Saltar al contenido principal

El cierre de Gobierno en Estados Unidos se prolongará al menos hasta el 27 de diciembre

Un letrero declara que el Archivo Nacional está cerrado debido al cierre parcial del Gobierno federal en Washington, D. C., EE. UU., el 22 de diciembre de 2018.
Un letrero declara que el Archivo Nacional está cerrado debido al cierre parcial del Gobierno federal en Washington, D. C., EE. UU., el 22 de diciembre de 2018. Joshua Roberts / Reuters

Las dos cámaras del Congreso levantaron sus respectivas sesiones sin haber logrado un acuerdo sobre la financiación federal, lo que prolongará el cierre del Gobierno al menos hasta el 27 de diciembre.

ANUNCIOS

Era casi seguro que un cierre parcial del gobierno de Estados Unidos se prolongaría durante las vacaciones de Navidad después de que el Senado cerrara la sesión del sábado 22 de diciembre sin romper el estancamiento del pedido del presidente Donald Trump, que busca obtener más de 5.000 millones de dólares para la construcción de un muro fronterizo con México.

Construir un muro para evitar que los migrantes ingresen ilegalmente a los Estados Unidos fue un elemento central de la campaña presidencial de Trump, pero los demócratas se oponen con vehemencia y rechazaron su solicitud de financiamiento.

El financiamiento para aproximadamente una cuarta parte de los programas del Gobierno federal, incluidos los departamentos de Seguridad Nacional, Justicia y Agricultura, expiró a la medianoche del pasado viernes y no se renovará hasta que se llegue a un acuerdo.

La ley presupuestaria necesita 60 votos para ser aprobada en el Senado

El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, anunció que los congresistas se reunirán de manera informal el lunes 24 de diciembre, en Nochebuena, y volverán al trabajo el jueves 27 a las 4:00 p. m. (hora local) para ver si su bancada republicana y la de los demócratas logran un consenso que permita reabrir el Gobierno.

McConnell dijo que el presupuesto solo se someterá a voto en el Senado cuando las negociaciones produzcan una "solución aceptable" para todas las partes, es decir, cuando la ley presupuestaria tenga garantizados los 60 votos que necesita para ser aprobada en el Senado.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, habla con los reporteros mientras camina desde la Cámara del Senado el primer día del cierre parcial del Gobierno federal en Washington, EE. UU., el 22 de diciembre de 2018.
El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, habla con los reporteros mientras camina desde la Cámara del Senado el primer día del cierre parcial del Gobierno federal en Washington, EE. UU., el 22 de diciembre de 2018. Joshua Roberts / Reuters

Los republicanos que tienen mayoría en la Cámara Alta necesitan nueve votos demócratas para aprobar el presupuesto, que para convertirse en ley debe ser rubricado por Trump.

Por el momento, la Casa Blanca se niega a ceder en sus peticiones y considera que los demócratas son los que deben "adaptarse" a lo requerido por el presidente y ceder. Sin embargo, los líderes demócratas se niegan a incluir una partida por el muro y creen que la parálisis administrativa es culpa de un "berrinche" del mandatario.

El cierre de Gobierno afecta a 800.000 trabajadores federales de EE. UU.

De los 2,1 millones de trabajadores federales de EE. UU., 800.000 dejarán de recibir su sueldo durante el cierre temporal del Gobierno, aunque lo recuperarán cuando se apruebe un presupuesto.

En esta ocasión, el cierre es parcial porque tres cuartas partes del Gobierno, incluido el Pentágono, tienen financiación hasta septiembre de 2019. Pero el impacto real del cierre de Gobierno no comenzará a sentirse hasta el miércoles 26 de diciembre porque la mayoría de los funcionarios tienen vacaciones en Nochebuena y Navidad.

Este es el tercer cierre que afronta Trump desde que llegó al poder a principios de 2017, y da cierre a una semana bastante tumultuosa para su gobierno. El repentino retiro de las tropas estadounidenses de Siria, lo que provocó las renuncias del secretario de Defensa, Jim Mattis, y el enviado especial para la coalición contra el Estado Islámico (EI), Brett McGurk.

La retirada planificada de las tropas fue ampliamente criticada, incluso por los republicanos de alto rango en el Congreso. La agitación política se sumó a los temores sobre la economía que está afectando el sentimiento de los inversores, lo que ayudó a alimentar las fuertes pérdidas en el mercado de valores el pasado viernes.

Esto no es un buen augurio para la cooperación bipartidista el próximo año, cuando los demócratas tendrán una mano más fuerte a la hora de tomar el control de la Cámara de Representantes en enero de 2019.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.