Saltar al contenido principal
España

En medio de protestas, Pedro Sánchez se reúne con su gabinete en Barcelona

Manifestantes catalanes protestan frente a los Mossos d'Escuadra en contra de la reunión del gabinete español en Barcelona el 21 de diciembre de 2018.
Manifestantes catalanes protestan frente a los Mossos d'Escuadra en contra de la reunión del gabinete español en Barcelona el 21 de diciembre de 2018. Albert Gea / Reuters
4 min

El presidente del Gobierno Español Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat de Cataluña Quim Torra se reunieron en Barcelona. Este viernes, Sánchez realiza una reunión con su gabinete mientras los pro independentistas protestan.

Anuncios

En julio, luego de asumir la presidencia, Pedro Sánchez se reunió con Joaquim “Quim” Torra en Madrid. Pero la del pasado jueves 20 de diciembre fue su primera reunión en territorio catalán. En las calles está fresca la reacción del gobierno central en octubre de 2017 luego del fallido referendo independentista por el cual están siendo procesados varios políticos catalanes.

Este viernes Pedro Sánchez adelanta la reunión de su gabinete en Barcelona y continúan las protestas de los pro independentistas en las calles. En distintos puntos de la capital catalana hay choques entre los manifestantes y la policía nacional.

Las conclusiones de la reunión entre Sánchez y Torra

Cuando el gobierno central anunció a finales de noviembre que aprovecharía la ocasión del consejo de ministros del 21 de diciembre para reunirse con el gobierno catalán, Quim Torra negó que conversaría con Sánchez. Pero la disposición al encuentro cambió con el paso de los días.

Este jueves 20, Torra recibió a Sánchez en el palacio de Pedralbes en Barcelona. De su conversación se hicieron visibles las diferencias entre el presidente del Gobierno Español y el mandatario de la Generalitat.

“Es un buen primer paso”, afirmó el presidente Sánchez en un evento luego de la reunión. El mandatario dijo que con Torra buscaba “hablar de lo que le importa a la ciudadanía, de su cotidianidad” y añadió que su interés se enfoca en “reducir la conflictividad entre instituciones”.

En un discurso que transitó de español al catalán, Torra, por su parte, aclaró los puntos que abordó con el presidente Sánchez. “Todos se sienten representados, primero, en que nos sentimos republicanos, que no consideramos la monarquía como una institución de nuestro país. Segundo, no creemos que la represión sea una herramienta para ser usada en el siglo XXI, menos en 2018. Tercero, los catalanes también piensan que el conflicto político en Cataluña se debe resolver política y democráticamente por medio de un referendo de autodeterminación”, afirmó el presidente de la Generalitat de Cataluña.

Para Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública del Gobierno de España, el encuentro supone la normalización de las relaciones entre las dos autoridades. "La solución política vendrá de la mano de conseguir un consenso, transversal, significativo, que represente un grande porcentaje de la sociedad catalana. Y esto, desde nuestro punto de vista, pasa por acordar entre las fuerzas políticas catalanas este consenso", añadió la ministra.

La oposición a la reunión del gabinete español en Barcelona

A la espera de un pronunciamiento oficial luego del Consejo de Ministros, los pro independentistas han bloqueado decenas de vías en Cataluña. Entre otras, la autopista AP-7, que bordea la costa mediterránea, está cerrada por las manifestaciones.

Las protestas están convocadas por los llamados Comités de Defensa de la República (CDR), que han quemado neumáticos en medio de las vías o han colocado troncos de árboles cortados.

El gabinete del socialista Pedro Sánchez aprobará hoy en Barcelona una serie de medidas de marcado contenido social, como la subida del salario mínimo de un 22%, o el incremento del sueldo de los funcionarios públicos para 2019 en un 2,25%.

Los manifestantes han chocado en algunos puntos de la ciudad con los Mossos d’Escuadra. La policía ha reportado siete arrestos y, en general, las protestas avanzan de forma pacífica. Para Joan Toll, un manifestante de 44 años, muchos catalanes están frustrados por la falta de avances hacia la independencia luego del fallido referendo de 2017.

“Si usted piensa en lo que ha pasado en el último año, no hemos logrado nada. Solo recibimos más represión”, afirmó Toll.

La visita de Sánchez es recibida como una forma de limitar las pretensiones independentistas de la región, pero también ha sido interpretada como un intento de lograr el respaldo de los partidos pro independentistas catalanes para asegurar la continuidad de su gobierno.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.