Saltar al contenido principal

En marzo se conocerá el fallo del caso de pedofilia que envuelve al arzobispo Barbarin

El cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, camina en el Palacio de Justicia durante una pausa el último día del juicio en su contra por no haber actuado frente a denuncias históricas de abuso sexual de niños exploradores por parte de un sacerdote en su diócesis, en el Palacio de Justicia de Lyon. Francia, 10 de enero de 2019.
El cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, camina en el Palacio de Justicia durante una pausa el último día del juicio en su contra por no haber actuado frente a denuncias históricas de abuso sexual de niños exploradores por parte de un sacerdote en su diócesis, en el Palacio de Justicia de Lyon. Francia, 10 de enero de 2019. Emmanuel Foudrot / Reuters

El tribunal fijó para el 7 de marzo la lectura del veredicto en este caso en que Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, y otras cinco personas, están acusadas de encubrir a un cura pederasta y de no haberlo removido rápidamente.

ANUNCIOS

Después de cuatro días de audiencias, la terna de jueces decidió fijar para el 7 de marzo la lectura del fallo en este controversial caso en que nueve exmiembros del grupo de niños scouts Saint Luc (GSL) de la parroquia de Sainte Foy-lès-Lyon se enfrentan al cardenal y arzobispo de Lyon Philippe Barbarin y a otros cinco miembros de su diócesis -tres de ellos sacerdotes- por no haber denunciado los delitos sexuales del cura Bernard Preynat, que reconoció haber cometido abusos.

El cardenal Barbarin y la laica Regine Maire, además, son acusados de poner en peligro a terceros al no haber removido rápidamente al religioso de un puesto en contacto con menores.

En este último día de proceso y durante los alegatos de la defensa, el abogado de Barbarin pidió el fin de este proceso contra su cliente: "¿Philippe Barbarin, de 68 años, es autor de falta penal o de errores en la forma de gestionar la propia diócesis?", preguntó el abogado Jean-Félix Luciani ante la Corte Penal de Lyon.

Y luego, dirigiéndose a François Devaux, portavoz de la asociación La Parole Liberée (La Palabra Liberada), reconoció tener "mucho respeto por lo que hiciste y por cómo has hecho avanzar las cosas, pero este juicio es demasiado. ¿Por qué el dolor y la emoción deben crear el derecho?", lo interrogó.

Al contrario de lo que dice la parte civil, Luciani insistió en que el cardenal Barbarin no sabía nada de los abusos sexuales antes del 2014, cuando recurrió a él Alexandre Hezes, uno de los denunciantes, y reconoció que quizás su cliente había cometido "errores" al no impulsar las investigaciones pero dijo que no por eso, (Barbarin) debe simbolizar la pedofilia a nivel mundial".

La fiscal decidió no demandar a los acusados

El pasado miércoles 9 de enero, tras escuchar los alegatos de la parte civil, cayó como un balde de agua fría para los denunciantes la decisión de la fiscal que representa al Ministerio Público de no demandar a ninguno de los acusados "porque los crímenes están prescritos" y el peligro del que habla la parte civil "no es actual", ya que Preynat fue removido de su cargo en el año 2015 y no se le conocen abusos desde 1990.

La decisión de la fiscal, aunque simbólica en este pleito concreto, va en la línea de lo que decidió en el verano boreal del 2016 la misma cámara de instrucción en otro juicio contra Barbarin que fue cerrado por falta de pruebas y prescripción.

Los afectados, organizados en La Parole Liberée encontraron una suerte de resquicio jurídico en forma de "citación" y por eso pudieron esta semana sentar nuevamente en el banquillo de los acusados al arzobispo de Lyon y a cinco de sus cercanos colaboradores.

Obispo auxiliar de Lyon: "Gracias por liberalizar la palabra"

Al final de la audiencia, monseñor Emmanuel Gobillard, obispo auxiliar de Lyon y director de comunicación de la diócesis, agradeció a François Devaux y Alexandre Hezez, el primer demandante, "por permitir esta liberalización de la palabra y haber permitido que el proceso Preynat tuviera lugar".

Emmanuel Gobilliard, el obispo auxiliar de Lyon, habla con los periodistas durante un receso del último día del juicio del cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, en el palacio de justicia de Lyon. REUTERS/Emmanuel Foudrot

"Gracias por permitirme escuchar el testimonio de Christian, Mathieu, Stéphane y los demás, estoy muy afectado. Estas palabras me cambiaron, no soy el mismo hombre. Gracias por sacudir a la Iglesia porque hay cosas que no funcionan bien, hay dificultades que tenemos que cambiar. No podemos detenernos", sentenció.

Con Reuters y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.