Saltar al contenido principal

La Unión Europea está un paso más cerca de prohibir los plásticos de un solo uso en 2021

Varias personas protestan frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia, ante la votación para prohibir los plásticos de un solo uso, el 23 de octubre de 2018.
Varias personas protestan frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia, ante la votación para prohibir los plásticos de un solo uso, el 23 de octubre de 2018. Frederick Florin / AFP

El Parlamento y el Consejo Europeo alcanzaron un acuerdo provisional para prohibir diez productos plásticos de un solo uso en la Unión Europea. Pitillos, cubiertos desechables o hisopos para los oídos no se podrían usar a partir de 2021.

ANUNCIOS

Es un avance en la lucha para frenar la contaminación de los océanos e impulsar una economía más sostenible en la Unión Europea. El acuerdo provisional aprobado el 19 de diciembre en Bruselas le pone fecha de caducidad a 10 objetos de plástico de un solo uso, los mayores contaminantes de océanos y playas en el mundo: hisopos para los oídos, cubiertos plásticos, platos y vasos desechables, envases de alimentos hechos de poliestireno, pitillos o pajitas plásticas, agitadores de bebida, palos plásticos para globos y los objetos hechos con el llamado plástico oxodegradable.

A partir de 2021, estos productos no podrán venderse cuando existan alternativas sostenibles fácilmente disponibles y asequibles. Los contenedores plásticos para bebidas solo podrán comercializarse siempre y cuando las tapas o tapones estén unidas al cuerpo del envase.

Los países de la UE tendrán que reciclar el 90 % de las botellas plásticas

La propuesta incluye regulaciones que se aplicarían a otros productos que, aunque no estarían prohibidos, serían sometidos a requisitos que reduzcan el contenido plástico de los envases y que incluyan en la etiqueta el contenido de este material y su adecuado manejo. Los productores de objetos hechos con plástico tendrán que ayudar a financiar los costos de limpieza y de mantenimiento debido a la contaminación plástica, incluidas las compañías de tabaco. Los Estados europeos estarán obligados a recolectar el 90 % de las botellas plásticas de un solo uso antes del 2025, con iniciativas como por ejemplo la devolución de un depósito al consumidor. Estas botellas tendrán que estar fabricadas con al menos un 30 % de plástico reciclado.

Según cifras de la Comisión Europea (CE), las nuevas medidas generarán beneficios tanto medioambientales como económicos. Entre ellos:

  • evitarán que se emitan 3,4 millones de toneladas equivalentes de CO2
  • evitarán que se produzcan daños ambientales que costarían unos 22.000 millones de euros hasta 2030
  • permitirán a los consumidores ahorrar 6.500 millones de euros

El vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, responsable de Desarrollo Sostenible, declaró que "este acuerdo contribuye verdaderamente a proteger a nuestros ciudadanos y nuestro planeta. Los europeos son conscientes de que los residuos plásticos representan un enorme problema, y la UE en su conjunto ha demostrado auténtica valentía a la hora de hacerle frente, lo cual nos convierte en líder mundial de la lucha contra los residuos plásticos en el mar".

Por su parte, el comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, afirmó que "cuando nos encontramos ante una situación en la que un año podemos llevar el pescado a casa en una bolsa de plástico y al año siguiente esa bolsa de plástico se encuentra dentro del pescado que hemos comprado, es preciso que nos pongamos a trabajar con firmeza y rapidez. Hemos dado un gran paso para conseguir reducir la cantidad de artículos de plástico de un solo uso en nuestra economía, nuestros océanos y, en última instancia, en nuestro organismo".

Para la organización ecologista Greenpeace es un paso positivo en la lucha contra los plásticos pero pide acciones más drásticas y sobre todo más tempranas para luchar contra la contaminación en la UE. Los países del bloque solo reciclan un cuarto de los 25 millones de toneladas de plástico que producen al año.

Este acuerdo provisional alcanzado el pasado miércoles era el paso que hacía falta para darle forma al texto propuesto en mayo por la CE. Es parte de la Estrategia para el Plástico, primera de carácter global en el mundo, que se adoptó a principios de 2018 con el fin de proteger a los ciudadanos y el medio ambiente de la contaminación por plásticos. El acuerdo deberá ser aprobado oficialmente por el Parlamento y el Consejo Europeo en enero de 2019 para su implementación a partir del año 2021.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.