera, se ha hablado mucho. También se propusieron soluciones tecnológicas, especialmente del lado de los probrexit, pero estas no han sido probadas o aplicadas en ningún lugar del mundo", dijo el especialista.

Theresa May, retrasó para el 14 de enero de 2019 la votación en el Parlamento del acuerdo alcanzado con Bruselas en noviembre de 2018 ante la posibilidad de que este sea rechazado. A pesar de ello, no existe la seguridad de que en la nueva fecha pueda recibir el respaldo de la Cámara de los Comunes, por lo que la posibilidad de un brexit sin acuerdo persiste en el ambiente.

"Hay una clara posibilidad de que no haya acuerdo. Aunque el parlamento haga propuestas de enmienda el gobierno ese el que tiene que hacer las negociaciones y responder", explicó De Ruyter durante la conversación con France 24.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.