Yemen - Guerra

El fuego no cesa en Yemen

Un hombre camina cerca de su casa, destruida en un ataque aéreo llevado a cabo por la coalición liderada por Arabia Saudita, en la aldea de Faj Attan, Saná, Yemen , el 13 de diciembre de 2018.
Un hombre camina cerca de su casa, destruida en un ataque aéreo llevado a cabo por la coalición liderada por Arabia Saudita, en la aldea de Faj Attan, Saná, Yemen , el 13 de diciembre de 2018. Mohamed al-Sayaghi / Reuters

Pese a la tregua acordada entre el Gobierno y los rebeldes hutíes, siguen los combates en los alrededores del puerto estratégico de Hodeida. Lo acordado entre ambos bandos en Suecia se enfrenta a la complejidad del terreno.

Anuncios

Las armas tenían hasta la medianoche local para silenciarse. Sin embargo, una fuente cercana al Gobierno reportó nuevos combates en Hodeida, ciudad costera del oeste yemení. Una situación que podría hacer peligrar lo acordado en Estocolmo el jueves 13 de diciembre, que fue el avance diplomático más significativo en cuatro años de guerra.

Unas horas antes de la hora límite, la comandancia del Ejército yemení ordenó a sus tropas cesar las hostilidades, al igual que la coalición que dirige Arabia Saudita.

En 2015, en respuesta a la desmedida de un Ejecutivo que no pudo hacer frente a las ofensivas de los rebeldes hutíes, Riad lanzó su operación “tormenta decisiva”.

Las consecuencias de esta intervención fueron desastrosas. Con un efecto limitado sobre el poder de la insurgencia en el país, empujó a millones de personas en una crisis humanitaria, calificada como la “peor del mundo” por Naciones Unidas.

Una intervención saudita caótica

El creciente descrédito internacional de Arabia Saudita a raíz del asesinato del periodista Jamal Khashoggi fue uno de los factores que favoreció una posible restauración de la calma en este conflicto que parecía haber sido olvidado por todo el mundo.

Hodeida, principal lugar de entrada de las importaciones, cruciales para la sobrevivencia de los yemeníes, se convirtió meses atrás en el blanco de ambos bandos, con combates cada vez más violentos.

Apenas aterrizaron las delegaciones del Gobierno y de los hutíes, se multiplicaron los ataques aéreos y los enfrentamientos en las cercanías del puerto. El 16 de diciembre se reportaron unos 29 combatientes muertos.

El enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, instó a las partes cumplir con lo planteado en las discusiones exploratorias, que constituyen la única salida tangible de esta crisis. Un avance que llegó luego de dos intentos de diálogos fallidos.

Los enfrentamientos ocurridos después de la tregua anunciada hacen surgir dudas sobre el control real de los dirigentes sobre sus tropas en el campo de batalla.

Con AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24