RESUMEN 2018

2018, el difícil año de la política francesa

El presidente Emmanuel Macron a las puertas del Palacio del Elíseo. 12 de noviembre de 2018.
El presidente Emmanuel Macron a las puertas del Palacio del Elíseo. 12 de noviembre de 2018. Ludovic Marin / AFP

El año político estuvo marcado por las primeras grandes dificultades de los cinco años de mandato de Macron. Desde el escándalo Benalla hasta los 'chalecos amarillos', el presidente francés perdió en 2018 el control de su agenda.

Anuncios
AFP - Emmanuel Macron inicia el año con confianza. Nada parece detenerlo. El 31 de diciembre de 2017, afirma que sus reformas deben continuar "con la misma fuerza, el mismo ritmo, la misma intensidad en 2018". Será el año de la "cohesión nacional". "Los debates son necesarios, los desacuerdos son legítimos, pero las divisiones irreconciliables debilitan a nuestro país", aseguró. "Quiero más armonía para Francia en 2018".
Pascal Pavani / AFP - Las anticipadas reformas del Gobierno de la Compañía Nacional de Ferrocarriles hicieron que miles de manifestantes salieran a las calles en marzo, en una serie de paros que se extendieron hasta el verano. A pesar de las movilizaciones, Macron permaneció firme. Las reformas fueron adoptadas en junio. La nueva ley disminuye progresivamente los beneficios y pensiones de futuros empleados, y busca que la compañía reduzca costos y se modernice.
Stéphane de Sakutin / AFP - El Partido Socialista francés perdió la mayoría de sus escaños en 2017. En abril, el movimiento eligió a Olivier Faure como nuevo líder. Fue él quien asumió la titánica labor de reformar el partido. En diciembre, se acercó al movimiento ciudadano Plaza Pública que aboga por la reunión de la izquierda.
Éric Feferberg / AFP - Luego de que Los Republicanos se fortalecieran en las elecciones presidenciales de 2017, el partido eligió a un nuevo líder con más tendencia a la derecha: Laurent Wauquiez. El político estuvo en el centro de la polémica en febrero cuando fue grabado diciéndole a un grupo de estudiantes en Lyon que Macron y su equipo "contribuyeron sustancialmente a crear un grupo" para atacar al ex primer ministro y ex candidato presidencial François Fillon. Posteriormente, en mayo, también se enfrentó a las críticas tras repartir panfletos titulados "Que Francia siga siendo Francia", que acercaban al partido a la derecha.
Philippe Wojazer, Pool / AFP - El diario Le Monde reveló el 18 de julio que el jefe de seguridad de Macron, Alexandre Benalla, se hizo pasar por oficial de la Policía y golpeó a dos manifestantes durante la movilización del 1 de mayo en París. El caso fue llamado el "escándalo Benalla" y llevó a la Administración a investigaciones y audiencias parlamentarias. Macron fue criticado por responder tarde y no despedir a Benalla cuando el escándalo estalló.
Philippe Lopez / AFP - En una muestra de frustración, el ministro de Medio Ambiente, Nicolas Hulot, renunció en vivo en una entrevista radial el 28 de agosto. La medida sorprendió a Macron y dejó a la Administración sin su cuota "verde" y sin uno de los políticos más importantes del Gobierno. Hulot dijo que estaba indignado por los "pequeños pasos" tomados frente al calentamiento global. "No quiero crear la ilusión de que lo estamos enfrentando", aseguró y agregó que esperaba que su decisión no se viera como un acto de renuncia sino como uno de protesta.
Stéphane de Sakutin / AFP - En octubre 1 se produjo otro remezón con la dimisión del entonces ministro del Interior, Gérard Collomb. El presidente rechazó su renuncia en varias ocasiones hasta que decidió aceptarla. La dimisión representó la ruptura de la relación entre Macron y Collomb. Previamente, el exfuncionario había criticado al jefe de Estado por su "falta de humildad".
Alain Jocard / AFP - En octubre, la Fiscalía Anticorrupción allanó la vivienda y la sede del partido de Jean-Luc Mélenchon, fundador de Francia Insumisa, como parte de una investigación en malversación de fondos del Parlamento Europeo y de uso indebido de dinero durante la campaña de Mélenchon en 2017. El líder de izquierda se resistió físicamente a los oficiales de policía, declarándose víctima. "Soy la República", indicó, dirigiéndose a los oficiales y destacando "¿no saben quién soy yo?". Tanto él como un grupo de seguidores bloquearon a los investigadores y los forzaron a abandonar el lugar sin completar la inspeción. Mélenchon calificó la redada como un golpe político.
Thierry Zoccolan / AFP - El movimiento de 'chalecos amarillos' nació en las redes sociales y se tomó las calles el 17 de noviembre. Inició como una protesta contra el alza en el precio de los carburantes pero se convirtió en una crítica contra la desigualdad y el estado de la democracia en Francia.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24