Saltar al contenido principal

Túnez: enfrentamientos durante manifestaciones tras el suicidio de un periodista

Manifestantes se enfrentan a la policía en la ciudad de Kaserine, centro de Túnez, el 25 de diciembre de 2018.
Manifestantes se enfrentan a la policía en la ciudad de Kaserine, centro de Túnez, el 25 de diciembre de 2018. Reuters

El 24 de diciembre un periodista tunecino se prendió fuego, con el objetivo de causar otra revolución. Tras su muerte, cientos de personas salieron a protestar y se enfrentaron a la policía en la ciudad de Kaserine.

Anuncios

Abderrazak Rezgui, camarógrafo de profesión, tomó una decisión desesperada: prenderse fuego para protestar contra la vida precaria y las promesas sin cumplir del gobierno tunecino. Las razones que lo llevaron a suicidarse las dejó explicadas en un video que fue difundido en las redes sociales antes de pasar al acto el lunes 24 de diciembre.

"Te cansas de las promesas diarias incumplidas. Estas son solo mentiras. No pertenezco a ningún partido político. Tú te niegas a contratar a desempleados y prefieres corromper a los que ya tienen un medio de vida", dice en su mensaje el corresponsal de la cadena de televisión local Telvza Tv.

En el video, Rezgui invita a sus compatriotas a unirse y a manifestar contra la inacción del gobierno. "En lo que a mí respecta, hoy decidí comenzar una revolución por mi cuenta. Quien quiera apoyarme es bienvenido. Voy a protestar solo, me inmolaré", afirmó.

Dos días de protestas sociales y disturbios en Túnez

El periodista de 32 años se prendió fuego en la plaza pública de la ciudad de Kaserine antes de morir por las heridas sufridas. Tras la noticia de su muerte, cientos de personas salieron a las calles a protestar en esta localidad del centro- oeste del país. Quemaron neumáticos y bloquearon la calle principal de la ciudad y se enfrentaron a la policía, que quiso dispersar a la multitud con gases lacrimógenos.

Los enfrentamientos dejaron a seis miembros de las fuerzas de seguridad heridos. Sin embargo, las manifestaciones continuaron por segundo día consecutivo. Según un portavoz del Ministerio del Interior, desde el lunes, 20 personas han sido arrestadas en Túnez, 13 de ellas en Kaserine y otras cinco en la región de Tebourba a 30 kilómetros de la capital.

El Sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT) se unió a la protesta, acusando al Estado de "convertir los medios en un foco de dinero sucio y sospechoso que sirve a intereses particulares, sin control y sin respeto por las leyes y la normativa laboral". Además, anunció que estudian realizar una huelga para pedir al gobierno acción inmediata contra la crisis económica que vive el país.

Pocos avances económicos ocho años después de “revolución del jazmin”

Con su inmolación, Abderrazak Rezgui, pretendía iniciar una revolución como la desatada hace ocho años en un acto similar ocurrido en Sidi bou Sid, localidad vecina de Kaserine. En ese entonces, Mohamad Bouazizi, un vendedor ambulante, se prendió fuego para denunciar las difíciles condiciones de subsistencia. Esto desencadenó una marea de protestas sociales en las zonas rurales que poco a poco llegaron hasta la capital.

Ante la magnitud de las manifestaciones, el presidente Zinedin al Abidin Ben Ali se vio obligado a abandonar el país que gobernaba desde 1987. Este es uno de los hechos más importantes del estallido de lo que se conoce como las “primaveras árabes”. Hoy, Ben Ali se encuentra refugiado en Arabia Saudita.

Aunque la salida de Ben Ali fue para muchos un avance democrático importante para el país y la región, Túnez no ha superado la crisis económica. A pesar de que el crecimiento retomó luego de varios años de estancamiento, la tasa de desempleo en los jóvenes es del 35 % y la corrupción sigue carcomiendo el Estado.

El gobierno debía poner en obra una serie de medidas de austeridad, condición impuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para otorgarle un préstamo por 2.500 millones de euros. Sin embargo, según los analistas, Túnez no todavía ha puesto en práctica las políticas solicitadas ni hecho ninguna reforma, por lo que la situación ha empeorado en los dos últimos años. De seguir incumpliendo lo pactado, el FMI puede no desembolsar la totalidad del préstamo en enero de 2019.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.