Guerra en Siria

La orden de EE. UU. para retirar las tropas de Siria ya estaría firmada

Soldados turcos y estadounidenses realizan la primera patrulla conjunta fuera de Manbij, Siria, el 1 de noviembre de 2018. Fotografía tomada el 1 de noviembre de 2018.
Soldados turcos y estadounidenses realizan la primera patrulla conjunta fuera de Manbij, Siria, el 1 de noviembre de 2018. Fotografía tomada el 1 de noviembre de 2018. Cortesía de Arnada Jones / U.S. Ejército / Reuters

Según un portavoz militar, el ejército de Estados Unidos en Siria viviría sus últimas horas. Washington ya habría ordenado la salida del país árabe.

Anuncios

Fue una orden sorpresiva, tanto para aliados como para competidores estratégicos de Estados Unidos. “El decreto para Siria ha sido firmado", confirmó un portavoz militar a la agencia francesa de prensa AFP.

Más de 2.000 efectivos militares se retirarían del país árabe paulatinamente, ante la petición de Turquía de no dejar un vacío de poder que ellos esperan ocupar. El gobierno de Erdogan tendría rienda suelta para atacar a los combatientes kurdos, aliados de Estados Unidos en la lucha contra la organización Estado Islámico. Para Ankara, los Kurdos, que quieren una nación propia, son terroristas.

En un comunicado el gobierno turco manifestó que ya habría un acuerdo con Washington para asegurar “la coordinación militar, diplomática y en otras áreas para evitar un eventual vacío de poder”. El presidente Trump lo confirmó vía Twitter: “El presidente de Turquía @RT_Erdogan me ha asegurado en términos muy firmes que va a erradicar lo que queda del EI en Siria. Y él es el hombre que puede hacerlo, además Turquía está “en la puerta de al lado.”

Las reacciones a la medida de Trump han venido de todos los frentes. El presidente francés, Emmanuel Macron, lamentó la decisión y agregó: “un aliado debe ser confiable.” Políticos estadounidenses, incluso del mismo partido, criticaron la decisión. En el ejército estadounidense expresaron su alarma ante la idea de dejar solos a los socios kurdos.

Y no es para menos. Estados Unidos, con Brett McGurk, Enviado especial para la coalición que enfrentó al Estado Islámico, a la cabeza; armó un set de alianzas en Siria. La ficha clave fueron los kurdos que hoy quedan a merced de sus enemigos.
La decisión de Trump es tan polémica que provocó la renuncia de dos altos mandos militares, el mismo McGurk que han llamado como el “Lawrence de Kurdistán” y Jim Mattis, férreo secretario de Defensa.

Mutlu Civiroglu, analista de asuntos kurdos, dijo a AFP: “esta retirada abrirá el camino para que Turquía comience sus operaciones contra los kurdos y comience una guerra sangrienta.”

El nuevo jefe del Pentágono: con poca experiencia militar

Patrick Shanahan, subsecretario de defensa, reemplazará a Mattis desde el primero de enero y supervisará la retirada de las tropas estadunidenses.

La vocera de Defensa, Dana White, tuiteó que Mattis ayudará en el traspaso a Shanahan para garantizar que el departamento “permanezca enfocado en la defensa de nuestra nación durante esta transición.”

El nuevo jefe interino del pentágono nunca sirvió en el ejército y viene del sector privado. Fue gerente general de Boeing Missile Defense Systems y ahora dirigirá los planes para que las tropas estadounidenses abandonen Siria. También estará a cargo de la reducción del pie de fuerza en Afganistán. Dos medidas que para los críticos pueden dejar países en guerra enfrentados a un mayor riesgo de derramamiento de sangre.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24