Saltar al contenido principal

Gabón: el Gobierno asegura que controló el intento de levantamiento militar

Un grupo de soldados gaboneses llamó al pueblo a "levantarse" en contra del actual Gobierno del presidente Ali Bongo, en Libreville, Gabón, el 7 de enero de 2019.
Un grupo de soldados gaboneses llamó al pueblo a "levantarse" en contra del actual Gobierno del presidente Ali Bongo, en Libreville, Gabón, el 7 de enero de 2019. Captura de pantalla

Desde la presidencia de Gabón informaron que el líder del levantamiento militar fue arrestado y otros dos oficiales murieron. Miembros del Ejército habían tomado la radio estatal y habían llamado a “tomar las calles” contra Ali Bongo.

ANUNCIOS

El Gobierno de Gabón aseguró que la situación está "bajo control" tras el intento de levantamiento militar registrado en Libreville, la capital del país, contra el presidente Ali Bongo, quien se encuentra en Marruecos desde noviembre recuperándose de problemas de salud.

Desde la presidencia de la nación ubicada en la costa oeste de África central explicaron que varios de los líderes militares que tomaron la radio estatal y llamaron a una sublevación popular fueron arrestados. Más tarde confirmaron que el líder de la asonada fue arrestado y dos oficiales murieron.

Un grupo de militares armados tomó este 7 de enero una radio estatal de Libreville para dar un discurso y anunciar el establecimiento de un “consejo nacional de la restauración”, en rechazo del presidente Ali Bongo Ondimba y con el objetivo de “salvar del caos” al país africano.

Este aparente levantamiento de Estado para "restaurar la democracia" se produjo en torno a las 06.30 hora local (05.30 GMT) cuando el teniente Kelly Ondo Obiang, respaldado por soldados, leyó que “es hora de tomar nuestro destino en nuestras manos”, llamando al pueblo gabonés a “controlar la calle”.

“Ha llegado la hora del día tan esperado. Ese día en que el Ejército decidió ponerse del lado de su pueblo para salvar a Gabón del caos”, declaró Ondo Obiang, mientras que en paralelo algunos medios locales advertían de disparos en la capital.

Esta situación duró supuestamente más de tres horas, hasta que un portavoz del Gobierno, Guy-Bertrand Mapangou, comunicó el arresto de cuatro de los principales amotinados y la huida de uno de ellos, que ya está siendo buscado.

“La situación está bajo control (…) El Gobierno permanece en su lugar, las instituciones están en su lugar”, expresó el Ejecutivo gabonés, sin dar detalles sobre la situación en Libreville ni la supuesta multitud de 300 personas que apoyó la toma, según un testigo de la agencia Reuters.

“Estimados, este es un mensaje para Ali Bongo”

“La rapidez del deterioro de la salud del presidente reforzó las dudas sobre su capacidad para continuar cumpliendo con las responsabilidades del cargo (…) por lo tanto, el movimiento tiene el deber de preservar la integridad territorial de nuestra nación y decidimos asumir la responsabilidad”, dijo Kelly Ondo Obiang, apuntando al presidente Ali Bongo y criticando a “la alta jerarquía militar, los oficiales generales y subordinados que fracasaron en defender los intereses superiores y han decidido privilegiar los suyos propios”.

Sin complicidad con el Ejército del país, el comandante se presentó como miembro de la Guardia Republicana y presidente del Movimiento de la Juventud Patriótica de las Fuerzas de Defensa y Defensa de Gabón (MPJFDS), por lo que su principal mensaje fue animar a los más jóvenes a unirse a una “Operación Dignidad” con armas y municiones, para tomar por la fuerza los medios de transporte y los aeropuertos.

Y es que este intento de sublevación tiene en su raíz la ausencia en el cargo del presidente Ali Bongo, cuyo estado de salud ha sido una incógnita y lo ha dejado apartado de la política durante meses. En octubre pasado fue ingresado en Riad (Arabia Saudita) por “fatiga severa”, para luego descansar en Rabat (Marruecos) tras una apoplejía no confirmada. Y es ese “vacío de poder”, criticado por la oposición, el que ahora ha usado el movimiento MPJFDS.

En esa línea, no ha contribuido el último discurso navideño de Bongo en el que, según el grupo militar, se mostró como un “paciente sin muchas facultades físicas y mentales”, y que ha tenido que relegar su poder al vicepresidente Pierre Claver Maganga Moussavou, luego de una modificación en la Carta Magna.

Gabón en manos de la familia Bongo desde el 67

Ali Bongo (1959) lleva como presidente de la República gabonesa desde 2009, pero como hijo del expresidente Omar Bongo representa a una familia que lleva en el poder desde 1967. Durante más de cuatro décadas, esta pequeña nación petrolera de la costa oeste de África Central ha estado dirigida por los Bongo, que se han relevado solo por la muerte de Omar.

Como presidente, Omar Bongo (1935-2009) representó la “francafrique”, una unión de Francia y África ensombrecida por una supuesta red de corrupción en la que estarían implicados diplomáticos, militares y comerciantes, sobre todo franceses, que habrían tenido acceso privilegiado al país.

La elección de Ali no estuvo exenta de denuncias de fraude y en 2016 el país se vio marcado por fuertes protestas violentas que terminaron con varias muertes y la detención de unas 1.000 personas. Y eso aún está presente, razón por la cual en su discurso el grupo militar no faltó en citar el “asesinato a nuestros jóvenes compatriotas con el apoyo de instituciones ilegítimas y legales”.

Horas después del asalto, la Unión Africana condenó “enérgicamente” los hechos y afirmó su “rechazo total a todo cambio de poder constitucional”. Por su parte, Ali Bongo siguió lo ocurrido desde Rabat, donde permanece desde noviembre.

En tanto, el gobierno francés, a través de su cancillería, también repudió lo que catalogó de "intento de golpe de estado" e instó a los ciudadanos franceses en Libreville a no movilizarse por la ciudad.

Con Reuters, EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.