Saltar al contenido principal

Bolsonaro despliega tropas en el estado de Ceará sacudido por una ola de criminalidad

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asiste a una ceremonia de la Fuerza Aérea en Brasilia, Brasil, el 4 de enero de 2019.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asiste a una ceremonia de la Fuerza Aérea en Brasilia, Brasil, el 4 de enero de 2019. Adriano Machado / Reuters

Unos 300 agentes de las fuerzas federales comenzaron a desplegarse en el estado brasileño de Ceará, azotado por una ola de vandalismo que pudo ser orquestada por bandas que operan desde las cárceles.

Anuncios

Unos 300 agentes de las fuerzas federales de Brasil y 30 patrullas, comenzaron a desplegarse en el estado de Ceará, ubicado al noreste del país, que fue sacudido por una ola de vandalismo que pudo ser orquestada por bandas que operan desde las cárceles.

El despliegue de las tropas fue autorizada por el Gobierno del presidente, Jair Bolsonaro, tras decenas de ataques vandálicos que las autoridades locales temen que puedan ser una respuesta a medidas por endurecer las normas en las prisiones.

Las medidas fueron anunciadas esta semana por el gobernador de Ceará, Camilo Santana, y se basan en reforzar los controles internos con el fin de restarle poder a bandas delictivas cuyos jefes actúan en el interior de las cárceles, con cientos de cómplices en las calles.

La situación en esa región del noreste supone la primera prueba para las políticas de seguridad de Bolsonaro, donde una de sus principales promesas de campaña, fue el endurecimiento del combate al crimen organizado, que en Brasil causa anualmente unas 60.000 muertes.

Según el ministro de Justicia y Seguridad Nacional, Sergio Moro, la actuación de los refuerzos podrá ser prorrogada en caso de que sea necesario.

Escalada de violencia en Ceará

El Ministerio de Justicia de Brasil, indicó que, para el envío de refuerzos, solicitado por el gobierno regional de Ceará, también se tuvo en cuenta la gravedad de los hechos y la necesidad de que la seguridad sea garantizada en un esfuerzo conjunto de policías regionales y tropas federales.

Los ataques se registraron entre la noche del miércoles dos de enero y la madrugada del viernes 4 de enero de 2019, en todos los municipios que forman parte de la región metropolitana de Fortaleza y tuvieron como blancos, principalmente, autobuses, edificaciones públicas y hasta bancos.

Entre las edificaciones atacadas con artefactos explosivos, se encuentran la alcaldía del municipio de Maracanaú y la sede del Departamento de Tránsito de Fortaleza, mientras que algunas comisarías fueron atacadas a tiros.

Las autoridades investigan si los ataques son una represalia de las organizaciones criminales contra las medidas anunciadas por el gobernador de Ceará, Camilo Santana, para reformar la administración de los centros de detención del estado.

El estado de Ceará, además, fue el tercero que más registró muertes violentas en Brasil en 2017, con una tasa de 59,1 muertes por cada 100.000 habitantes.

Con EFE Y Reuters.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.