Saltar al contenido principal
DEPORTES

Muerte de un hincha e insultos racistas: semana oscura para el fútbol italiano

Kalidou Koulibaly, defensa central de Napoli, reacciona cuando el árbitro Paolo Mazzoleni le muestra la tarjeta roja mientras Mauro Icardi, goleador del Inter de Milán, trata de calmarlo, en el estadio Giuseppe Meazza de Milán, el 26 de diciembre de 2018.
Kalidou Koulibaly, defensa central de Napoli, reacciona cuando el árbitro Paolo Mazzoleni le muestra la tarjeta roja mientras Mauro Icardi, goleador del Inter de Milán, trata de calmarlo, en el estadio Giuseppe Meazza de Milán, el 26 de diciembre de 2018. Alberto Lingria / Reuters

El choque entre Inter de Milán y Napoli de hace unos días en el fútbol italiano se vio opacado por la muerte de un aficionado del club milanés y por los insultos racistas contra Kalidou Koulibaly, defensa central del club napolitano.

ANUNCIOS

La violencia entre hinchas y los coros racistas en contra de jugadores afrodescendientes volvió a sacudir el mundo del fútbol esta semana. Los hechos ocurrieron el pasado miércoles 26 de diciembre en Italia en la antesala y durante el partido entre Inter de Milán y Napoli en la jornada 18 de la Serie A, que terminó con triunfo 1-0 para los 'nerazzurros'.

Todo comenzó en las horas previas del partido, entre los dos escoltas de la Juventus. Un grupo de ultras o barras bravas del Inter, Varese y Niza atacaron un vehículo que trasladaba a los ultras del Napoli que viajaron hasta Milán para ingresar al estadio Giuseppe Meazza, donde se jugó el partido. En plena trifulca, cuatro aficionados fueron apuñalados y Daniele Belardinelli, de 35 años, fue atropellado por la furgoneta y murió horas después en el hospital San Carlo.

A este grave incidente le siguieron los gritos racistas de un sector de los aficionados del Inter que estaban en el estadio en contra del defensa central francés Kalidou Koulibaly del Napoli. Algo que sucede con mucha frecuencia en varios estadios de Italia. Koulibaly fue expulsado hacia el final del encuentro que su equipo perdió, y sus compañeros de equipo y el cuerpo técnico, encabezado por Carlo Ancelotti, le recriminaron al árbitro no haber suspendido el partido antes al escuchar los coros discriminatorios.

El jugador publicó en sus redes sociales un mensaje en el que señalaba que le dolía la derrota y la expulsión, pero que se sentía orgulloso del color de su piel, de su nacionalidad, de sus orígenes y de su hombría.

Tras estos sucesos, la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) castigó al Inter con una sanción que le implicará jugar dos partidos como local a puerta cerrada y otro más sin contar con la afición de la 'Curva' de ultras.

Estos episodios fueron condenados con firmeza por varias figuras del mundo del fútbol, entre ellos Cristiano Ronaldo, que dijo en sus redes sociales que "en el mundo del fútbol se necesita siempre educación y respeto. No al racismo y a cualquier forma de discriminación", escribió el delantero portugués que milita en la Juventus de Turín.

El presidente de la Serie A, Gaetano Miccichè, señaló que situaciones similares no se pueden repetir en el futuro. Por eso garantizó en un comunicado que se estudiarán medidas para suspender de inmediato los partidos en los que se canten frases discriminatorias y racistas.

Tras la sanción, Inter publicó un comunicado en el que hizo un llamamiento al respeto y a la inclusión, y señaló que el club siempre ha estado comprometido para "ayudar a crear un futuro libre de discriminación".

"Desde esa noche, hace 110 años, cuando nuestros fundadores nos pusieron en camino, siempre hemos rechazado cualquier forma de discriminación. Por eso hoy nos sentimos obligados, una vez más, a reiterar que cualquiera que no comprenda o acepte nuestra historia, la historia de este club, no es uno de nosotros", concluye.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.