Saltar al contenido principal
El Debate

¿Cómo llegó Nicaragua a poner en entredicho su estabilidad?

El origen de la crisis social y política en el país se remonta a las marchas de abril, en contra de una reforma de las pensiones. Pero hoy el reclamo contra el presidente Daniel Ortega es mucho mayor, hasta el punto de culparlo de la muerte de cientos de personas.

ANUNCIOS

‘Crisis’ ha sido la palabra repetida para describir a Nicaragua a lo largo de 2018. En un inicio se trató de una crisis política, propiciada en abril por un intento de reforma del sistema de la seguridad social, que derivó en numerosas manifestaciones.

Sin embargo, este reclamo se transformó en crisis social, tras el fallecimiento de varios manifestantes en manos de la policía. Desde ese entonces, pese a que el presidente Daniel Ortega cedió en modificar o reelaborar dicho decreto, cientos de ciudadanos nicaragüenses han exigido una solución clara: la salida de Ortega, bajo el argumento de más de 300 muertes y al menos 600 presos durante aquellas protestas.

Por estos hechos, el Gobierno nicaragüense recibió una condena internacional por “autoritarismo”, que se ha agravado con las denuncias de violación de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, según un informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), presentado el 21 de diciembre.

Para el mandatario Daniel Ortega, estas acusaciones y manifestaciones, que no han cesado desde abril, tienen que ver con “un intento de golpe de Estado planificado”. Para parte de la ciudadanía, la única salida posible es la convocatoria de unas nuevas elecciones, que pongan fin al conflicto.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.