Europa

Primera reunión del año de Macron con su gabinete en medio de crisis de popularidad

El primer ministro francés, Edouard Philippe, y miembros del gobierno francés llegan al Palacio del Elíseo para la primera reunión semanal del gabinete del año en París, Francia, el 4 de enero de 2019.
El primer ministro francés, Edouard Philippe, y miembros del gobierno francés llegan al Palacio del Elíseo para la primera reunión semanal del gabinete del año en París, Francia, el 4 de enero de 2019. Charles Platiau / Reuters

La primera reunión del presidente francés con sus ministros este nuevo año no será fácil, se fijará la agenda en medio de las concesiones tributarias y del poco apoyo popular al mandatario.

Anuncios

Tres cuartos de los franceses no están satisfechos con el Gobierno de Emmanuel Macron, según la última encuesta publicada por el diario Le Figaro. En este clima el mandatario se reúne por primera vez en el año con sus ministros para fijar los temas de su agenda.

Pero hay serias dudas sobre si Macron podrá llevar a cabo las reformas que quiere adelantar en el 2019, porque además del bajo respaldo, los críticos señalan las concesiones tributarias luego de las protestas anti-gubernamentales del movimiento 'chalecos amarillos' como un obstáculo más para sacarlas adelante.

Uno de los puntos cruciales, es la reforma de la ayuda a los desempleados, que busca ahorrar entre 3 y 3.9 mil millones de euros y la racionalización de gastos del servicio público. En este último frente, Macron espera cortar 50.000 puestos de trabajo.

No menos polémico es la revisión pensional, que busca alinear el sector público con el privado y crear un sistema de retiro universal basado en puntos. Muchas de estas reformas fueron pospuestas ante la presión de las protestas civiles que agitaron el país los últimos meses.

Pero más allá de los temas, fiscales hay dos asuntos que la opinión pública francesa sigue con especial atención: una reforma a una ley de 1905 que separa el Estado de la iglesia y que busca regular la financiación de las instituciones islámicas. Y la propuesta de fortalecer su proyecto de Europa con miras a las elecciones en mayo de la Unión Europea.

Lo cierto es que el mandatario no la tiene fácil. La última encuesta que muestra que tiene solo el 25% de respaldo también registra que las demostraciones de los 'chalecos amarillos' tienen un apoyo del 55% de los franceses.

La gran apuesta de Macron para revertir la situación es su promesa de iniciar un debate nacional sobre las propuestas de reformas que quiere adelantar el gobierno. El mandatario enviará este mes una carta abierta a todos los franceses con detalles de sus planes y espera que sean debatidos por los próximos tres meses en un intento de acercarse a los franceses y captar más apoyo para su gobierno.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24