Saltar al contenido principal
Reporteros

Kailash Satyarthi y su misión para poner fin a la esclavitud infantil en India

En India un niño desaparece cada ocho minutos. En Nueva Delhi, capital de ese país, 6 de cada 10 niños que desaparecen nunca son encontrados, a ellos se les identifica como "generación perdida". Se estima que el 70 % de ellos son secuestrados por pandillas para ser explotados laboralmente. En Reporteros de France 24 conocimos la historia de Kailash Satyarthi, un hombre de 64 años, quien junto a su equipo son la única esperanza para estos infantes.

ANUNCIOS

Las autoridades indias han manifestado que entre enero de 2012 y marzo de 2017 se registraron 250 mil niños desaparecidos. Para los activistas la cifra representa solamente la punta del iceberg, ya que en muchos casos las familias no acuden a las autoridades porque fueron engañadas por reclutadores que prometieron enviar a sus hijos a estudiar.

Por otro lado, los oficiales de la policía local carecen de la capacitación para hacer frente a los secuestros de los niños. Aunado a ello, la coordinación entre las diferentes agencias para la aplicación de la ley en todo el país es insuficiente.

En India esta situación no es nueva, por ello desde 1981, Kailash Satyarthi, un ingeniero de formación, decidió organizar su primera operación: una redada en un taller textil que explotaba a niños. A partir de ese momento decidió dedicar su vida a la causa lo cual lo llevó a ganar un premio Nobel de paz en 2014, reconocimiento que compartió con la activista por la educación de las niñas Malala Yousafzai.

En la actualidad, Satyarthi distribuye su tiempo entre varias ONG, dentro de las cuales se encuentra Bachpan Bacho Andolan (BBA), la cual permitió realizar filmaciones de principio a fin para conocer la actividad.

La peligrosa labora de reunir familias

A pesar de que las operaciones están planeadas en coordinación con la policía las mismas no están exentas de riesgos. Varios miembros del equipo han sido asesinados durante las redadas o han sufrido las represalias de las pandillas.

Durante la redada se pudo conocer que muchos de los niños rescatados fueron obligados a trabajar hasta 16 horas al día, muchos de ellos no habían visto la luz del día en semanas.

Tras el rescate de los niños, las autoridades inician la labor de identificarlos y lograr reunirlos con sus padres. En India, este proceso puede llevar meses o años debido a que muchas personas no cuentan con documentos de identidad y familias pobres no poseen registros fotográficos de sus hijos.

Para agilizar el proceso, la policía ha estado experimentando con una nueva aplicación de reconocimiento facial. Su implementación permitió que durante el mes de mayo de 2018 unos tres mil niños fueron reunidos con sus familias.

Sin embargo, muchos niños nunca podrán encontrar a sus familias. Por otro lado, la situación de pobreza que viven muchos en India obliga a los parientes a dejar a los menores en manos de las autoridades o en organizaciones benéficas.

Con ello en mente, Satyarthi en compañía de su esposa abrieron el centro de rehabilitación y entrenamiento Bal Ashram en Rajasthan hace 20 años. En este lugar sus voluntarios trabajan para que los niños recuperen la confianza.

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.