Saltar al contenido principal

Bolsonaro arremete contra indígenas y LGBTI en primer día de gobierno

Indígenas de distintas tribus danzan en Brasilia, mientras esperan para entregar una carta dirigida al presidente, Jair Bolsonaro.
Indígenas de distintas tribus danzan en Brasilia, mientras esperan para entregar una carta dirigida al presidente, Jair Bolsonaro. Adriano Machado / Reuters

En su estreno como presidente de Brasil, Jair Bolsonaro definió la línea de su mandato. Transfirió los temas indígenas del Ministerio de Justicia al de Agricultura, y retiró la protección oficial a la comunidad LGBTI.

ANUNCIOS

Brasil

La delimitación de reservas indígenas de Brasil estará a cargo de una hacendada, y los homosexuales quedarán excluidos de las políticas oficiales de protección de Derechos Humanos. Ese es el resumen de la primera jornada de Bolsonaro en el poder.

La definición de los territorios indígenas, que estaba a cargo de la Fundación Nacional del Indio (Funai), adscrita al Ministerio de Justicia, dependerá ahora del de Agricultura, si el Congreso brasileño ratifica el decreto gubernamental que lo ordena, antes de 120 días.

La mencionada cartera quedó bajo el mando de Tereza Cristina Correa, antigua representante de los intereses latifundistas en el Congreso, por lo que el gesto representa una clara victoria del lobby agricultor, frente a los pueblos aborígenes y las ONG ambientalistas.

“Más del 15 % del territorio nacional es delimitado como tierra indígena y quilombola (de hijos y nietos de afrodescendientes que huyeron de la esclavitud)”, afirmó Bolsonaro en Twitter. “Menos de un millón de personas viven en estos lugares aislados del Brasil de verdad, explotadas y manipuladas por ONG”, agregó.

El Servicio Forestal Brasileño, encargado de la reforestación en puntos clave de la selva amazónica y que estaba bajo el mando del Ministerio de Ambiente, también fue transferido al de Agricultura.

Sin protección de derechos para LGBTI y sin aumento esperado en salario mínimo

Otra polémica medida del Ejecutivo brasileño fue la eliminación de la comunidad LGBTI de las menciones oficiales sobre protección a minorías que impulsará el recién creado Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, dirigido por una pastora evangélica.

Ya en campaña, Bolsonaro se había destacado por sus declaraciones homofóbicas, al decir que preferiría tener un hijo muerto a uno homosexual.

Igualmente, la reducción del salario mínimo respecto al aumento que había previsto Michel Temer, antecesor de Bolsonaro, generó controversia: aunque el decreto del actual mandatario brasileño establece un 4,61% de incremento respecto al año anterior, significa menos de lo propuesto por Temer para este 2019.

Por otro lado, el ultraderechista jefe de Estado brasileño manifestó su intención de retirarse del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU. Así se lo hizo saber a Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, quien se encontraba de visita oficial en el gigante suramericano.

Ese país también rechazó adherir a dicho acuerdo.
 

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.