Trump en Irak

Donald Trump visitó a las tropas estadounidenses en Irak

El presidente estadounidense Donald Trump brinda un discurso ante las tropas de Estados Unidos en la base aérea de Al Asad, el 26 de diciembre de 2018.
El presidente estadounidense Donald Trump brinda un discurso ante las tropas de Estados Unidos en la base aérea de Al Asad, el 26 de diciembre de 2018. Jonathan Ernst, Reuters

El mandatario estadounidense y su esposa Melania viajaron sorpresivamente a la base aérea de Al Asad para dar un saludo por las fiestas a los soldados. Fue su primer viaje a una zona de conflicto en casi dos años de presidencia.

Anuncios

El presidente estadounidense Donald Trump realizó una visita sorpresa a las tropas estadounidenses en Irak, su primer viaje a una zona de conflicto desde su asunción hace casi dos años y apenas unos días después de anunciar el retiro de soldados de la vecina Siria.

Trump llegó a la base aérea de Al Asad acompañado de su esposa Melania, un pequeño grupo de ayudantes y agentes del servicio secreto y un grupo de periodistas y su visita se extendió por poco más de tres horas.

Durante su breve estadía en Irak, Trump defendió su postura de retirar 2000 soldados de Siria ante lo que él considera la derrota del Estado Islámico. Esa medida fue criticada tanto por legisladores demócratas como republicanos y provocó el anuncio de la salida del secretario de Defensa, James Mattis, quien planeaba dejar su cargo a fines de febrero, pero deberá hacerlo el 1 de enero por decisión de Trump.

“Nuestra presencia en Siria tenía una fecha límite y nunca tuvo la intención de ser permanente”, subrayó Trump ante las tropas en la base militar iraquí y agregó que, gracias a su decisión, algunos militares “pueden regresar a casa con sus familias”.

Asimismo, en diálogo con los reporteros, el mandatario estadounidense recalcó que, pese a las críticas que recibió, “creo que mucha gente va a cambiar a mi forma de pensar, es hora de que empecemos a usar nuestra cabeza”.

Por otro lado, Trump aclaró que Estados Unidos seguirá en Irak y sostuvo que esa base podría ser utilizada “si quisiéramos hacer algo en Siria”.

La base militar de Al Asad en la provincia de Anbar se convirtió en una de las principales de los infantes de marina de Estados Unidos después de la invasión estadounidense a Irak en 2003. Desde que las fuerzas del país norteamericano regresaron al país del Golfo en 2014, ha jugado un papel importante en la lucha contra el Estado Islámico.

Sobre el posible reemplazante de Mattis –quien cuestionó la decisión de retirar las tropas de Siria y exhibió discrepancias con Trump, sobre todo en el trato a los aliados de Estados Unidos-, el presidente estadounidense aclaró que no se apresurará en nombrar un sustituto y anticipó que el subsecretario de Defensa, Patrick Shahanan, quien ejercerá el cargo de manera interina desde el 1 de enero, “podría estar allí mucho tiempo”.

La visita a Irak, una deuda saldada de Trump

Desde el inicio de su gestión en enero de 2017, Donald Trump se jactó de haber sido uno de los presidentes que más acciones tomó en favor de las fuerzas armadas, pero nunca había realizado una visita a las tropas en zonas de conflicto, una acción tradicional de los mandatarios de Estados Unidos.

En noviembre había anticipado que iba a realizar un viaje a una zona de conflicto y esa deuda la saldó este miércoles 26 de diciembre con su llegada a Irak. Así, siguió los pasos de sus predecesores, el republicano George W. Bush y el demócrata Barack Obama.

Este tipo de viajes se realizan por sorpresa por razones de seguridad y se mantienen en secreto hasta que llega el presidente. En ese sentido, Trump relató que el avión presidencial Air Force One tomó precauciones para aterrizar en Irak: “Habría que ver lo que tuvimos que atravesar en el plano oscuro con todas las ventanas cerradas sin luz en ninguna parte”.

Como presidente, Trump ha mostrado debilidad por las Fuerzas Armadas y sumó a su primer gabinete a varios generales, muchos de los cuales han dejado su administración.

Además, apunta a poner fin a la prolongada participación de Estados Unidos en conflictos en el extranjero y obligar a pagar a los aliados más por los costos que, según reiteró este miércoles en Irak, recaen de manera desproporcionada en los contribuyentes estadounidenses.

Trump no pudo reunirse con el primer ministro iraquí

A través de un comunicado, la oficina del primer ministro iraquí, Adil Abdul-Mahdi, informó que no se pudo realizar una reunión con Donald Trump, quien estaba de visita sorpresa en el país.

Según confirmó la dependencia, el encuentro entre Trump y Abdul-Mahdi no se pudo llevar a cabo debido a “un desacuerdo sobre cómo llevar a cabo” el mitín. En su lugar, ambos líderes dialogaron por teléfono y discutieron asuntos ligados a la seguridad y la orden de Trump de retirar las tropas de Siria.

Además, la oficina del primer ministro iraquí aseguró que las autoridades estadounidenses avisaron a Bagdad sobre el viaje a tiempo y que Trump invitó a Abdul-Mahdi a Washington, aunque no confirmó si aceptó la propuesta.

Por otra parte, la Casa Blanca aclaró que la reunión no se pudo llevar a cabo debido a preocupaciones sobre la seguridad y el poco tiempo de aviso previo al viaje. Además, la secretaria de Prensa, Sarah Huckabee Sanders, afirmó que Abdul-Mahdi sí aceptó la invitación de Trump para viajar a Washington.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24