Saltar al contenido principal

¿Qué significa la renuncia del enviado de EE. UU. para derrotar al Estado Islámico?

El enviado de Estados Unidos a la coalición contra el Estado Islámico, Brett McGurk, asiste a la Conferencia Internacional de Kuwait para la Reconstrucción de Irak, en Bayan, Kuwait, 13 de febrero de 2018.
El enviado de Estados Unidos a la coalición contra el Estado Islámico, Brett McGurk, asiste a la Conferencia Internacional de Kuwait para la Reconstrucción de Irak, en Bayan, Kuwait, 13 de febrero de 2018. Stephanie McGehee / Reuters

Brett McGurk lideró la coalición global que peleó contra el Estado Islámico en Siria y luego del anuncio de Trump del retiro total del país árabe, sumó su renuncia a la del Secretario de Defensa.

Anuncios

No es una renuncia más. Para los expertos, Bret McGurk, enviado especial del presidente de Estados Unidos a la coalición global contra el Estado Islámico, fue la pieza clave en el set de alianzas que derrotó parcialmente al grupo yihadista.

Su renuncia se da unos días después de que el presidente Donald Trump anunciará el retiro de las cerca de 2.000 tropas estadunidenses que permanecen en Siria.

Y es que la decisión de Trump, aunque coherente con su promesa de campaña, tiene un impacto contundente en el balance de fuerzas del medio oriente y para sus aliados en terreno es más que una preocupación.

McGurk en un informe reciente al Departamento de Estado había escrito: “Creo que es justo decir que los estadounidenses permanecerán después de la derrota física del califato, hasta que tengamos las piezas en su lugar para garantizar que esa derrota sea duradera”.

La renuncia de McGurk se suma a la del Secretario de Defensa, Jim Mattis, quien en su carta de dimisión escribió: “las opiniones sobre cómo tratar a los aliados con respeto y también a tener en cuenta tanto a los actores malignos como a los competidores estratégicos están fuertemente sostenidas e informadas por más de cuatro décadas”.

Y aunque Trump ya había dicho que retiraría sus tropas, sus consejeros militares le aconsejaban no hacerlo. Con la salida de Estados Unidos, según ellos, se benefician los países que le disputan su influencia en la zona: Irán y Rusia. Y además deja a sus aliados estratégicos, las milicias kurdas, en una posición bastante difícil frente al ejército turco.

En un tuit reciente, el presidente Trump defendió la decisión: “¿Quiere EE. UU. ser el policía de Medio Oriente y no obtener NADA, sino gastar vidas preciosas y billones de dólares para proteger a otros que, en casi todos los casos, no aprecian lo que estamos haciendo? ¿Queremos estar allí para siempre? Es hora para que otros peleen”.

Los kurdos, los principales damnificados de la decisión de Trump

Los principales damnificados de esta decisión, sin embargo, son quienes fueron sus principales aliados en la zona: los kurdos. Sin el apoyo de Estados Unidos y con el ejército turco empujando tras la campaña sobre Afrin de Ramo Olivo, su situación es difícil.

Cuando empezó la guerra contra el Estado Islámico en Siria, Estados Unidos, con Bret McGurk a la cabeza, fue pieza clave para armar una coalición variopinta de fuerzas aliadas. Los kurdos del norte de Irak y Siria, que han buscado su autonomía por años, fueron el eje de la alianza. La esperanza de los kurdos era que Estados Unidos se sumará a su objetivo de un estado independiente luego de derrotar al Estado Islámico.

Pero no fue así. Y ahora quedan en la disyuntiva de enfrentar en una desigual guerra la ofensiva de las tropas de Erdogan o de buscar una alianza con el gobierno de Bashar al Assad para contener la ofensiva turca.

Lo cierto es que la guerra contra el grupo Estado Islámico tampoco ha terminado como anunció Trump. El grupo yihadista tiene bajo su control sectores importantes del oriente sirio y cerca de la frontera con Irak. McGurk en Siria desde la administración Obama, junto con otras agencias gubernamentales de Estados Unidos, creían que la lucha contra ese grupo estaba lejos de terminarse.

Con Reuters y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.